Tuesday October 17,2017
Iniciar pagina principal Quienes somos y que hacemos Mision principal del sitio en internet Como rezar el santo rosario, oraciones, etc. Base de datos de documentos recopilados Servicio de asesoria via e-mail. Calendario de eventos en el bimestre Personas para establecer contacto
 

Aspectos Más Atacados
de la Fe Católica



01. Conversando con mis
amigos evangélicos:
sobre el Desarrollo
de la Doctrina Cristiana.

02. Conversando con mis
amigos evangélicos:
sobre la Tradición.

03. Conversando con mis
amigos evangélicos:
sobre el Canon Biblico, Parte 1.

04. Conversando con mis
amigos evangélicos:
sobre el Canon Bíblico, Parte 2.

05. Conversando con mis
amigos evangélicos:
sobre la Oración por los Difuntos.

06. Conversando con mis
amigos evangélicos:
sobre el Purgatorio.

07. Conversando con mis
amigos evangélicos:
sobre el Pecado.

08. Conversando con mis
amigos evangélicos:
sobre el Tema de la Salvación.

09. Conversando con mis
amigos evangélicos:
sobre las Imágenes Sagradas.

10. Conversando con mis
amigos evangélicos:
sobre el Tema de los Santos.

11. Creo en Dios Padre.

12. El Cristianismo antes de Nicea: persecuciones y herejía.

13. Una amiga atace mi fe,
¿me podría ayudar a defenderla?.

14. El Purgatorio, la Iglesia Primitiva y los Padres
de la Iglesia.

15. La Tradición en la Iglesia.

16. La experiencia del Mal
y la Idea de Dios.

 

 

 

8. Conversando con mis amigos evangélicos:
Sobre el tema de la Salvación

Autor: José Miguel Arráiz | Fuente: ApologeticaCatolica.org 

Reproduzco esta conversación porque puede servir de ayuda y guía a la hora de explicar a nuestros hermanos cristianos de otras denominaciones exactamente que creemos y por qué.

Continuando con la serie de conversaciones entre amigos sobre temas de apologética, les comparto un diálogo ficticio sobre el tema de la salvación, un tema importante porque estuvo allí la principal causa de las divisiones entre católicos y protestantes en el siglo XVI. Me ha basado en algunas conversaciones con algunos amigos evangélicos, pero lo he reordenado para que el orden de los argumentos tenga más consistencia.

Al igual que los diálogos anteriores, puede servir de ayuda y guía a la hora de explicar a nuestros hermanos cristianos de otras denominaciones exactamente que creemos y por qué, aunque se que en este y otros temas, los mejores argumentos no convencerán a todos. Los nombres de quien participan en la conversación, por supuesto, no son reales.

Julia: Yo nunca he entendido por qué los católicos niegan que la salvación sea una gracia [1] que recibimos por medio de la fe, ¿acaso no dice la Biblia que "Pues habéis sido salvados por la gracia mediante la fe; y esto no viene de vosotros, sino que es un don de Dios; tampoco viene de las obras, para que nadie se gloríe?" (Efesios 2,8)

José: Has tocado un tema muy importante y con gusto te explico que creemos nosotros los católicos.

Marlene: Adelante, a mí también me interesa.

José: Ante todo han de saber, que los católicos si creemos que la salvación es una gracia de Dios que recibimos por medio de la fe.

Julia: Pero no creen que la salvación la recibimos solamente por la fe [2], sino que creen que hay también que hacer buenas obras para salvarse, cumplir los mandamientos, como si la salvación hubiese que comprarla. San Pablo es muy claro en que "si es por gracia, ya no lo es por las obras; de otro modo, la gracia no sería ya gracia" (Romanos 11,6)

José: Te explico con un ejemplo que entendemos nosotros por el hecho de que la salvación es una gracia de Dios. Imagina un hombre que se encuentra en el fondo de un pozo muy hondo, no tiene dinero y no puede salir por sí mismo.

Llega alguien y sabe que aquel hombre ni merece que le ayuden a salir del pozo, ni tiene con qué pagarle, pero aún así busca una escalera suficientemente larga para que este pueda salir. Si este hombre no toma la escalera y comienza a subir no sale. Probablemente tendrá que esforzarse en salir, e incluso se ayudará tomando la mano del hombre que le ha puesto la escalera, tendrá que poner también de su parte, pero eso no significa que pagó por su salida. El habrá sido rescatado gratuitamente porque su esfuerzo al salir no paga el favor hecho por su benefactor.

Marlene: Si, es un ejemplo muy parecido al que yo utilizo para explicar que Dios nos ofrece gratuitamente la salvación y nosotros debemos aceptarla.

José: Ahora bien, ustedes estarán de acuerdo conmigo de que quien impulsa al hombre a aceptar la salvación y creer es Dios infundiendo en él su gracia.

