Wednesday August 23,2017
Iniciar pagina principal Quienes somos y que hacemos Mision principal del sitio en internet Como rezar el santo rosario, oraciones, etc. Base de datos de documentos recopilados Servicio de asesoria via e-mail. Calendario de eventos en el bimestre Personas para establecer contacto
 

Virgen Santisima de Guadalupe

Advocaciones de María:
Nuestra Señora de Guadalupe



» Introducción a la historia

» Nican Mopohua (”aquí se narra”)

» El Indio Juan Diego en camino
a la ciudad de México


» La Virgen María
le habla a Juan Diego


» Juan Diego se dirige
a testimoniar ante el Obispo


» El indio vuelve a encontrarse
con la Madre de Dios


» El indio testimonia por segunda
vez frente al obispo


» Tercer encuentro de
Juan Diego con María


» El encuentro definitivo
con la Virgen María


» El milagro de las rosas
en el cerro Tepeyac


» El gran milagro de Guadalupe
en la tilma de Juan Diego

» El lugar elegido
y el testimonio de María
frente al tío de Juan Diego


» Sobre el Nican Mopohua
y su autor


» Referencia histórica del Milagro
Guadalupano


» El Milagro Guadalupano

» Tilma original

» Interpretación de la Imagen
de la Virgen de Guadalupe


» San Juan Diego de Cuauhtlatoatzin

» Oraciones a la Virgen
de Guadalupe


» Oración de Juan Pablo II
a la Virgen de Guadalupe

___________________________

El milagro de los ojos de la
Virgen de Guadalupe


» Introducción al Milagro de los Ojos de la Virgen

» Investigaciones científicas
realizadas en la tilma
de Juan Diego


» Trece personajes en los
ojos de la Virgen


» Milagros alrededor de la tilma,
desde siempre


» Entrevista
al Doctor José Aste Tonsmann


» Nos escribe la esposa
del Doctor Aste Tonsmann


» Cronología de eventos relacionados al Milagro Guadalupano

» Video del Dr Aste

___________________________

Las Estrellas del Manto
de la Virgen de Guadalupe


» El día del Milagro

» Las Constelaciones del Manto
Lado Izquierdo de la Virgen


» Las Constelaciones del Manto
Lado Derecho


» Conclusión

» Descifrando el Manto
de la Virgen de Guadalupe
-Videos-

___________________________

Películas sobre las Aparaciones
de la Virgen de Guadalupe


» - Película -
Virgen de Guadalupe y Juan Diego


» - Película -
Juan Diego: El mensajero
de la Virgen de Guadalupe
- Dibujos animados -

» Descifrando el Manto
de la Virgen de Guadalupe
-Videos-

___________________________


El indio testimonia por segunda vez
frente al obispo


Y luego se fue él a su casa a descansar. Al día siguiente, domingo, bien todavía en la nochecilla, todo aún estaba oscuro, de allá salió, de su casa, se vino derecho a Tlatilolco, vino a saber lo que pertenece a Dios y a ser contado en lista; luego para ver al señor obispo.

Y a eso de las diez fue cuando ya estuvo preparado: se había oído misa y se había nombrado lista y se había dispersado la multitud. Y Juan Diego luego fue al palacio del señor obispo.

Y en cuanto llegó hizo toda la lucha por verlo, y con mucho trabajo otra vez lo vio; a sus pies se hincó, lloró, se puso triste al hablarle, al descubrirle la palabra, el aliento de la Reina del Cielo, que ojalá fuera creída la embajada, la voluntad de la Perfecta Virgen, de hacerle, de erigirle su casita sagrada, en donde había dicho, en donde la quería.

Y el gobernante obispo muchísimas cosas le preguntó, le investigó, para poder cerciorarse, dónde la había visto, cómo era Ella; todo absolutamente se lo contó al señor obispo.

Y aunque todo absolutamente se lo declaró, y en cada cosa vio, admiró que aparecía con toda claridad que Ella era la Perfecta Virgen, la Amable, Maravillosa Madre de Nuestro Salvador Nuestro Señor Jesucristo, sin embargo, no luego se realizó.

Dijo que no sólo por su palabra, su petición se haría, se realizaría lo que él pedía, que era muy necesaria alguna otra señal para poder ser creído cómo a él lo enviaba la Reina del Cielo en persona.

Tan pronto como lo oyó Juan Diego, le dijo al obispo: "Señor gobernante, considera cuál será la señal que pides, porque luego iré a pedírsela a la Reina del Cielo que me envió".

Y habiendo visto el obispo que ratificaba, que en nada vacilaba ni dudaba, luego lo despacha. Y en cuanto se viene, luego le manda a algunos de los de su casa en los que tenía absoluta confianza, que lo vinieran siguiendo, que bien lo observaran a dónde iba, a quién veía, con quién hablaba.

Y así se hizo. Y Juan Diego luego se vino derecho. Siguió la calzada. Y los que lo seguían, donde sale la barranca cerca del Tepeyac, en el puente de madera lo vinieron a perder. Y aunque por todas partes buscaron, ya por ninguna lo vieron.

Y así se volvieron. No sólo porque con ello se fastidiaron grandemente, sino también porque les impidió su intento, los hizo enojar. Así le fueron a contar al señor obispo, le metieron en la cabeza que no le creyera, le dijeron cómo nomás le contaba mentiras, que nada más inventaba lo que venía a decirle, o que sólo soñaba o imaginaba lo que le decía, lo que le pedía.

Y bien así lo determinaron que si otra vez venía, regresaba, allí lo agarrarían, y fuertemente lo castigarían, para que ya no volviera a decir mentiras ni a alborotar a la gente.

Subir»

   


[Inicio] [ Blog] [Mision] [El Rosario] [Documentos] [Asesorias] [ Política de Privacidad] [Contacto ]

Copyright © 2017 Maria Luz Divina
Impulsada por: TusProductosWeb.com