Tuesday May 30,2017
Iniciar pagina principal Quienes somos y que hacemos Mision principal del sitio en internet Como rezar el santo rosario, oraciones, etc. Base de datos de documentos recopilados Servicio de asesoria via e-mail. Calendario de eventos en el bimestre Personas para establecer contacto
 
Mensajes de Medjugorje

VIDA DE SANTA FILOMENA

Pax Tecum Filumena!


1»  Santa Filomena, Virgen y Mártir

2a»  Historia de la vida según las revelaciones a la Madre María Luisa de Jesús - Parte 1

2b»  Historia de la vida según las revelaciones a la Madre María Luisa de Jesús - Parte 2

2c»  Historia de la vida según las revelaciones a la Madre María Luisa de Jesús- Parte 3

3»  Descubrimiento de la Tumba de Santa Filomena


4»  El cura de Mugnano busca las reliquias de una Virgen Mártir

5»  Filomena quiere ir a Mugnano

6»  Filomena sale de Roma

7»  La primera imágen de la santa

8»  Empezó una lluvia de milagros


9»  Paulina Jaricot, una misionera laica

10»  Paulina peregrina a Mugnano

11»  Sería un milagro de primera clase

12»  ¿Nos escuchas Filomena?

13»  Filomena sana a su amiga


14»  Vuelta a Roma

15»  El culto de Filomena en Francia

16»  Filomena revela su vida a una religiosa

17»  El cura de Mugnano, confirma los hechos

18»  Soy griega, hija del rey…


19»  Fui llamada Lumina

20»  El emperador se enamora de Filomena

21»  Hija, ten piedad de tus padres… de tu país…

22»  Comenzó a amenazarme

23»  Hija mía, te quedan sólo tres días


24»  Azotada, sanada por dos ángeles

25»  Otra vez el emperador trata de seducirla

26»  Echan a Filomena al río Tíber

27»  Filomena atravezada por flechas

28»  Le disparan flechas incandescentes


29»  Filomena muere decapitada

30»  Filomena se da a conocer a un sacerdote

31»  En una tercera revelación, Filomena se revela a un sencillo artesano

32»  Tres revelaciones concordantes

33»  Fray Andrecito y Santa Filomena


34»  “¡Encomiéndense a la Santa!”

35»  La primera obra sobre Filomena en Chile

36»  Sanación de una niña encorvada

37»  Muere reconciliado con Dios

38»  El Rosario Viviente

 

 

25» Otra vez el emperador trata de seducirla


Al día siguiente, el Emperador ordenó que la doncella compareciese en su presencia; Filomena heróica y sonriente, apareció tranquila ante el tirano.

Cuando el Emperador vio que habían desaparecido todas las huellas de los azotes, quedó pasmado.

Al verla en perfecta salud y con la belleza que lo había obsesionado, trató de hacerle creer que debía este favor a Júpiter, su falso dios, que la había curado porque su destino era ser la esposa del Emperador.

Le habló en estos términos:

-“Tu juventud y hermosura me inspiran lástima; Júpiter es clemente contigo; renuncia a tus pasados errores y ven a compartir conmigo el solio real”.

-“Nunca, nunca -contestó Filomena- Mi Dios quiere que sólo a Él le pertenezca”.

-“Te arrepentirás”.

–“Conquistaré las bendiciones del Cielo con los tormentos de la tierra”.

–“Morirás hoy mismo”.

–“Reviviré a eterna vida, en el seno de Dios”.

–“Pero, ¿te olvidas de tus padres, desdichada?”, prorrumpe al fin el tirano, no sabiendo cómo vencer tan firme resistencia.

La joven vaciló un momento, pensando en aquellos pobres ancianos cargados de años y de pesadumbres.

El recuerdo de los días felices vividos con sus padres la sobrecogió un instante, sólo un instante, por la Gracia de Dios, recuperó su serenidad y contestó con voz tranquila:

–“Dios les dará consuelo y resignación; yo muero contenta, fiel al celestial Esposo, que mi corazón ha elegido”.

–“¡Calla, calla, no blasfemes! Sacrifica a los dioses y quedas perdonada”.

Entonces el Emperador, cogió de la mano a la cristiana y la condujo frente a la estatua de Júpiter, pero ella se cubrió la cara para no ver al ídolo, diciéndole:

– “Es inútil, yo sólo rindo culto a mi Dios; sus falsos dioses no tardarán en caer de los altares”.

Estas palabras provocaron un tumulto entre los presentes, el Emperador lívido de cólera, sin comprender cómo podía soportar tantas pruebas y sufrimientos, soltó la mano de la joven y volviéndose a sus servidores ordenó en voz breve y severa que atada a una ancla de hierro al cuello, fuese tirada al río Tiber.

   


[Inicio] [ Blog] [Mision] [El Rosario] [Documentos] [Asesorias] [ Política de Privacidad] [Contacto ]

Copyright © 2017 Maria Luz Divina
Impulsada por: TusProductosWeb.com