Thursday February 23,2017
Iniciar pagina principal Quienes somos y que hacemos Mision principal del sitio en internet Como rezar el santo rosario, oraciones, etc. Base de datos de documentos recopilados Servicio de asesoria via e-mail. Calendario de eventos en el bimestre Personas para establecer contacto
 

ANGELES DE AQUI Y DE ALLA


»  Oración al Santo Angel de la Guarda

»  Introducción


1»  Los ángeles

2»  La devoción a los Angeles

3»  Experiencias de Angeles

»  Parte 1

»  Parte 2

»  Parte 3


4» Más experiencias

a»  San Juan Bosco

b»  Padre Lamy

c»  Jose María Escrivá


5» Testimonios recientes

»  Parte 1

»  Parte 2

»  Parte 3

»  Parte 4

»  Parte 5

»  Parte 6


6»  Ángeles del más allá

»  Niños - Parte 1

»  Niños - Parte 2

»  Niños - Parte 3

»  Niños - Parte 4

»  Niños - Parte 5

»  Adultos - Parte 1

»  Adultos - Parte 2

»  Adultos - Parte 3


7»  Ángeles en el purgatorio

8»  Ángeles del cielo

»  Parte 1

»  Parte 2

9»  Recomendaciones prácticas

»  Parte 1

»  Parte 2

»  Parte 3


10» Oraciones

a»  Oración

b»  Oración

c»  Oración

d»  Oración

e»  Oración

f»  Oración

g»  Oración

h»  Oración


11»  Consagracion a todos los angeles

12»  Conclusión

13»  Bibliografía

 

6» Angeles del más allá
Niños - Parte 3

Autor: P. Angel Peña O.A.R  

Veamos el caso de una niña de diez años que se encontraba en un hospital de Pennsylvania (USA), recuperándose de una neumonía.

La madre vio que la hija parecía estar muriéndose y nos llamó a las enfermeras. Contó que la niña acababa de decirle que había visto un ángel que la había tomado de la mano, muriendo inmediatamente.

Nos asombramos, pues no había ningún signo de muerte inminente. Estaba serena y en calma. Nos quedamos muy impresionadas
53.

El doctor Raymond Moody dice que habló con Jason, un jovencito de 14 años. A los 11 años había tenido su experiencia del umbral de la muerte.

Él dijo: Estaba montando en bicicleta y no vi venir a un coche que me atropelló. De repente, estaba mirando hacia abajo, hacia mí mismo. Vi mi cuerpo debajo de la bicicleta. Yo estaba arriba… Vino una ambulancia y yo traté de seguirla.

Estaba encima de la ambulancia, siguiéndola. Pensé que estaba muerto. Miré a mi alrededor y, entonces, me encontré en un túnel. Al final había una luz brillante. El túnel pareció subir cada vez más. Salí al otro lado del túnel. Había un montón de gente en la luz, pero yo no conocía a nadie.

Les hablé del accidente y me dijeron que tenía que regresar. Dijeron que aún no había llegado mi hora y tenía que volver con mi padre, mi madre y mi hermana.

Yo estuve en la luz durante mucho tiempo. Me pareció mucho tiempo. Sentí que todo el mundo me quería allí. Todo el mundo era feliz. Siento que la luz era Dios... Cuando estuve en la luz, no quería regresar… Las dos personas que estuvieron conmigo en el túnel (ángeles) me ayudaron tan pronto como llegué allí. Yo no sabía dónde estaba exactamente, pero quería alcanzar esa luz que había al final.

Ellas me dijeron que iba a estar bien y que me llevarían a la luz. Pude sentir el amor que procedía de ellas. Cuando llegué a la luz, pude ver sus rostros. Es difícil de explicarlo, porque esto es muy distinto a la vida del mundo. No encuentro palabras para explicarlo. Me pareció que llevaban ropas muy blancas. Todo estaba iluminado54.

Otro caso. Dean tenía serios problemas de salud y debía recibir casi todos los días diálisis para limpiar su sangre. Un día se puso mal y sus padres lo llevaron al hospital a cuidados intensivos y le inyectaron epinefrine y otras drogas.

Estuvo 24 horas sin conocimiento y, al volver, contó a los médicos lo que recordaba. Dijo que tenía una experiencia y que no tenía palabras suficientes para describirla. Dijo que era una experiencia sobrenatural. Me dijo:

“Yo estaba aparentemente echado en una cama en cuidados intensivos, cuando, de repente, me encontré flotando encima de mi cuerpo y pasé por un túnel. Yo sentía que me movía a mucha velocidad. Yo sabía que iba a algún sitio, pero no sabía a dónde.

También sabía que había alguien al final del túnel. A cierto punto del túnel, unas luces comenzaron a brillar a mi alrededor. También me di cuenta que alguien estaba conmigo. Él era muy alto y vestía de blanco con un cinturón. Su pelo era dorado y, a pesar de que no dijo nada, yo no tenía miedo, porque irradiaba paz y amor.

No era Cristo, pero yo sabía que había sido enviado por Cristo. Era probablemente uno de sus ángeles, enviados para llevarme al cielo”. Pero, de pronto, se sintió que regresaba a su cuerpo. Él me dijo: “Yo sé que regresé, porque tengo un propósito que cumplir en la vida”. Como resultado de su experiencia, toda su familia se ha acercado más a Dios55.


53 Osis Karlis y Haraldsson Erlendur, A la hora de la muerte, Ed. Edaf, Madrid, 1990, p. 108.
54 Moody Raymond, Más allá la luz, o.c., pp. 57-58.
55 Morse Melvin, Closer to the light, o.c., pp. 28-30.

 

   


[Inicio] [ Blog] [Mision] [El Rosario] [Documentos] [Asesorias] [ Política de Privacidad] [Contacto ]

Copyright © 2016 Maria Luz Divina
Impulsada por: TusProductosWeb.com