Wednesday May 24,2017
Iniciar pagina principal Quienes somos y que hacemos Mision principal del sitio en internet Como rezar el santo rosario, oraciones, etc. Base de datos de documentos recopilados Servicio de asesoria via e-mail. Calendario de eventos en el bimestre Personas para establecer contacto
 
Mensajes de Medjugorje

VIDA DE SANTA FILOMENA

Pax Tecum Filumena!


1»  Santa Filomena, Virgen y Mártir

2a»  Historia de la vida según las revelaciones a la Madre María Luisa de Jesús - Parte 1

2b»  Historia de la vida según las revelaciones a la Madre María Luisa de Jesús - Parte 2

2c»  Historia de la vida según las revelaciones a la Madre María Luisa de Jesús- Parte 3

3»  Descubrimiento de la Tumba de Santa Filomena


4»  El cura de Mugnano busca las reliquias de una Virgen Mártir

5»  Filomena quiere ir a Mugnano

6»  Filomena sale de Roma

7»  La primera imágen de la santa

8»  Empezó una lluvia de milagros


9»  Paulina Jaricot, una misionera laica

10»  Paulina peregrina a Mugnano

11»  Sería un milagro de primera clase

12»  ¿Nos escuchas Filomena?

13»  Filomena sana a su amiga


14»  Vuelta a Roma

15»  El culto de Filomena en Francia

16»  Filomena revela su vida a una religiosa

17»  El cura de Mugnano, confirma los hechos

18»  Soy griega, hija del rey…


19»  Fui llamada Lumina

20»  El emperador se enamora de Filomena

21»  Hija, ten piedad de tus padres… de tu país…

22»  Comenzó a amenazarme

23»  Hija mía, te quedan sólo tres días


24»  Azotada, sanada por dos ángeles

25»  Otra vez el emperador trata de seducirla

26»  Echan a Filomena al río Tíber

27»  Filomena atravezada por flechas

28»  Le disparan flechas incandescentes


29»  Filomena muere decapitada

30»  Filomena se da a conocer a un sacerdote

31»  En una tercera revelación, Filomena se revela a un sencillo artesano

32»  Tres revelaciones concordantes

33»  Fray Andrecito y Santa Filomena


34»  “¡Encomiéndense a la Santa!”

35»  La primera obra sobre Filomena en Chile

36»  Sanación de una niña encorvada

37»  Muere reconciliado con Dios

38»  El Rosario Viviente

 

 

7» La primera imágen de la santa


Las reliquias fueron depositadas en una capilla privada de un rico y conocido publicista, don Antonio Terres.

Ahí se modeló, a la manera napolitana, una figura de papel maché representando a la Santa.

El resultado era desilusionante. Una mano sostenía una lila artificial y una hoja de palma, mientras la otra sostenía una flecha apuntando hacia el corazón de Filomena.

Mientras se vestía la imagen, la fragancia de los más dulces perfumes llenó la casa de doña Angela, esposa del señor Terres.

Antes de emprender nuevamente el viaje y dejar la casa de los Terres, Filomena sanó a su empleada, de una enfermedad incurable que padecía desde hacía doce años.

Durante los tres días en los cuales las reliquias fueron expuestas en la Iglesia de San Angelo, Filomena no hizo ningún milagro.

Los sacerdotes de aquel lugar confesaron a don Francesco haber determinado, que si ella obraba cualquier milagro, no la dejarían partir de ningún modo.

Con eso don Francesco se convenció que Filomena quería estar en Mugnano y solamente ahí empezaría su trabajo.

El nueve de agosto se pusieron nuevamente en marcha, y al llegar a Cimitile, cerca de Nola, donde miles de cristianos habían sido martirizados por los emperadores romanos, la caja se puso tan pesada que parecía de plomo, imposible de llevar; tuvieron que dejarla en el suelo.

Aunque hecha sólo de madera, al golpear en la tierra dio un ruido metálico, como de bronce, sonido que se extendió en todo el lugar.

Era como el saludo de Filomena a aquellos, que como ella, habían dado su vida por Cristo.

El 10 de Agosto, nuevamente la caja se puso tan liviana como una pluma.

Cuando don Francesco entró en el distrito de Mugnano, con el ambiente del sofocante calor del verano napolitano, Filomena dio un saludo mediante una refrescante y abundante lluvia.

Al llegar a la ciudad, fueron saludados no sólo por los pobladores, sino también por grupos de aldeanos de los alrededores y por niños que ondeaban ramas de olivos.

Todos bailaban, lanzando sus sombreros y pañuelos en el aire y gritando “¡Viva la Santa! ¡Viva la Santa!”

Mientras la procesión del clero, que iba a escoltar a Filomena a la parroquia, se estaba formando afuera, la vista de la imagen de la Santa llenó los corazones con una alegría celestial.

Muchos lloraban fuertemente, mientras otros, en jubilosos excesos exclamaban: “¡Oh, Paraíso! ¡Oh, Paraíso! ¡Oh, los maravillosos consuelos de Dios!”.

   


[Inicio] [ Blog] [Mision] [El Rosario] [Documentos] [Asesorias] [ Política de Privacidad] [Contacto ]

Copyright © 2017 Maria Luz Divina
Impulsada por: TusProductosWeb.com