Sunday April 23,2017
Iniciar pagina principal Quienes somos y que hacemos Mision principal del sitio en internet Como rezar el santo rosario, oraciones, etc. Base de datos de documentos recopilados Servicio de asesoria via e-mail. Calendario de eventos en el bimestre Personas para establecer contacto
 

  
Comics Católicos
  



Cultura de la muerte

El aborto: asesinato de inocentes

Aborto y pobreza

Mito:
La mujer tiene derecho
de su cuerpo

Mito:
Justificar el aborto
por problemas económicos

"Católicas por el derecho
a decidir"


A - Teología

No me impongas tu verdad

¿Existe realmente el infierno?

¿Es malo creer en los horóscopos?

¿Qué es la idolatría?

El retorno del gnosticismo

Ante la ciencia: ¿existe Dios?

El bien y mal en este mundo

La experiencia del mal y la idea de Dios

Confiar en Dios o en los brujos

10» La Reencarnación

11» Los Ángeles y la Nueva Era


Ataques Varios

¿Qué dia hay que guardar?

¿El Sábado o el Domingo?

La Cruz, ¿Maldición? ¿Idolatría?

¿Esta mal llamarle "Padre"
al sacerdote?

Muerte de San Pedro y San Pablo"

Católico a mi Manera

Eso no es ser católico

A mi me Parece...

Los Cantos Protestantes
es bueno para un Católico escucharlos - Ver Video

El bolsillo en la Iglesia

Misa larga

¿Por qué ir a Misa?

Cuando un católico actúa mal

La fe tiene que convertirse
en vida para mi

Lo que pierde un católico
que se hace protestante

10» Perdí la fe, porque vi que
un cura...

11» ¿Son lo mismo todas las religiones?

Personajes

Cristian O.Tibio

Juan Pablo Perez

Maria Teresa de su Casa

Martin Lucero

Vicente Fuist

Taquilalia Sordo

Pia Silen

Teofilo Falaz

Tomas A. Teodoro

10» Nora Eva

11» Rosa Flores Delfin

12» Dora Dosamantes

13» Alejandro Verdades

14» Fernando Casanueva

15» Padre Amatutti

16» Saul Pablo Martinez

 

1.  Cultura de la muerte
El aborto: asesinato de inocentes

Autor: P. Jorge Loring

«Jamás se puede legitimar el quitar la vida a un inocente».

El aborto asesinato de inocentes(Conferencia pronunciada en la Escuela de Magisterio de Son Serra. Palma de Mallorca)

El Papa Juan Pablo II, en sus palabras de la misa celebrada en el Paseo de la Castellana, de Madrid, ante más de un millón de personas,1 dijo: «Jamás se puede legitimar el quitar la vida a un inocente».

(Haz Clic en la imagen --->
para leer el comic
)

En efecto, condenar a muerte a un criminal profesional, que es un peligro para la sociedad, será una cosa discutible. Unos opinan que basta con la cadena perpetua. Otros opinan que de la cárcel se puede escapar y por lo tanto, la pena de muerte es el único modo de evitar que haya nuevas víctimas inocentes a quienes la autoridad civil tiene la obligación de proteger.

Hay razones en pro y en contra. Por eso es una cosa opinable. Pero condenar a muerte a un inocente, es una monstruosidad tal, que nadie puede considerarlo moral. Ni católico, ni no católico.

Pues eso es el aborto.

Por eso el Concilio Vaticano II lo llama «crimen abominable2. Y la Comisión Permanente de los Obispos Españoles dice, en el número 11 de su Declaración, «que la Ley que justifique el aborto es gravemente injusta»3.

Los abortistas se escudan en que en los primeros meses del embarazo no se sabe si es o no persona humana. Pero ni en caso de duda puede ser lícito el aborto.

