Wednesday February 22,2017
Iniciar pagina principal Quienes somos y que hacemos Mision principal del sitio en internet Como rezar el santo rosario, oraciones, etc. Base de datos de documentos recopilados Servicio de asesoria via e-mail. Calendario de eventos en el bimestre Personas para establecer contacto
 

TU AMIGO, EL ANGEL DE LA GUARDA


»  Oración al Santo Angel de la Guarda

»  Introducción


1»  Los ángeles

2»  Su jerarquía

3»  Sus funciones

4»  El ángel custodio

5»  El ángel consolador

6»  El ángel defensor

7»  El ángel de Dios


8»  Los santos y los ángeles:

8.1»  San Bernardo

8.2»  La Beata Ángela de Foligno

8.3»  Santa Gertrudis

8.4»  Santa Juana de Arco

8.5»  Santa Francisca Romana

8.6»  San Francisco Javier

8.7»  Santa Teresa de Jesús

8.8»  San Francisco de Sales

8.9»  Santa Margarita Mª de Alacoque

8.10»  La Beata Ana Catalina Emmerick

8.11»  San Antonio María Claret

8.12»  Santa Catalina Labouré

8.13»  San Juan Bosco

8.14»  Santa Gema Galgani

8.15»  Sor Magdalena de la Cruz

8.16»  Santa Faustina Kowalska

8.17»  La Vble. Consolata Betrone

8.18»  El Beato Padre Pío

8.19» San Escribá de Balaguer

8.20»  La Vble. Sor Mónica de Jesús

8.21»  Otros Santos y los Angeles


9»  Otros Testimonios:


9.1»  El Padre Eugenio Prevost

9.2»  Eduvigis Carboni

9.3»  Teresa Musco

9.4»  Georgette Faniel

9.5»  Vassula Ryden

9.6»  Katsuko Sasagawas

 

10» Testimonios Recientes

10.1»  Testimonio #1

10.2»  Testimonio #2

10.3»  Testimonio #3

10.4»  Testimonio #4

10.5»  Testimonio #5

10.6»  Testimonio #6

10.7»  Testimonio #7

 

11»  El arcángel San Rafael

12»  Ángeles por la calle

13»  Ángeles de Dios

14»  Ángeles en el más allá

15»  Experiencias en los umbrales de la muerte


16»  El ángel guardián

17»  El ángel amigo

18»  Pacto de amor mutuo

19»  Letanía a los ángeles


20»  Epílogo

 

3» Sus funciones

Autor: P. Angel Peña O.A.R  

Sabemos que hay ángeles protectores de las naciones como lo enseñan muchos santos Padres desde el siglo IV como el Seudo Dionisio, Orígenes, San Basilio, San Juan Crisóstomo, etc.

Dice San Clemente de Alejandría que "un decreto divino ha distribuido a los ángeles entre las naciones" (Stromata VII,8).

En Dan 10,13-21 se nos habla de los ángeles protectores de los griegos y de los persas. San Pablo habla del ángel protector de Macedonia (Hech 16,9).

A San Miguel siempre se le ha considerado como protector del pueblo de Israel (Dan 10,21).

En las apariciones de Fátima aparece claramente tres veces en 1916 el ángel de Portugal, que dice a los tres niños: "Yo soy el ángel de la paz, el ángel de Portugal".

La devoción al santo ángel custodio del Reino de España fue difundida en todas partes de la península por el famoso sacerdote español Manuel Domingo y Sol.

Imprimió cientos de miles de estampas con su imagen y oración, difundió su novena y estableció en distintas diócesis la Asociación nacional del Santo Ángel de España. Y esto es válido también para todas las naciones del orbe.

El Papa Juan Pablo II el 30 de julio de 1986 decía:

"Se puede afirmar que las funciones de los ángeles, como embajadores de Dios vivo, se extienden no sólo a cada uno de los hombres y a aquellos que tienen funciones especiales, sino también a naciones enteras".

También hay ángeles protectores de las Iglesias. En el Apocalipsis se nos habla de los ángeles de las siete Iglesias de Asia (Ap 1,20).

Muchos santos nos hablan, por propia experiencia, de esta hermosa realidad, indicando que los ángeles guardianes de las Iglesias desaparecen de allí, cuando son destruidas.

Orígenes dice que cada diócesis está guardada por dos obispos, uno visible y otro invisible, un hombre y un ángel. San Juan Crisóstomo, antes de ir al destierro, fue a la Iglesia para despedirse del ángel de su Iglesia.

San Francisco de Sales escribía en su libro "Filotea":

"Háganse familiares de los ángeles y amen y veneren al ángel de la diócesis en que se encuentren".

Mons Ratti, futuro Papa Pío XI, cuando en 1921 fue nombrado arzobispo de Milán, al llegar, se arrodilló, besó la tierra y se encomendó al ángel guardián de la diócesis.

