Saturday March 25,2017
Iniciar pagina principal Quienes somos y que hacemos Mision principal del sitio en internet Como rezar el santo rosario, oraciones, etc. Base de datos de documentos recopilados Servicio de asesoria via e-mail. Calendario de eventos en el bimestre Personas para establecer contacto
 
Las Horas de la Pasion de Nuestro Señor Jesucristo

LAS HORAS DE LA PASION DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO

Las 24 Horas de la Pasion  Sobre Las Horas de la Pasion

 

»  Introducción

»  Carta de S. Anibal a Luisa Piccarretta

»  Sobre las Horas de la Pasión

»  Del Valor y Provecho del Ejercicio de Estas Horas de la Pasión

»  Horario

 

»  Lo que ha Dicho Jesús Sobre Las Horas de la Pasión:

»  9 de noviembre de 1906

»  10 de Abril de 1913

»  6 de septiembre de 1913

»  Octubre de 1914

 

»  4 de Noviembre de 1914

»  6 de noviembre de 1914

»  23 de abril de 1916

»  13 de octubre de 1916

»  9 de diciembre de 1916

 

»  2 de febrero de 1917

»  16 de mayo de 1917

»  12 de julio de 1918

»  21 de octubre de 1921

 

»  Exhortación

»  Algunas Consideraciones Acerca del Modo de Hacer Estas Horas de la Pasión

 

»  Epílogo

»  Notas Finales

»  Una comparación

»  Las Horas de la Pasión Escritas por el Alma Solitaria

 

Las Horas de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo

» Algunas Consideraciones Acerca Del Modo de Hacer Estas Horas de la Pasión


A algunos les parecerá cosa difícil, si no imposible, hacer estas Horas de la Pasión.

¿Cómo, podrá decir alguno, se puede estar todos los días editando 24 horas, desde las 5 de la tarde de hoy hasta las 5 de la tarde de mañana... y luego empezar de nuevo?

Ciertamente que esto es humanamente imposible.

Y decimos humanamente porque con el concurso especial de la gracia divina, este ejercicio continuo, ininterrumpido, es el que ha hecho y desde hace tantos años el Alma solitaria que lo ha escrito.

Pero sin pretender nosotros tanto, el ejercicio de las 24 horas puede hacerse de diversas maneras, según las condiciones y las circunstancias de cada quien.

Hacer” una Hora de la Pasión significa leerla con atención, meditándola, contemplándola, haciendo interiormente lo que el Alma Solitaria hace, y todo esto para hacer de la Pasión la vida propia.

Sí, porque no se trata de la meditación en general de la Pasión, como cuando se meditan los misterios dolorosos en el Santo Rosario o se lee una narración de lo que pasó, por muy elocuente que sea, sino que es un modo concreto, específico y eficaz, inspirado por el Amor mismo de Jesús, de fundirse el alma antes que todo con la Voluntad Divina para repetir, para rehacer continuamente la vida interior, los actos y los sentimientos que Jesús hizo y tuvo en el curso de su vida y de su Pasión.

No se trata, entonces, de sólo meditarlas, no se trata sólo de una devoción más, sino que se trata de una EDUCACIÓN A UNA VIDA.

Y con esta finalidad es con la que el alma ha de hacer estas Horas. Como primera cosa, es importante que el alma memorice el Horario, con el título o enunciado del contenido de cada Hora.

Esto le servirá muy bien para referenciar interiormente las diversas horas de la jornada diaria con los correspondientes pasos de la Pasión.

Para quien no puede, no es necesario hacer la meditación de alguna Hora precisamente en la hora del día que está transcurriendo; es decir, a las 7 de la mañana se puede hacer la hora de las 6 a las 7 de la tarde, por ejemplo.

Se debe meditar todas las Horas, de principio a fin, de acuerdo con las circunstancias y condiciones de cada quien, haciendo hoy una o unas y mañana la o las siguientes, según se pueda, hasta terminar y volver a empezar, pero siempre con la intención de continuarlas, aunque sólo sea con el enunciado o título de cada una, mientras no se puede uno retirar o dedicar a la meditación.

Otro modo será el de formar y organizar un grupo de cuatro, ocho o doce personas y repartirse el Horario completo, comprometiéndose cada una a hacer las que le correspondan en los diversos momentos del día de que pueda disponer, y todos los integrantes del “grupo” con la intención comunitaria, uniéndose en sus intenciones a las demás personas.

Jesús tendrá entonces sus “Relojes” que no se detienen nunca: su Vida y sus intenciones en acto en ese grupo.

¡Y oh, cuántas gracias divinas lloverán sobre el grupo y sobre cada uno de sus integrantes y se difundirán en bien de los demás!

Deberán rotarse periódicamente las diferentes Horas para que cada uno en un período razonable pueda hacerlas todas.

Pero quien tenga interés y empeño en hacer personal o comunitariamente este santo ejercicio podrá encontrar otros modos, siempre válidos, de hacerlo.

Anterior    Anterior    Siguiente
   


[Inicio] [ Blog] [Mision] [El Rosario] [Documentos] [Asesorias] [ Política de Privacidad] [Contacto ]

Copyright © 2016 Maria Luz Divina
Impulsada por: TusProductosWeb.com