Friday April 28,2017
Iniciar pagina principal Quienes somos y que hacemos Mision principal del sitio en internet Como rezar el santo rosario, oraciones, etc. Base de datos de documentos recopilados Servicio de asesoria via e-mail. Calendario de eventos en el bimestre Personas para establecer contacto
 

  
La Apologética Hoy
  



I- La Apologética

Necesidad de una apologética

La apologética, una tarea ingrata

¿Apologética después del Vaticano II?

La apologética no está
de moda


II- El Papa Francisco

Catequesis sobre la comunión de los santos

Fe es preparación para la belleza del Cielo

En el Juicio Final seremos juzgados por Dios en la caridad

Es una dicotomía absurda querer vivir con Jesús sin la Iglesia

"Nuestra fe tiene como centro a Jesucristo"

Cruzar el umbral de la Fe


III- Verdades de la Fe Católica

Tema 1»
La religión en el hombre

Tema 2»
Vida de Jesús

Tema 3»
Las dos naturalezas de Jesús

Tema 4»
La virginidad de María a la luz
de la verdad bíblica

Tema 5»
El santo sudario:
retrato de la pasión de Cristo

Tema 6»
La Eucaristía:
presencia real de Cristo

Tema 7»
Las raíces bíblicas del Cristianismo y Fundamento bíblico e histórico
de la Iglesia Católica

Tema 8»
El credo Bíblico

Tema 9»
El Apóstol Pedro

Tema 10»
Pedro y Pablo en Roma

Tema 11»
Ídolos e imágenes Sagradas

Tema 12»
La Virgen María en la Biblia

Tema 13»
Las apariciones de la
Virgen María

Tema 14»
Los ángeles: Mensajeros de Dios

Tema 15»
El diablo y los demonios

Tema 16»
Los Santos y las reliquias
en las sagradas escrituras

Tema 17»
Las reliquias de Cristo


IV- El demonio de la acedía

La civilización depresiva

¿Qué es la acedia?

La acedia en las escrituras

El pecado original

El demonio del mediodía

La acedia Eclesial

La acedia contra
el matrimonio y la familia

La acedia en la sociedad

¿Por qué le llamamos “demonio” a la acedia?

10» La acedia y el martirio

11» Causas y remedios al mal
de la Acedia

12» Lucha y victoria sobre
la acedia

13» La civilización del amor


V- Diversos Temas

¿Qué es el Adviento?

La Navidad, su verdadero significado

¿Es malo el proselitismo?

Las grandes herejías

El paraíso prometido es la paz de conciencia

¿Cómo y cuándo empieza a vivirse el Triduo Pascual?

Quien reza se salva

¿PARA QUÉ ORO?
¡Dios nunca me hace caso
cuando rezo!

¿De verdad creemos
sin vacilar que Dios nos dará lo que pedimos?

10» Si Dios siempre escucha, ¿por qué tarda tanto en responder?

11» Yo pedí sólo cosas buenas,
y definitivamente Dios no me
las concedió

12» Si Dios ya sabe lo que necesitamos, ¿por qué
se lo tenemos que decir?

13» Orar no es lo mismo que repetir frases mecánicamente

14» Calculando la Navidad: la auténtica historia del 25 de diciembre

15» ¿Reevangelización?
Ni complejas doctrinas ni reformas sólo el escandaloso anuncio de Cristo

16» Cambiar o Morir.
La Iglesia ante el futuro

17» Del Triunfalismo al Complejo de Culpa y Derrotismo

18» El pensamiento de Joseph Card. Ratzinger acerca de las sectas

19» David contra Goliath

20» Homilía en la misa de clausura del Congreso Nacional de Doctrina Social de la Iglesia




V- Diversos Temas:
19. David contra Goliath

Autor: P. Flaviano Amatulli Valente 

La experiencia del P. Amatulli y el Movimiento Eclesial Apóstoles de la Palabra.

