Sunday September 24,2017
Iniciar pagina principal Quienes somos y que hacemos Mision principal del sitio en internet Como rezar el santo rosario, oraciones, etc. Base de datos de documentos recopilados Servicio de asesoria via e-mail. Calendario de eventos en el bimestre Personas para establecer contacto
 

ANGELES DE AQUI Y DE ALLA


»  Oración al Santo Angel de la Guarda

»  Introducción


1»  Los ángeles

2»  La devoción a los Angeles

3»  Experiencias de Angeles

»  Parte 1

»  Parte 2

»  Parte 3


4» Más experiencias

a»  San Juan Bosco

b»  Padre Lamy

c»  Jose María Escrivá


5» Testimonios recientes

»  Parte 1

»  Parte 2

»  Parte 3

»  Parte 4

»  Parte 5

»  Parte 6


6»  Ángeles del más allá

»  Niños - Parte 1

»  Niños - Parte 2

»  Niños - Parte 3

»  Niños - Parte 4

»  Niños - Parte 5

»  Adultos - Parte 1

»  Adultos - Parte 2

»  Adultos - Parte 3


7»  Ángeles en el purgatorio

8»  Ángeles del cielo

»  Parte 1

»  Parte 2

9»  Recomendaciones prácticas

»  Parte 1

»  Parte 2

»  Parte 3


10» Oraciones

a»  Oración

b»  Oración

c»  Oración

d»  Oración

e»  Oración

f»  Oración

g»  Oración

h»  Oración


11»  Consagracion a todos los angeles

12»  Conclusión

13»  Bibliografía

 

3» Experiencias de ángeles
Parte 3

Autor: P. Angel Peña O.A.R  

  • Son muchísimos los servicios que los ángeles pueden prestarnos. Sobre esto he escrito dos libros: Tu amigo el ángel y Ángeles en acción.

    Veamos algunos ejemplos. Se cuenta en la vida de la Madre Amparo del Sagrado Corazón de Jesús (+1941), la fundadora del convento de Clarisas de Cantalapiedra (Salamanca):

    Un día, se fue a confesar su madre y el sacerdote le preguntó a Amparito:

    - ¿Cuántos años tienes? - Cuatro.

    - ¿Y con quién juegas? - Con mi ángel.

    - ¿Pero ves a tu ángel?

    - Sí, padre, aquí está, dijo señalando a su lado.

    - ¿Y cómo es tu ángel? - Un poco más alto que yo y más guapo.

    El sacerdote le dice entonces:

    - ¿Viniste ayer a mi sermón?

    - Sí, padre, pero me dormí.

    - Pues dile a tu madre que esta noche, después del sermón, venga a verme; y a tu ángel que te diga el sermón que yo predique. Si me lo dices todo sin dejar nada, creo que está aquí tu ángel; si no me lo dices bien, no te creo.

    Llegado el momento, y en el Casa Rectoral, preguntó el sacerdote de nuevo:

    - ¿Ves a tu ángel?
    - Sí, padre, aquí está, mírele.

    - Pues dile que te diga mi sermón.

    Efectivamente, la pequeña fue repitiendo íntegramente el sermón sin cambiar ni añadir nada. El padre, impresionado, no pudo menos de decir:

    - Mira, niña, o has de ser muy santa, muy santa, o un demonio que lleve muchas almas al infierno; así que ten mucho cuidado de no cerrarle las puertas a Dios
    15.
  • Dice la señora Francesca Mercuri di Rosarno: Un día que iba a Mileto, me acerqué con mi hija Cintia de ocho años a Paravati para ver a Natuzza (famosa mística italiana, que vive todavía).

    Le pregunté:
    - ¿Tú ves algo? - Sí, veo el ángel de la niña. Y dirigiéndose a Cintia le dice:

    - ¿Por qué respondes a tu mamá? Me lo está diciendo su ángel. Tú debes ser más amable con tu mamá
    16.
  • Natuzza ve a los ángeles de las personas con quienes habla como niños de unos 10 años, a la derecha de las personas laicas y a la izquierda de los sacerdotes. Es por esto que conoce, si son sacerdotes, aunque vayan vestidos de civil. Y son los ángeles quienes le dicen lo que debe responder cuando le hacen preguntas.
  • La venerable Madre Inés de Langeac estaba tan recogida en la presencia de Dios que, muchas veces, no oía el sonido de la campana, cuando llamaban a la puerta, siendo ella la hermana portera. Entonces, el ángel le decía:

    - Llaman a la puerta. Otras veces, le avisaba que era la hora de ir a rezar el Oficio divino.

    Una tarde, estaba tan concentrada en Dios que no se acordaba de tocar la campana para que las hermanas fueran a rezar. Su ángel la condujo de la mano y le puso la cuerda de la campana en la mano17.
  • San Estanislao de Kostka (1550-1568) contó:
    Una vez estando enfermo en Viena (Austria) en la casa de un protestante y deseando ardientemente recibir la comunión oré con devoción a santa Bárbara y aparecieron dos ángeles junto a la santa. Uno de los ángeles me dio la comunión
    .

15 Tena Revillas Paloma, Cuando el amor es entrega, Ed. Edibesa, Madrid, 2001, p. 36.
16 Marinelli Valerio, Natuzza di Paravati, Ed. Mapograf, 1985, vol segundo, p. 80.
17 Lorient Marc, o.c., p. 93.

 

   


[Inicio] [ Blog] [Mision] [El Rosario] [Documentos] [Asesorias] [ Política de Privacidad] [Contacto ]

Copyright © 2017 Maria Luz Divina
Impulsada por: TusProductosWeb.com