En efecto, si a ti te dan un envoltorio para que lo tires al mar, diciendo que se trata de un gato muerto y tú sospechas que es un niño vivo, no puedes tirarlo al mar sin salir de la duda. Y si lo tiras con la duda de que quizás sea un niño vivo, y resulta que era así, serías responsable de su muerte.

De igual modo, un cazador no puede disparar sobre un objeto que se mueve entre unas matas con la duda de si es un hombre o un animal. Y si dispara sin salir de la duda y resulta que es un hombre, será responsable de un homicidio.

Para que el aborto fuera lícito, los abortistas tendrían que estar seguros de que no hay vida humana desde el primer momento. Y esto es imposible, pues los científicos afirman, que la vida humana comienza en el momento de la concepción.

El Dr. D. Ramiro Rivera, Presidente del Consejo General de los Colegios Médicos de España, dijo por Televisión Española la noche del 5 de enero de 1983, en el espacio «Estudio abierto»: «Para un médico es indiscutible que desde el primer momento de la concepción tenemos un nuevo ser humano».

El 19 de febrero de 1983 se reunió en Madrid el Consejo General de los Colegios Médicos de España. En esta asamblea se elaboró un documento que se presentó a los medios informativos. El manifiesto fue aprobado por los Presidentes de todos los Colegios Médicos de España, por 47 votos a favor y una sola abstención.

En la declaración se recoge una serie de resoluciones y estudios internacionales sobre aspectos científicos relacionados con el aborto, en los que se ratifica la existencia de vida humana independiente de la de la madre desde el primer momento de la concepción4.

Lo mismo opina el Dr. D Jerónimo Lejeune, especialista en el estudio de los cromosomas y una de las más altas autoridades en el mundo actual sobre genética y biología humana, Catedrático de Genética de la Universidad de la Sorbona de París, y Director del Centro de Investigación Científica de Francia5 dice: «La condición humana del nuevo ser desde la concepción, no es opinable, es una evidencia experimental»6.

El Premio Nobel de Medicina, Dr. Alfredo Kastler, afirma: «Desde el primer momento de la concepción empieza una nueva vida. El feto es un ser humano, un ser completo, con un código genético irrepetible»7.

Apoyando esta idea, dijo el Dr. Botella Llusiá, Catedrático de Ginecología de la Universidad Complutense de Madrid, en el periódico YA: «Desde el primer momento el nuevo ser tiene su código genético individual distinto de los códigos genéticos de los padres». En ese código genético está programado ya si esa nueva persona va a ser hombre o mujer, alta o baja, rubia o morena, ojos azules o negros, sus enfermedades, su carácter, etc.

El Dr.D. Luis Zamorano, Catedrático de Histología y Embriología General de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid, ha dicho en la Revista del Consejo General de los Colegios Médicos de España: «El óvulo fecundado es un ser vivo que pertenece a la especie de sus progenitores. Es por lo tanto un individuo completo de esa especie en fase de embrión. Tiene su personalidad biológica propia. Es un individuo como puede serlo un adulto de su especie. 

Querer justificar el aborto basándose en que el embrión o el feto no es un ser humano vivo es muestra de incultura, de hipocresía o de cinismo, cuando no de las tres cosas»8.

Esta confirmación científica de que la persona humana se constituye en el momento de la concepción, es lo que ha hecho rectificar al Dr. Bernard Nathanson, que ha realizado personalmente cinco mil abortos y ha estado al frente de una clínica en Nueva York en la que durante su dirección se han practicado setenta mil abortos; aproximadamente 120 diarios. En una conferencia que ha pronunciado en Camberra (Australia), en febrero de 1981, dijo: 

«Ahora veo el aborto como un mal. Indefendible éticamente a la luz de los conocimientos actuales sobre el niño aún no nacido»9. Este mismo Dr. Nathanson que hoy es Catedrático de Ginecología de la Universidad de Cornell, de Nueva York, dijo por TVE, en el espacio «La Clave» del 30-IX-83: «Hoy sabemos de modo indiscutible que la vida comienza en el momento de la concepción». Y añadió: «La ley actual española da pie al aborto libre. En Estados Unidos, empezamos con una ley similar a la española, y hoy el aborto es libre.