Origen de una vocación

El mes de agosto de 1971 tomé contacto con algunos obispos de México para escoger una misión entre los indígenas. Por fin me decidí por San Felipe Usila, Oax., porque el mismo párroco, a conclusión de un largo conflicto con sus feligreses y el clero de la región, acababa de dejar la Iglesia Católica para fundar una propia de tipo pentecostal: «La Iglesia Independiente de Usila».

Estando así las cosas, era necesario aclarar de inmediato la diferencia entra la Iglesia Católica y las sectas. Y salió un folleto de unas 20-30 páginas con un millar de ejemplares, edición costeada completamente por el mismo arzobispo de Oaxaca, Mons. Ernesto Corripio Ahumada, que después fue promovido a la sede principal de México y nombrado Cardenal por el Papa Juan Pablo II. 

Tratándose de una región muy aislada, con gente no acostumbrada a la tolerancia, el factor religioso actuó por algunos años como catalizador de toda la problemática local, enfrentando un grupo en contra del otro y causando verdaderos trastornos en toda la sociedad. 

Por fin, con el pasar del tiempo las cosas fueron tomando su cauce normal, especialmente con la desintegración de la nueva Iglesia, que dio origen a una docena de grupúsculos con líderes e ideologías muy variadas y contrapuestas. 

Aunque durante mi estancia entre los indígenas chinantecos (febrero de 1972 - octubre de 1976) mi preocupación principal fue la evangelización, evitando que el asunto de las sectas acaparara mi atención, de todos modos aquellas experiencias sirvieron para crear en mi una cierta sensibilidad acerca de la problemática sectaria, con sus secuelas de divisiones, sufrimientos y trastornos, a nivel personal, familiar y comunitario. 


Movimiento Eclesial «Apóstoles de la Palabra» 

Sin embargo, lo que me impulsó a orientar definitivamente mi atención hacia el fenómeno de las sectas, fue la constatación del enorme vacío que existe en nuestra pastoral con relación al proselitismo sectario, como pude ir comprobando poco a poco en los continuos contactos con los Apóstoles de la Palabra. Se trata de muchachos y muchachas, que da un servicio a la Iglesia durante un año como misioneros, dejándolo todo e integrándose al Movimiento «Apóstoles de la Palabra». Su finalidad es evangelizar mediante la Biblia, como se desprender del mismo nombre.

Pronto me di cuenta de la necesidad de enfrentar al mismo tiempo el problema de las sectas, puesto que en la reuniones que teníamos cada dos meses los jóvenes me preguntaban acerca del sábado, los animales puros e impuros, la virginidad de María, las imágenes... para dar una respuesta a los mormones, los testigos de Jehová, los pentecostales, etc., que trataban de confundirlos. Así que pronto decidí enfrentar con seriedad la problemática creada por la presencia de las sectas. 

Empecé con algunos apuntes sobre los temas más urgentes, hasta que en mayo de 1983 salió el primer libro y el más importante de todos: «Diálogo con los Protestantes». Recuerdo que mi obispo, Mons. Guillermo Ranzahuer, al extender el imprimátur, me preguntó qué opinaba acerca de mi libro con relación a los demás, que ya empezaban a salir sobre el problema de a las sectas. «Mi libro es el mejor», fue mi respuesta inmediata, teniendo presente la amplitud del contenido y la sencillez del lenguaje. El obispo quedó muy asombrado por la conciencia clara que tenía acerca de lo que estaba haciendo. 

Conferencia Episcopal Mexicana

Tres años después, envié una carta a todos los obispos de México, invitándolos a tomar en serie el problema de las sectas, organizando algo a nivel nacional y bajo su responsabilidad. Rápido se comunicó conmigo el obispo de Tampico Mons. Simansky, felicitándome de parte suya e invitándome a ponerme en contacto con el obispo de Cuernavaca, Mons. Posadas Ocampo, presidente de la Comisión Episcopal para la Doctrina de la Fe.

