Wednesday August 23,2017
Iniciar pagina principal Quienes somos y que hacemos Mision principal del sitio en internet Como rezar el santo rosario, oraciones, etc. Base de datos de documentos recopilados Servicio de asesoria via e-mail. Calendario de eventos en el bimestre Personas para establecer contacto
 

Virgen Santisima de Guadalupe

Advocaciones de María:
Nuestra Señora de Guadalupe



» Introducción a la historia

» Nican Mopohua (”aquí se narra”)

» El Indio Juan Diego en camino
a la ciudad de México


» La Virgen María
le habla a Juan Diego


» Juan Diego se dirige
a testimoniar ante el Obispo


» El indio vuelve a encontrarse
con la Madre de Dios


» El indio testimonia por segunda
vez frente al obispo


» Tercer encuentro de
Juan Diego con María


» El encuentro definitivo
con la Virgen María


» El milagro de las rosas
en el cerro Tepeyac


» El gran milagro de Guadalupe
en la tilma de Juan Diego

» El lugar elegido
y el testimonio de María
frente al tío de Juan Diego


» Sobre el Nican Mopohua
y su autor


» Referencia histórica del Milagro
Guadalupano


» El Milagro Guadalupano

» Tilma original

» Interpretación de la Imagen
de la Virgen de Guadalupe


» San Juan Diego de Cuauhtlatoatzin

» Oraciones a la Virgen
de Guadalupe


» Oración de Juan Pablo II
a la Virgen de Guadalupe

___________________________

El milagro de los ojos de la
Virgen de Guadalupe


» Introducción al Milagro de los Ojos de la Virgen

» Investigaciones científicas
realizadas en la tilma
de Juan Diego


» Trece personajes en los
ojos de la Virgen


» Milagros alrededor de la tilma,
desde siempre


» Entrevista
al Doctor José Aste Tonsmann


» Nos escribe la esposa
del Doctor Aste Tonsmann


» Cronología de eventos relacionados al Milagro Guadalupano

» Video del Dr Aste

___________________________

Las Estrellas del Manto
de la Virgen de Guadalupe


» El día del Milagro

» Las Constelaciones del Manto
Lado Izquierdo de la Virgen


» Las Constelaciones del Manto
Lado Derecho


» Conclusión

» Descifrando el Manto
de la Virgen de Guadalupe
-Videos-

___________________________

Películas sobre las Aparaciones
de la Virgen de Guadalupe


» - Película -
Virgen de Guadalupe y Juan Diego


» - Película -
Juan Diego: El mensajero
de la Virgen de Guadalupe
- Dibujos animados -

» Descifrando el Manto
de la Virgen de Guadalupe
-Videos-

___________________________


El gran milagro de Guadalupe
en la tilma de Juan Diego


Juan Diego le muestra al obispo las rosas de la VirgenY en cuanto le dio su mandato la Celestial Reina, vino a tomar la calzada, viene derecho a México, ya viene contento. Ya así viene sosegado su corazón, porque vendrá a salir bien, lo llevará perfectamente.

Mucho viene cuidando lo que está en el hueco de su vestidura, no vaya a ser que algo tire; viene disfrutando del aroma de las diversas preciosas flores.

Cuando vino a llegar al palacio del obispo, lo fueron a encontrar el portero y los demás servidores del sacerdote gobernante, y les suplicó que le dijeran cómo deseaba verlo, pero ninguno quiso, fingían que no le entendían, o tal vez porque aún estaba muy oscuro, o tal vez porque ya lo conocían que nomás los molestaba, los importunaba, y ya les habían contado sus compañeros, los que lo fueron a perder de vista cuando lo fueron siguiendo.

Durante muchísimo rato estuvo esperando la razón. Y cuando vieron que por muchísimo rato estuvo allí, de pie, cabizbajo, sin hacer nada, por si era llamado, y como que algo traía, lo llevaba en el hueco de su tilma; luego pues, se le acercaron para ver qué traía y desengañarse.

Y cuando vio Juan Diego que de ningún modo podía ocultarles lo que llevaba y que por eso lo molestarían, lo empujarían o tal vez lo aporrearían, un poquito les vino a mostrar que eran flores.