La diferencia está en que cuando yo practicaba el aborto, no era claro que el aborto fuera un crimen, y hoy es indiscutible que lo es». Dijo también el Dr. Nathanson: «Por eso los argumentos a favor del aborto sólo son válidos si sirven para justificar la condena a muerte de un inocente».

Dice el Dr. Rubio: «Argumentar que sólo cuando llega a su nacimiento o sólo cuando adquiere capacidad de viabilidad, es ser humano, es una absoluta falacia. El ser humano existe con su propia y exclusiva identidad genética desde el primer momento de la concepción « Desde el primer instante de la concepción hasta la muerte el individuo humano está en etapas distintas de un mismo proceso evolutivo con sólo diferencias morfogenéticas cuantitativas, pero no cualitativas»10. Hay continuidad de naturaleza entre lo que hay en el útero y lo que después nace. Es una célula humana desde el primer momento. Tiene los 46 cromosomas característicos de la especie humana. Lo concebido por padres humanos es humano. Aunque no puede vivir fuera del seno materno hasta los 6 ó 7 meses, a los tres meses comienza la actividad cerebral; a los seis meses ya puede ser viable, y a los dos años podrá hablar. Pero siempre en línea humana de desarrollo.

Como dice el biólogo, padre jesuita Javier Gafo, Profesor de la Universidad de Comillas en Madrid: «La realidad que se constituye en la concepción es vida humana, ya que los factores genéticos del cigoto son indiscutiblemente humanos: los factores hereditarios contenidos en los 50.000 genes del cigoto son los característicos de la especie humana»11.

A veces se oye decir a alguno que se autodenomina católico e incluso a algún clérigo, palabras ambiguas sobre la despenalización del aborto. A este respecto es muy acertado lo que dice el periódico YA, en un editorial: «Los obispos han hablado como obispos de la Iglesia Católica. Y en materia gravísima de moral. Y en un tema en el que la unanimidad del magisterio católico es absoluta. Por consiguiente, nadie que se considere católico puede no compartir la norma recordada por los obispos españoles en materia de aborto... En la Iglesia Católica los maestros son el Papa, los Concilios y el Episcopado entero con el Papa. Y nadie más»12.

La Asamblea General de la Asociación Médica Mundial declaró en Ginebra y confirmó después en Sidney (Australia), como obligación del médico, la de «velar por la vida humana desde el primer momento de la concepción».

Y la ONU: «El niño necesita una apropiada protección legal antes y después de nacido».

La Organización Mundial de la Salud, en un documento que aprobó en el año 1979, invita a los gobiernos que reconozcan el derecho a la vida desde el momento de la concepción, en que comienza la vida humana13.

La Declaración del Parlamento Europeo sobre los derechos del niño (1980), dice en su Principio Primero: «El niño que va a nacer debe gozar desde el momento de su concepción de todos los derechos enunciados en la presente Declaración».

El artículo 15 de la Constitución del Consejo de Europa dice: «Que se promueva la defensa de la vida desde el momento de la concepción»14.

El artículo tercero de la Declaración Universal de los Derechos Humanos dice: «Todo individuo tiene derecho a la vida»15.

La Real Academia de Doctores de todas las Academias de España, en un documento publicado el 25 de abril de 1983, ha estudiado el aborto desde los puntos de vista biológico, jurídico, ético y político y emite su opinión contraria a la despenalización del aborto.

Por lo tanto es claro que desde el primer momento ese nuevo ser es una persona humana. Está amparada por los Derechos Humanos. Eliminarlo es eliminar a un hombre. Un homicidio.

Y un hombre que, además del derecho que él tiene a la vida, lleva en sí el derecho a vivir de toda una cadena de otros posibles seres humanos en el futuro; entre ellos puede haber genios, artistas, sabios y santos.

