Tiempo de Cuaresma, Tiempo de Reflexión y Conversión

Tiempo de ccaresma, tiempo de reflexión y ConversiónLa Cuaresma en el tiempo litúrgico de la iglesia tiene una duración de cuarenta días.

Inicia con el Miércoles de Ceniza y termina con la celebración del Misterio Pascual.

La Cuaresma es un tiempo penitencial, que nos recuerda los cuarenta días que Jesús, nuestro Señor,  pasó en el desierto en ayuno y oración.

Cuando yo era niño, este tiempo lo asociaba siempre con un tiempo triste y con mucha razón era y lo sigue siendo, puesto que después de esos cuarenta días, nuestro Señor Jesús entra triunfante a Jerusalén para después pasar por su dolorosa pasión y culminar con su muerte en la cruz.

Recientemente tuve la oportunidad de ver el estreno de la película “El Hijo de Dios”, misma que tiene una gran enseñanza que alimenta la fe.

Hay en la película, una escena que conmueve profundamente mi corazón, cuando, Jesucristo a punto de morir ruega a Dios Padre perdón por sus opresores.

Así pues, el género humano debería también aprender a perdonar. Cristo mismo nos lo enseñó en la cruz, y más de una vez lo repitió en los evangelios.

Señor, danos la gracia de perdonar en esta Cuaresma

(Mateo 18:23-35) “Un rey perdonó a su empleado una deuda de 10,000 monedas de oro. Este mismo empleado tenía un compañero que le debía mucho menos que eso y no lo quiso perdonar, por el contrario, lo envío a la cárcel.

El rey, muy molesto mandó traerlo y le dijo: “siervo miserable, yo te perdone toda la deuda cuando me lo suplicaste, ¿no debías tú también tener compasión de tu compañero como yo tuve compasión de ti?”.

Dios siempre está a nuestro lado, ansioso de darnos la gracia y la fortaleza necesaria para caminar por la senda del perdón. Su Espíritu nos fortalece y su amor no sostiene para que perdonemos no una, sino setenta veces siete (Mateo 18:21).  

¿Cómo poder perdonar al esposo (a) infiel, al violador de la hija, al asesino del hermano, al borracho que atropello al hijo único?.

Todas estas experiencias son traumáticas y muy difíciles de perdonar, sin embargo, Jesús en la Cruz nos enseño el camino:  “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen” (Lucas 23:34)

-“El perdón libera, el perdón sana, el perdón santifica”-


Deja un Comentario

*