Y cuando vieron que todas eran finas, variadas flores y que no era tiempo entonces de que se dieran, las admiraron muy mucho, lo frescas que estaban, lo abiertas que tenían sus corolas, lo bien que olían, lo bien que parecían. Y quisieron coger y sacar unas cuantas; tres veces sucedió que se atrevieron a cogerlas, pero de ningún modo pudieron hacerlo, porque cuando hacían el intento ya no podían ver las flores, sino que, a modo de pintadas, o bordadas, o cosidas en la tilma las veían.

Inmediatamente fueron a decirle al gobernante obispo lo que habían visto, cómo deseaba verlo el indito que otras veces había venido, y que ya hacía muchísimo rato que estaba allí aguardando el permiso, porque quería verlo. Y el gobernante obispo, en cuando lo oyó, dio en la cuenta de que aquello era la prueba para convencerlo, para poner en obra lo que solicitaba el hombrecito. Enseguida dio orden de que pasara a verlo. Y habiendo entrado, en su presencia se postró, como ya antes lo había hecho.

Y de nuevo le contó lo que había visto, admirado, y su mensaje. Le dijo: "Señor mío, gobernante, ya hice, ya llevé a cabo según me mandaste; así fui a decirle a la Señora mi Ama, la Niña Celestial, Santa María, la Amada Madre de Dios, que pedías una prueba para poder creerme, para que le hicieras su casita sagrada, en donde te la pedía que la levantaras; y también le dije que te había dado mi palabra de venir a traerte alguna señal, alguna prueba de su voluntad, como me lo encargaste.

Y escuchó bien tu aliento, tu palabra, y recibió con agrado tu petición de la señal, de la prueba, para que se haga, se verifique su amada voluntad.. Y ahora, cuando era todavía de noche, me mandó para que otra vez viniera a verte; y le pedí la prueba para ser creído, según había dicho que me la daría, e inmediatamente lo cumplió. Y me mandó a la cumbre del cerrito en donde antes yo la había visto, para que allí cortara diversas rosas de Castilla.

Y cuando las fui a cortar, se las fui a llevar allá abajo; y con sus santas manos las tomó, de nuevo en el hueco de mi ayate las vino a colocar, para que te las viniera a traer, para que a ti personalmente te las diera. Aunque bien sabía yo que no es lugar donde se den flores la cumbre del cerrito, porque sólo hay abundancia de riscos, abrojos, huizaches, nopales, mezquites, no por ello dudé, no por ello vacilé. Cuando fui a llegar a la cumbre del cerrito miré que ya era el paraíso.

Allí estaban ya perfectas todas las diversas flores preciosas, de lo más fino que hay, llenas de rocío, esplendorosas, de modo que luego las fui a cortar; y me dijo que de su parte te las diera, y que ya así yo probaría, que vieras la señal que le pedías para realizar su amada voluntad, y para que aparezca que es verdad mi palabra, mi mensaje. Aquí las tienes, hazme favor de recibirlas."

Y luego extendió su blanca tilma , en cuyo hueco había colocado las flores. Y así como cayeron al suelo todas las variadas flores preciosas, luego allí se convirtió en señal, se apareció de repente la Amada Imagen de la Perfecta Virgen Santa María, Madre de Dios, en la forma y figura en que ahora está, en donde ahora es conservada en su amada casita, en su sagrada casita en el Tepeyac, que se llama Guadalupe.

Y en cuanto la vio el obispo gobernante y todos los que allí estaban, se arrodillaron, mucho la admiraron, se pusieron de pie para verla, se entristecieron, se afligieron, suspenso el corazón, el pensamiento. Y el obispo gobernante con llanto, con tristeza, le rogó, le pidió perdón por no luego haber realizado su voluntad, su venerable aliento, su venerable palabra.

Y cuando se puso de pie, desató del cuello de donde estaba atada, la vestidura, la tilma de Juan Diego en la que se apareció, en donde se convirtió en señal la Reina Celestial. Y luego la llevó; allá la fue a colocar a su oratorio.

Subir»

   


[Inicio] [ Blog] [Mision] [El Rosario] [Documentos] [Asesorias] [ Política de Privacidad] [Contacto ]

Copyright © 2017 Maria Luz Divina
Impulsada por: TusProductosWeb.com