El Padre Pedro Fabro, jesuita, compañero de San Ignacio de Loyola, afirma:

"Volviendo de Alemania, al atravesar muchos pueblos de herejes, he recibido no pequeños consuelos por haber saludado a los ángeles custodios de las parroquias por donde he pasado".

En la 9 vida de San Juan Bautista Vianney se cuenta que, cuando le enviaron de párroco a Ars, al divisar de lejos la Iglesia, se puso de rodillas y se encomendó al ángel de su nueva parroquia.

Igualmente, hay ángeles destinados a la custodia de las provincias, regiones, ciudades y comunidades. El famoso Padre Lamy, francés, habla mucho del ángel protector de cada país, de cada provincia, de cada ciudad y de cada familia.

Hay santos que hablan de que cada familia y cada comunidad religiosa tiene su ángel especial.

¿Alguna vez has pensado en el ángel de tu familia para invocarlo?, ¿y en el de tu comunidad religiosa?, ¿y en el de tu parroquia, ciudad o país?

Por otra parte, no olvides que, en cada sagrario, donde está Jesús sacramentado, hay millones de ángeles, adorando a su Dios.

San Juan Crisóstomo vio muchas veces la Iglesia llena de ángeles, sobre todo, cuando se celebraba la santa misa.

Al llegar el momento de la consagración, escuadrones inmensos se acercan a hacer guardia a Jesús presente en el altar y, al momento de comulgar, rodean al sacerdote o ministros que distribuyen la comunión.

Un antiguo escritor armeno, Juan Mandakuni, escribía en uno de sus sermones:

"¿No sabes que en el momento de la consagración se abre el cielo y baja Cristo, y los ejércitos celestiales rodean el altar donde se celebra la misa y todos son llenos del Espíritu Santo?".

La Beata Ángela de Foligno escribió: "El Hijo de Dios está en el altar rodeado de una multitud de ángeles".

Por eso, decía San Francisco de Asís: "El mundo debería vibrar, el cielo entero debería conmoverse profundamente, cuando el Hijo de Dios aparece sobre el altar en las manos del sacerdote...

Entonces, deberíamos imitar la actitud de los ángeles que, cuando se celebra la misa, se estacionan alrededor de nuestros altares en adoración".

"Los ángeles llenan la Iglesia en ese momento, rodean el altar y contemplan extasiados la sublimidad y grandeza del Señor" (San Juan Crisóstomo). "Y lo rodean como haciéndole una guardia de honor" (San Bernardo).

El mismo fundador del Opus Dei, Beato Escribá de Balaguer, dice en su libro "es Cristo que pasa": "Cuando celebro la misa me sé rodeado de ángeles que están adorando a la Trinidad".

De la misma manera, hablaba Eduvigis Carboni (=1952), que decía a su director espiritual: "Cuando celebra la misa, mire hacia lo alto y verá a los ángeles asistir al santo sacrificio".

El gran San Agustín dice también que "los ángeles rodean y ayudan al sacerdote, cuando está celebrando la misa". Por eso, debemos unirnos a ellos en la adoración y cantar con ellos el Gloria y el Santo.

Así lo hacía un venerable sacerdote, que decía: "Desde que he empezado a pensar en los ángeles durante la misa, he sentido una nueva alegría y una nueva devoción al celebrar la misa".

San Cirilo de Alejandría llama a los ángeles "maestros de adoración". Son muchos los millones de ángeles que adoran a Dios en el Santísimo Sacramento, aunque esté en una hostia en la más humilde capillita del último rincón de la tierra.

Los ángeles adoran a su Dios, pero hay ángeles especialmente dedicados a adorarlo ante su trono celestial. Así nos lo dice el Apocalipsis:

"Los ángeles estaban de pie alrededor del trono y de los ancianos y de los cuatro vivientes y cayeron sobre sus rostros delante del trono y adoraron a Dios diciendo:

Bendición, gloria, sabiduría, acción de gracias, honor, poder y fortaleza a nuestro Dios por los siglos de los siglos. Amén" (Ap 7,11-12).

Estos ángeles parecen ser los serafines, que son los más cercanos por su santidad al trono de Dios. Así nos lo dice Isaías:

"Vi al Señor sentado en su trono... Había ante Él serafines con seis alas cada uno... y los unos y los otros se gritaban y se respondían: Santo, Santo, Santo es el Señor de los ejércitos. Llena está la tierra de su gloria" (Is 6,1-3).

¿Adoras a tu Dios en unión con los ángeles y serafines?

¿Lo amas con ellos delante de Jesús sacramentado?

 

   


[Inicio] [ Blog] [Mision] [El Rosario] [Documentos] [Asesorias] [ Política de Privacidad] [Contacto ]

Copyright © 2016 Maria Luz Divina
Impulsada por: TusProductosWeb.com