Julia y Marlene: Claro.

José: Pues bien, la misma gracia de Dios que les impulsa a creer, es la que les impulsa a obrar, lo dice la Biblia: "pues Dios es quien obra en vosotros el querer y el obrar, como bien le parece" (Filipenses 2,13)

Julia y Marlene: De acuerdo.

José: Observen ahora que la gracia comienza a actuar en el hombre mucho antes de creer. Incluso cuando se siente movido a escuchar una predicación, o cuando busca acercarse a Dios está ya la gracia trabajando y moviéndole a Él.

Julia: Sin duda.

José: Ahora, ¿creen ustedes que el hombre tenga potestad para resistir esa gracia? Que Dios le mueve a creer y luego a obrar veo que estamos de acuerdo, pero ¿puede el hombre resistirse?

Marlene: Yo creo que sí, porque hay gente que decide no creer aunque se les predique mucho.

Julia: En esto no estoy de acuerdo con Marlene, yo creo que la gracia de Dios puede ser parcialmente resistida pero nunca de manera definitiva, y por eso decimos que es irresistible, ya que Dios va y ablanda poco a poco el corazón de aquellos que él ha predestinado a salvarse por más duros que sean [3].

José: Pero Julia, si esto es así, ¿y los que no creen ni se salvan acaso no reciben nunca la gracia de Dios?

Julia: Es un tema complejo, pero creo que no, no reciben la gracia de Dios porque no están predestinados para salvarse. La elección divina es algo misterioso que la inteligencia humana no puede penetrar.

José: Pues fíjate que en esto los católicos estamos más bien de acuerdo con Marlene. Creemos que Dios derrama su gracia sobre todos porque "quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento pleno de la verdad" (1 Timoteo 2,4).

Hay muchos textos bíblicos que enseñan que el hombre que se condena, no es porque Dios no le diera las gracias para que se salvara, sino porque las rechazó. Por eso los católicos creemos que la gracia si puede ser resistida incluso de manera definitiva [4]. Por eso San Pablo nos invita a cooperar con la gracia para no recibirla en vano: "Y como cooperadores suyos que somos, os exhortamos a que no recibáis en vano la gracia de Dios" (2 Corintios 6,1).

Jesús en la parábola de la vid nos da un buen ejemplo (Juan 15,1-9), porque allí se representa Él como el tronco de un árbol y nosotros como las ramas. La gracia es representada por la savia del tronco que fluyendo hacia las ramas hace que produzcan fruto. ¿Quién produce el fruto? ¿La rama o la savia? ¿Dios, o el hombre?

MarleneJulia: Dios, que como has dicho antes, "es quien obra en vosotros el querer y el obrar"

José: Si, la obra es primeramente de Dios, pero no es Dios obrando solo, sino Dios obrando a través del hombre. Por eso San Pablo en el texto anterior nos llama "cooperadores" de su gracia.

Tú Marlene, aceptas que la gracia puede ser resistida, entonces cuando la gracia fructifica, el hombre se está dejando mover por ella. No es Dios que obra sin el consentimiento del hombre, es el hombre el que obra movido por Dios.

Marlene: De acuerdo.

José: Ahora vamos al siguiente punto. Luego de que el hombre ya ha creído y ha sido justificado por la fe, ¿todavía puede resistir la gracia?

Marlene: Yo creo que sí.

José: ¿Puede desviarse de la verdad e incluso pecar gravemente?

Marlene: Si.

José: ¿Si muere en ese estado sin arrepentirse verdaderamente se salva?

Marlene: No.

Julia: No Marlene, si se salva, porque ya aceptó a Jesús como salvador. El Padre no lo mirará a Él sino a Cristo en quien él ha puesto su confianza. Recuerda lo que dice la Biblia, "Ten fe en el Señor Jesús y te salvarás tú y tu casa" (Hechos 16,31), y también "el que cree, tiene vida eterna" (Juan 6,47). Precisamente por eso es que la salvación es gracia. No hiciste nada para recibirla, no puedes hacer nada para perderla.

José: Espera un momento que hay un error en tu razonamiento: El que la salvación se reciba gratuitamente no quiere decir que no puedas perderla. Yo puedo darte un regalo y eso no quiere decir que no puedas echarlo a la basura.

Julia: El texto dice claramente que al momento de creer ya se tiene vida eterna, y lo dice en presente, que quiere decir que ya desde ese momento somos salvos eternamente, y si somos salvos para siempre no podemos perder la salvación (Juan 3,36; 5,24; 6,47).