Lo mismo hizo Mons. Rafael García, obispo de Tabasco, diciéndome que había platicado el asunto con Mons. Posadas y que este quería verme lo más pronto posible. Lo que hice de inmediato. Conclusión: en la Asamblea de noviembre de 1986 los obispos de México decidieron que se estableciera un departamento ad hoc (para eso) en la Comisión Episcopal para la Doctrina de la Fe y que un servidor quedara al frente. 

Menciono estos detalles por lo siguiente: 

- Antes que nada, se trata del único caso que conozco que a nivel de Conferencia Episcopal, la pastoral relacionada con el problema de las sectas cuenta con un organismo específico, mientras normalmente esta pastoral está abocada al organismo dedicado al ecumenismo, con todas las dificultades que este hecho lleva consigo, al quererse dar el mismo tratamiento al protestantismo histórico y las sectas, que se encuentran en actitudes muy diferentes: ecumenismo para el protestantismo histórico y proselitismo para las sectas, aunque en nuestro ambiente la diferencia no es siempre tan marcada.- En segundo lugar, porque este hecho enseña que también desde la base se pueden lograr ciertos cambios dentro de la Iglesia y que, por lo tanto, no hay que esperarlo todo desde arriba.

Rápida difusión 

Tratándose de un problema real y no de algo inventado por una cabeza calenturienta, pronto la chispa prendió en casi todas las diócesis de México y en unas treinta diócesis de Estados Unidos con una considerable presencia de latinoamericanos, especialmente mexicanos, que son los católicos más atacados por las sectas. En 1991 se empezó a trabajar en Italia, en 1993 en Centro América y a fines de 1994 en Sudamérica. En breve pensamos llegar a todos los países de América y del Caribe.

La manera de proceder es la siguiente: primero llega un servidor para tomar contacto con la jerarquía local, imprimir algún folleto y preparar el terreno para la llegada de un equipo de México. Al llegar este, empieza la labor propiamente dicha, como se señala en el Plan Despertar (Véase el folleto: Apologética y Ecumenismo, dos caras de la misma medalla; pág. 27). 

Reacciones

Por lo general, los obispos se manifiestan muy conscientes acerca de la problemática creada por la presencia de las sectas y abiertos para una acción específica al respecto, aunque en la práctica su apoyo se limita a dar la aprobación y sugerir ciertas iniciativas. 

A nivel de presbíteros, son minorías los que piensan en la necesidad de una acción específica para hacer frente al problema de las sectas; la mayoría cree que basta una evangelización genérica para resolver el problema, trabajando como si las sectas no existieran. 

Las religiosas normalmente se limitan a quejarse de la presencia de las sectas, pero muy pocas sienten la necesidad de prepararse y hacer algo para ayudar a resolver el problema, y casi siempre a nivel personal y no de institución.

En realidad, su preocupación primordial consiste en atender las obras que ya tienen a su cargo y que generalmente son de tipo asistencial o educativo. Las que se dedican a la catequesis de todos modos se sienten ya sobrecargadas de trabajo y no quieren más responsabilidad. 

Los que de veras sienten en carne propia el problema y quieren hacer algo para resolverlo, son los laicos comprometidos y los seminaristas. Su mismo contacto con la gente con motivo de apostolado les exige más preparación al respecto. Por lo tanto, son los más abiertos para una capacitación específica acerca del fenómeno de las sectas. Existen seminarios en los cuales ya se implantaron cursos especiales sobre ecumenismo y sectas.
Es aquí donde existen las mejores esperanzas para el futuro: seminaristas, laicos comprometidos y el pueblo en general. 

