Monday April 24,2017
Iniciar pagina principal Quienes somos y que hacemos Mision principal del sitio en internet Como rezar el santo rosario, oraciones, etc. Base de datos de documentos recopilados Servicio de asesoria via e-mail. Calendario de eventos en el bimestre Personas para establecer contacto
 
Mensajes de Medjugorje

VIDA DE SANTA FILOMENA

Pax Tecum Filumena!


1»  Santa Filomena, Virgen y Mártir

2a»  Historia de la vida según las revelaciones a la Madre María Luisa de Jesús - Parte 1

2b»  Historia de la vida según las revelaciones a la Madre María Luisa de Jesús - Parte 2

2c»  Historia de la vida según las revelaciones a la Madre María Luisa de Jesús- Parte 3

3»  Descubrimiento de la Tumba de Santa Filomena


4»  El cura de Mugnano busca las reliquias de una Virgen Mártir

5»  Filomena quiere ir a Mugnano

6»  Filomena sale de Roma

7»  La primera imágen de la santa

8»  Empezó una lluvia de milagros


9»  Paulina Jaricot, una misionera laica

10»  Paulina peregrina a Mugnano

11»  Sería un milagro de primera clase

12»  ¿Nos escuchas Filomena?

13»  Filomena sana a su amiga


14»  Vuelta a Roma

15»  El culto de Filomena en Francia

16»  Filomena revela su vida a una religiosa

17»  El cura de Mugnano, confirma los hechos

18»  Soy griega, hija del rey…


19»  Fui llamada Lumina

20»  El emperador se enamora de Filomena

21»  Hija, ten piedad de tus padres… de tu país…

22»  Comenzó a amenazarme

23»  Hija mía, te quedan sólo tres días


24»  Azotada, sanada por dos ángeles

25»  Otra vez el emperador trata de seducirla

26»  Echan a Filomena al río Tíber

27»  Filomena atravezada por flechas

28»  Le disparan flechas incandescentes


29»  Filomena muere decapitada

30»  Filomena se da a conocer a un sacerdote

31»  En una tercera revelación, Filomena se revela a un sencillo artesano

32»  Tres revelaciones concordantes

33»  Fray Andrecito y Santa Filomena


34»  “¡Encomiéndense a la Santa!”

35»  La primera obra sobre Filomena en Chile

36»  Sanación de una niña encorvada

37»  Muere reconciliado con Dios

38»  El Rosario Viviente

 

 

2b» Historia de la vida según las revelaciones a la Madre María Luisa de Jesús
Parte 2


Mi cautiverio duró treinta y siete días, y en el medio de una luz celestial, vi a María con su Divino Hijo en sus manos, la cual me dijo:

“Hija, tres días más de prisión y después de cuarenta días, se acabará este estado de dolor.”

Las felices noticias hicieron mi corazón latir de gozo, pero como la Reina de los Angeles había añadido, dejaría la prisión, para sostener un combate más terrible que los que ya había tenido.

Pasé del gozo a una terrible angustia, que pensaba me mataría.

Hija, ten valentía, dijo la Reina de los Cielos y me recordó mi nombre, el cual había recibido en mi Bautismo diciéndome: “Tu eres LUMENA, y tu Esposo es llamado Luz. No tengas miedo. Yo te ayudaré. En el momento del combate, la gracia vendrá para darte fuerza. El ángel Gabriel vendrá a socorrerte, Yo le recomendaré especialmente a él, tu cuidado”.

Las palabras de la Reina de las Vírgenes me dieron ánimo. La visión desapareció dejando la prisión llena de un perfume celestial.

Lo que se me había anunciado, pronto se realizó. Dioclesiano perdiendo todas sus esperanzas de hacerme cumplir la promesa de mi padre, tomó las decisión de torturarme públicamente y el primer tormento era ser flagelada.

Ordenó que me quitaran mis vestidos, que fuera atada a una columna en presencia de un gran número de hombres de la corte, me hizo que me latigaran con tal violencia, que mi cuerpo se bañó en sangre, y lucía como una sola herida abierta.

El tirano pensando que me iba a desmayar y morir, me hizo arrastrar a la prisión para que muriera.

Dos ángeles brillante con luz, se me aparecieron en la oscuridad y derramaron un bálsamo en mis heridas, restaurando en mi la fuerza, que no tenía antes de mi tortura.

Cuando el emperador fue informado del cambio que en mi había ocurrido, me hizo llevar ante su presencia y trato de hacerme ver que mi sanación se la debía a Júpiter el cual deseaba que yo fuera la emperatriz de Roma.

El espíritu Divino, al cual le debía la constancia en perseverar en la pureza, me llenó de luz y conocimiento, y a todas las pruebas que daba de la solidez de nuestra fe, ni el emperador ni su corte podían hallar respuesta.

Entonces, el emperador frenético, ordenó que me enterraran, con un ancla atada al cuello en las aguas del río Tíber.

La orden fue ejecutada inmediatamente, pero Dios permitió que no sucediera.

   


[Inicio] [ Blog] [Mision] [El Rosario] [Documentos] [Asesorias] [ Política de Privacidad] [Contacto ]

Copyright © 2017 Maria Luz Divina
Impulsada por: TusProductosWeb.com