José: Entiende que mientras estamos en este mundo, la vida eterna está condicionada a permanecer en el estado de gracia. San Juan nos habla de alguien que ha creído pero luego ha comenzado a odiar a su hermano y ya no tiene "vida eterna permanente" en él (1 Juan 3,15). Jesús mismo advierte en numerosas ocasiones que para salvarse hay que "perseverar hasta el fin" (Mateo 10,22; 24,13; Marcos 13,13), el autor de la epístola a los hebreos nos advierte a no "descuidar la salvación" (Hebreos 2,3) y San Pablo nos advierte de manera tajante que si no nos mantenemos en la bondad seremos "desgajados" (Romanos 11,22)

Marlene: No, yo si acepto que la salvación se puede perder si el hombre se aparta de la fe.

José: Ese es el punto. Si el hombre luego de creer, puede hacer o dejar de hacer ALGO que afecte su salvación, entonces esta NO DEPENDE SOLO DE HABER CREÍDO.

Marlene: Espera un momento, pero ¿si el hombre en verdad ha creído, no quiere decir entonces que no se apartará del camino de la fe?. Después de todo, las obras son fruto de la fe verdadera y si tenía realmente una fe verdadera, él actuará conforme a esa fe.

José: Es cierto que las obras son fruto de la fe, pero incluso el hombre justificado sigue afectado por la concupiscencia y puede resistir la gracia. Puede por tanto haber creído y aun así luego apartarse y dejar de fructificar. Para ilustrar esto mencionaba la parábola de la vid, en donde ramas que estuvieron unidas árbol dejan de dar fruto y terminan por ser cortadas y echadas al fuego (Juan 15,6).

San Pedro habla de aquellos que habiendo sido lavados volvieron a la inmundicia del pecado: "Pues más les hubiera valido no haber conocido el camino de la justicia que, una vez conocido, volverse atrás del santo precepto que le fue transmitido. Les ha sucedido lo de aquel proverbio tan cierto: «el perro vuelve a su vómito» y «la puerca lavada, a revolcarse en el cieno»." (2 Pedro 2,21-22). Por otro lado recuerda que aunque efectivamente las obras son producto de la gracia, es la gracia obrando a través de la voluntad libre del hombre.

Julia: Pero visto de ese modo se complica mucho algo tan simple y se da a entender que hay que esforzarse por la salvación, y no tiene sentido esforzarse por obtener algo que es una gracia, o en pocas palabras, que es gratis.

José: No tienes por qué ver ambas cosas como excluyentes, precisamente para que lo entendieras te puse el ejemplo del hombre en el fondo del pozo. Recuerda que San Pablo nos manda a "trabajar con temor y temblor por nuestra salvación" (Filipenses 2,12) y Jesús a "luchar por entrar por la puerta estrecha" (Lucas 13,24; Mateo 7,13). Todo eso implica esfuerzo personal. El dicho coloquial "A Dios rogando y con el mazo dando" lo ejemplifica bien.

Julia: Pero si es así, y tenemos que esforzarnos por la salvación, ¿para que murió Cristo por nosotros?

José: Cristo ha muerto para redimirnos. Sin su sacrificio que ha sido completamente gratuito no podríamos salvarnos. Pero eso no quiere decir que el creyente justificado no tenga que obrar conforme a la voluntad de Dios para salvarse, ni deje de ser necesario cumplirlos mandamientos.

Recuerda que Cristo también dijo "«No todo el que me diga: Señor, Señor, entrará en el Reino de los Cielos, sino el que haga la voluntad de mi Padre celestial." (Mateo 7,21). Recuerda que el Señor "se convirtió en causa de salvación eterna para todos LOS QUE LE OBEDECEN" (Hebreos 5,9).

Cuando a Jesús le preguntan que hay que hacer para salvarse, él responde "si quieres entrar en la vida, cumple los mandamientos" (Mateo 19,16-17). No es que se "compre" la vida eterna al cumplir los mandamientos, pero si no se los cumple, no se salva. Es aquí que se encuentra el traje del hombre nuevo del que habla Jesús (Mateo 22,11-13), el cual si no nos lo ponemos somos arrojados del banquete del cielo.

Julia: Pero ¿Quién puede cumplir todos los mandamientos?

José: Solos nada podemos, pero la gracia nos capacita. Recuerda que las palabras de San Pablo "todo lo puedo en Cristo que me fortalece" (Filipenses 4,13). Dios siempre nos da la gracia para cumplir los mandamientos: "Porque estos mandamientos que yo te prescribo hoy no son superiores a tus fuerzas, ni están fuera de tu alcance. No están en el cielo, para que hayas de decir:

«¿Quién subirá por nosotros al cielo a buscarlos para que los oigamos y los pongamos en práctica?» Ni están al otro lado del mar, para que hayas de decir: «¿Quién irá por nosotros al otro lado del mar a buscarlos para que los oigamos y los pongamos en práctica?» Sino que la palabra está bien cerca de ti, está en tu boca y en tu corazón para que la pongas en práctica." (Deuteronomio 30,11-14)

Marlene: Si, pero la Biblia también dice que incluso el justo peca siete veces al día (Proverbios 24,16), entonces nadie podría salvarse.