Economía

Es el punctum dolens (punto que duele) de todo el asunto. Nadie quiere invertir en esto. A nivel de jerarquía solamente el arzobispo de Tegucigalpa, Honduras, presidente del CELAM, Mons. Oscar Andrés Rodríguez, de inmediato puso a disposición del Movimiento Eclesial «Apóstoles de la Palabra» una casa de la diócesis como base para trabajar en el asunto de las sectas. Los demás, puras bendiciones. Así que, hay dinero para templos, escuelas, clínicas, huérfanos... pero no hay nada para preparar gente, que se dedique a poner un dique contra el avance de las sectas. 

Y sin embargo, seguimos adelante. ¿Dónde está el secreto del éxito? En el autofinanciamiento. Pocos gastos, limitados a los pasajes y la edición del material. Con la poca ganancia que se logra y las limosnas que recibimos por los servicios que se logra y las limosnas que recibimos por los servicios que prestamos a las comunidades, avanzamos a otro país para implantar el sistema. Para hospedaje, sustento y salud provee la gente con la que se está trabando. En el fondo, es suficiente un cuarto en una casa parroquial, un colegio o casa particular. 

Donde es posible, se hace el esfuerzo por contar con una sede propia, especialmente donde se maneja bastante material. Fuera de México, tenemos una sede propia solamente en la Ciudad de Guatemala, conseguida por la cooperación de todos los Apóstoles de la Palabra del Movimiento, y en Tegucigalpa (Honduras), prestada por el arzobispo, como se ha dicho anteriormente. 

Material didáctico 

Ya contamos con algo en folletos, libros, cassettes, videocasetes, programas de radio, etc. Se trata de un material práctico y sencillo, fruto de la experiencia más que de grandes investigaciones. Hay que ir adaptándolo y aumentándolo, según los lugares y las necesidades. 

Aparte, y donde es posible, aprovechamos todas las oportunidades que se nos brindan para entrevistas y programas de radio o televisión. A veces grabamos programas (un servidor con los Apóstoles de la Palabra del lugar), que después son pasados al aire. No faltan organizaciones (por ejemplo, Lumen 2000, Prosan, El Minuto de dios, Hombre Nuevo, etc.), que nos invitan a grabar programas que después reparten a distintas estaciones. 
Por lo general, nuestras intervenciones en los medio de difusión masiva tienen buena acogida y alcanzan un alto índice de audiencia por el mismo interés que suscita el problema. 

A veces los seguidores de las sectas intervienen en los programas con preguntas hechas en forma agresiva. Al escuchar la respuesta quedan cuestionados y pronto dejan de molestar. 

Naturalmente, se trata de unas cuantas gotas de agua en un inmenso océano. ¿Qué será si algún día podremos contar con más apoyo en este sector y con más gente preparada en el tema de las sectas y en el uso de los medio de comunicación masiva? Sin duda, será otro cantar para las sectas, que actualmente dominan el campo de la comunicación masiva. 

Convicción y constancia 

Lo que estamos haciendo para enfrentar directamente el problema de las sectas, sin duda es muy poco con relación a las necesidades del pueblo católico, que se siente acosado por todas partes por su acción proselitista y demoledora. Sin embargo, estamos satisfechos por el camino que hemos recorrido en tan poco tiempo. Si al principio hubiera podido existir alguna duda acerca de la conveniencia o eficacia de una acción específica de parte de la Iglesia con relación al problema de las sectas, ahora la experiencia ha demostrado que nos encontramos en el camino correcto, por donde tenemos que seguir, pase lo que pase. 

Así que, bien vengan las burlas y los sarcasmos acerca de nuestra labor («¿De qué secta son ustedes?»; «¿De qué secta nos van hablar hoy?», «¿Cuál es la secta mejor?», etc.). Sepan que nos tienen sin cuidado. Sabemos perfectamente lo que estamos haciendo y hacia donde vamos. 

Nos gusta soñar, pero con los pies bien puestos sobre la tierra. Día tras día, un paso tras otro, lograremos crear conciencia, despertar interés e inventar nuevos métodos para enfrentar al coloso que avanza siempre más y pretende arrasar con todo. Será la hazaña de David contra Goliat. En eso estamos y nadie nos va a detener. No hemos nacido hoy. Ya tenemos recorrido un buen trecho. Así que, sabemos lo que pretendemos y lo vamos a lograr. 

