Wednesday November 22,2017
Iniciar pagina principal Quienes somos y que hacemos Mision principal del sitio en internet Como rezar el santo rosario, oraciones, etc. Base de datos de documentos recopilados Servicio de asesoria via e-mail. Calendario de eventos en el bimestre Personas para establecer contacto
 

ANGELES DE AQUI Y DE ALLA


»  Oración al Santo Angel de la Guarda

»  Introducción


1»  Los ángeles

2»  La devoción a los Angeles

3»  Experiencias de Angeles

»  Parte 1

»  Parte 2

»  Parte 3


4» Más experiencias

a»  San Juan Bosco

b»  Padre Lamy

c»  Jose María Escrivá


5» Testimonios recientes

»  Parte 1

»  Parte 2

»  Parte 3

»  Parte 4

»  Parte 5

»  Parte 6


6»  Ángeles del más allá

»  Niños - Parte 1

»  Niños - Parte 2

»  Niños - Parte 3

»  Niños - Parte 4

»  Niños - Parte 5

»  Adultos - Parte 1

»  Adultos - Parte 2

»  Adultos - Parte 3


7»  Ángeles en el purgatorio

8»  Ángeles del cielo

»  Parte 1

»  Parte 2

9»  Recomendaciones prácticas

»  Parte 1

»  Parte 2

»  Parte 3


10» Oraciones

a»  Oración

b»  Oración

c»  Oración

d»  Oración

e»  Oración

f»  Oración

g»  Oración

h»  Oración


11»  Consagracion a todos los angeles

12»  Conclusión

13»  Bibliografía

 

6» Angeles del más allá
Adultos - Parte 1

Autor: P. Angel Peña O.A.R  

  • Las enfermeras Maggie Callanan y Patricia Helley asistieron a una joven mujer de nombre Ángela, de 25 años, con un melanoma.

    Los médicos habían descartado ya toda posibilidad de curación.

    Ángela sabía bien que estaba a punto de morir y había dicho al personal que no quería ninguna ayuda espiritual de ningún sacerdote, porque era atea y no creía en Dios. Las enfermeras respetaron su deseo.

    Pero una mañana, Ángela llamó a la enfermera de guardia y le preguntó:

    - ¿Ha venido alguien a mi habitación? - No he visto a nadie.

    - He visto a un ángel. Cuando me he despertado estaba un ángel sentado a mi lado. Y manifestó que se había sentido atraída hacia aquel ser que irradiaba amor, calor y bondad. Se sentía contenta de saber que no moriría sola60.
  • Nancy Meier era una hermosa mujer de 49 años, aunque parecía de 35. El año 1975 estaba en su jardín de San Luis, se subió a una escalera para podar la rama más alta de un árbol y perdió el equilibrio, cayendo al suelo.

    Se levantó, pensando que no había sido gran cosa, pero por prudencia fue al hospital para un examen.

    Y ella dice: “Cuanto más tiempo pasaba, peor me sentía”.

    Dos días después, las condiciones empeoraron mucho. Y descubrieron que el hígado estaba muy mal, y había gangrena en el intestino. Tuvieron que operarla de emergencia. Y tuvo la experiencia de salir de su cuerpo y entrar en el túnel.

    Dice: “A la salida del túnel, encontré tres seres de luz. Traté de ponerme delante de ellos y pensé: Muy bien, estoy muerta, pero ¿dónde están los ángeles?

    Ellos me respondieron con el pensamiento: “Tú no crees en los ángeles”. Y comencé a reírme, porque estaba absolutamente segura de que eran ángeles y ángeles de verdad. Era como una certeza que me habían infundido.

    Parecían llamas de una vela, pero cada una tenía una personalidad propia...

    Después, me encontré con la luz que me acogió con un amor infinito. Fundirse con esa luz era como volver a casa. Y mi vida comenzó a desfilar en tres dimensiones, y era todo real y sentía los efectos de mis acciones sobre los demás...

    El ser de luz me preguntó: “Nancy, ¿quieres quedarte o regresar?” Prefería quedarme. Y le dije: “Si me quedo, ¿habrá diferencia respecto a mi familia?”

    Y la luz me respondió: “Sí, por tu hijo”. Entonces, he regresado por él61.
  • Robert Helm tuvo un paro cardíaco el 7 de noviembre de 1979 y pasó el túnel, dirigiéndose hacia la luz maravillosa, que lo esperaba al final. Se encontró junto a un maravilloso lago y vio una banda de ángeles cantando.

    Él era agnóstico y no creía en ángeles ni en cualquier ser celestial, pero, desde entonces, dice que no tiene miedo de morir, pues fue la más maravillosa experiencia de su vida62.
  • El doctor John Lilly estaba en un hotelde Chicago y, como se sentía mal, se inyectó una dosis de antibióticos, pero la aguja estaba mal lavada y contenía residuos de detergente, que afectaron su cerebro. Cayó en coma...

    Sintió que salía de su cuerpo y vio que, a lo lejos, aparecían dos puntos luminosos, llenos de amor. Dice:

    “Mientras se acercaban veo su presencia que penetra todo mi ser. Entiendo que son seres superiores. Me dicen que son mis ángeles custodios, que todavía no ha llegado mi hora, que siempre han estado conmigo en los momentos difíciles y que siempre están conmigo. Y me dicen que me recuperaré sin consecuencias”.

    Después de dos meses de convalecencia, se recuperó totalmente del coma. El doctor John Lilly no sólo es médico, sino también científico, por lo que no podemos dudar fácilmente de su versión sobre su visión de los ángeles
    63.

60 Jovanovic Pierre, Inchiesta sull´esistenza degli angeli custodi, Ed. Piemme, 2003, pp. 41-42.
61 ib. pp. 44-45.
62 Rawlings Maurice, o.c., p. 53.
63 Jovanovic Pierre, o.c., p. 78.

   


[Inicio] [ Blog] [Mision] [El Rosario] [Documentos] [Asesorias] [ Política de Privacidad] [Contacto ]

Copyright © 2017 Maria Luz Divina
Impulsada por: TusProductosWeb.com