José: Lo que sucede es no todo pecado es un pecado mortal, pero eso es algo que podemos analizar en otra ocasión[5]. Nosotros mientras estamos en esta vida podremos tener caídas, pero lo importante es perseverar hasta el fin en el bien, y si caemos pedir perdón a Dios y levantarnos. Para eso nosotros tenemos el sacramento de la penitencia.

Marlene: En la forma en cómo lo explicas no está muy lejos de lo que yo particularmente creo.

José: Y lo que te explico es precisamente como lo enseña la Iglesia. A lo largo de la historia siempre han estado en pugna dos errores opuestos: el error de Pelagio que creía que la salvación era solo el producto del esfuerzo personal sin necesidad de la gracia[6], y el error de Lutero que le daba a la gracia un lugar tal que negaba el papel de la libertad humana[7]. La salvación es en primer lugar de Dios, quien nos salva gratuitamente, pero en segundo lugar y de manera subordinada, nuestra.

Entendido de esta manera se puede entender perfectamente por qué todos los textos bíblicos que hablan de como seremos juzgados, dicen que será por nuestras obras (Mateo 16,27; 2 Corintios 5,10; Apocalipsis 20,12; Mateo 25,31-46), y porqué el apóstol Santiago advierte "¿De qué sirve, hermanos míos, que alguien diga: «Tengo fe», si no tiene obras? ¿Acaso podrá salvarle la fe?" (Santiago 2,14), pues "la fe, si no tiene obras, está realmente muerta" (Santiago 2,17) y finalmente: "el hombre es justificado por las obras y NO POR LA FE SOLAMENTE" (Santiago 2,24)

Como dice San Pablo, podemos TENER FE COMO PARA MOVER MONTAÑAS, pero sin caridad somos como metal que resuena o címbalo que retiñe (1 Corintios 13,1)

____________________________________________________

NOTAS

[1] En teología cristiana se entiende por gracia divina o gracia santificante un favor o don gratuito concedido por Dios para ayudar al hombre a cumplir los mandamientos, salvarse o ser santo, como también se entiende el acto de amor unilateral e inmerecido por el que Dios llama continuamente las almas hacia Sí. También ha sido por gracia (gratuitamente) que Cristo ha muerto para redimir a todos los hombres.

[2] Los católicos creemos que la justificación inicial si es solamente por la fe. Tal como sostiene el Concilio de Trento: "Cuando dice el Apóstol que el hombre se justifica por la fe, y gratuitamente; se deben entender sus palabras en aquel sentido que adoptó, y ha expresado el perpetuo consentimiento de la Iglesia católica; es a saber, que en tanto se dice que somos justificados por la fe, en cuanto esta es principio de la salvación del hombre, fundamento y raíz de toda justificación, y sin la cual es imposible hacerse agradables a Dios, ni llegar a participar de la suerte de hijos suyos.

En tanto también se dice que somos justificados gratuitamente, en cuanto ninguna de las cosas que preceden a la justificación, sea la fe, o sean las obras, merece la gracia de la justificación: porque si es gracia, ya no proviene de las obras: de otro modo, como dice el Apóstol, la gracia no sería gracia".

[3] Julia representa en esta conversación a los evangélicos de tendencia calvinista o reformada, que creen que la gracia es irresistible y que Dios predestina sin tomar en cuenta ningún merecimiento personal sino en base a un decreto inescrutable, a unos para la salvación y a otros para la condenación. 

Marlene en cambio representa a los evangélicos de tendencia arminiana, que aceptan que la gracia no es irresistible. Para los católicos, es de fe que la gracia no es irresistible.

[4] Si no se pudiera resistir la gracia, el hombre justificado nunca más pecaría. Los calvinistas admiten que la gracia se puede resistir solo parcialmente pero niegan que se pueda rechazar definitivamente.

[5] Posteriormente se tratará la distinción entre pecado mortal y pecado venial.

[6] El Pelagianismo ha sido una herejía condenada siempre por la Iglesia.

[7] Martín Lutero comienza su obra De Servo Arbitrio diciendo "Das der freie wille nichts sey" (traducido sería "que el libre albedrío es una nada"). Más adelante niega el libre albedrío al que llama "pura mentira". Esta obra puede ser leída gratuitamente en la Web de la Biblioteca Reformada (iglesiareformada.com).

 

   


[Inicio] [ Blog] [Mision] [El Rosario] [Documentos] [Asesorias] [ Política de Privacidad] [Contacto ]

Copyright © 2017 Maria Luz Divina
Impulsada por: TusProductosWeb.com