Ni con las sectas,  ni contra las sectas 

A veces me preguntan: “Usted, ¿trabaja con las sectas o en contra de las sectas?” Respuesta: “Ni con las sectas ni en contra de las sectas”. 

En realidad, lo que pretendo es ayudar al católico a tener ideas claras acerca de su identidad (miembro de la Iglesia fundada por Cristo) y a no dejarse confundir por las mañas y artimañas de las sectas (animales puros e impuros, inminente fin del mundo, milagros a cada rato, etc.). 

Con esta conciencia clara acerca de su identidad y la preparación necesaria para descubrir los engaños de las sectas, el católico no se deje perturbar por su acción proselitista; al contrario siente celo por ayudar a otros hermanos a permanecer firmes en la fe auténtica que nos viene desde Cristo y los apóstoles. 

Si no se aclara todo esto por un malentendido ecumenismo, entonces se deja al católico en la incertidumbre y la duda, fácil presa de cualquier ideología religiosa, que no tiene nada que ver con el evangelio auténtico. 
¡Lástima que «no todos entienden esto» y muchos católicos “ingenuos” se vuelven en «quintas columnas» al interior de la misma Iglesia en favor de las sectas! 

No estamos solos 

Con eso no queremos decir que somos los únicos en trabajar en el campo de las sectas. De hecho, por todos lados están surgiendo múltiples iniciativas al respecto. Lo que nos distingue es contar con toda una organización ad hoc (para eso), con personal capacitado, métodos propios y metas bien precisas. No se trata solamente de lanzar una que otra iniciativa y a ver qué pasa. 

De todos modos, bienvenidos sean todos los que quieran trabajar en esta línea. Ojalá que algún día podamos lograr algún tipo de encuentro entre todos para intercambiar experiencias y afinar objetivos. Por desgracia, los múltiples intentos hechos en el pasado han naufragado miseramente. Que por fin podamos concretar algo al respecto. 

Centros de investigación y documentación 

Por el momento, veo que se hace extremadamente urgente ir organizando por todos lados centros de investigación y documentación acerca del fenómeno de las sectas; y más en general, acerca del fenómeno de la religiosidad alternativa, para ayudar a las comunidades católicas y especialmente a los agentes de pastoral a ser más sensibles frente a este «signo de los tiempos». 

Hoy en día, ya no basta hablar de ecumenismo. El fenómeno del pluralismo religioso y cultural se está haciendo siempre más un hecho universal e irreversible, que poco a poco va a alcanzar a todos los grupos humanos en todas las latitudes. Por lo tanto, es una utopía antihistórica seguir soñando en una sociedad completamente católica con símbolos, valores e ideales aceptados por todos. 

Los discípulos de Cristo poco a poco tenemos que ir acostumbrándonos a vivir nuestra fe en una situación de diáspora, siempre alerta para no dejarnos seducir por los encantos de las sirenas en turno y siempre dispuestos a compartir los valores auténticos, vengan de donde vengan.
 
En esta perspectiva se ve indispensable el surgimiento en la Iglesia de un ministerio nuevo, que se aboque al fenómeno de la religiosidad alternativa con miras, entre otras cosas, a una consejería espiritual oportuna, que ayude a superar las inevitables crisis de una sociedad cultural y religiosamente pluralista. 

Así que, cuando hablamos de apologética, nos estamos refiriendo a una actividad mucho más amplia, compleja, necesaria y urgente de lo que nos podemos imaginar. 

 

   


[Inicio] [ Blog] [Mision] [El Rosario] [Documentos] [Asesorias] [ Política de Privacidad] [Contacto ]

Copyright © 2017 Maria Luz Divina
Impulsada por: TusProductosWeb.com