Esa muerte injusta de un niño inocente puede privar de grandes hombres a la Humanidad.

***

En el artículo 29 del Código Civil Español se dice: «El concebido se tiene por nacido para todos los efectos que le sean favorables». Por ejemplo, recibir una herencia. ¿Es que el feto es persona humana para recibir una herencia y no lo es para tener derecho a vivir? ¡Esto es un contrasentido! «Vivir es el primero de los derechos humanos, raíz y condición de todos los demás» (nº 5), como dice la Declaración de la Comisión Permanente del Episcopado Español. El derecho a vivir es anterior al Estado. El Estado tiene obligación de proteger el derecho a vivir de los ciudadanos, pero no es el Estado quien le concede el derecho a vivir.

Y aunque no sea persona jurídica hasta después de nacer, no hay duda de que se es persona humana desde la concepción, según dicen los médicos, que son los que saben de esto.

Incluso puede decirse que el mismo Derecho considera persona humana al concebido no nacido, pues le concede el derecho a recibir una herencia.

Es paradójico que el niño tenga más derechos -se vea más protegido-, fuera del claustro materno que en el seno de su madre. ¿Podemos admitir que el cuerpo materno sea para el niño un patíbulo o pelotón de ejecución?

Decir que la mujer puede hacer de su cuerpo lo que quiera, es otra falacia. El nuevo ser que una mujer lleva en sus entrañas no es como una verruga que ella puede extirpar sin problema moral. Lo que esa mujer lleva en sus entrañas es un ser humano inocente a quien no se puede eliminar impunemente. Si se permite asesinar impunemente a un ser inocente e indefenso, ¿qué otra cosa más grave se puede castigar? Estarían de sobra todas las cárceles.

Y si se quiere dar permiso a una madre para que mate a su hijo no deseado, ¿por qué no dar también permiso a un hijo para que mate a su madre cuando ésta le estorbe?

Es una hipocresía que los mismos que niegan la pena de muerte para asesinos evidentes, que son un auténtico peligro para la sociedad, condenen a muerte a un inocente.

Está muy bien defender los pajaritos y las flores, como hacen los ecologistas; pero mucho más importante es defender la vida de un ser humano inocente.

Los medios de comunicación social bombardean al pueblo insistentemente, con viejos y manidos sofismas, para convencerle de que la despenalización del aborto es un signo de progreso. ¿Progreso condenar a muerte a un niño inocente por comodidad de los mayores? ¡Qué hipocresía!

***

Y si quien desea la muerte de ese niño inocente es la propia madre, eso no lo hacen ni las fieras. Todas las fieras defienden a sus crías. Las madres que asesinan a sus propios hijos son peores que !as fieras. Es horrible el cuadro de Goya donde pinta a Saturno devorando a sus hijos.

Quizás esas madres asesinas no sean castigadas por las leyes de los hombres, pero lo serán por Dios. Porque las cosas malas no se convierten en buenas por leyes humanas. La calumnia seguirá siendo una injusticia aunque hubiera leyes humanas que la admitieran. Las cosas tienen un valor objetivo independientemente de lo que digan los hombres. Por mucho que repitieran algunos que los ríos corren del mar a la montaña, la verdad será siempre lo contrario. Por mucho que algunos quieran justificar el aborto, siempre seguirá siendo verdad que condenar a muerte a un inocente es una monstruosidad. Las leyes humanas podrán despenalizar el aborto, pero lo que jamás podrán hacer las leyes humanas es quitar el remordimiento a las mujeres que abortan.

Me decía una chica que había abortado: «Muchas noches me despierto sobresaltada y me parece ver al niño que asesiné».

Y un ginecólogo me dijo hace poco que era frecuente que muchas mujeres abortistas terminaran enfermas mentales.

De momento es fácil salir del niño que estorba. Pero cuando después ven a un niño bonito, un niño gracioso, un niño acariciando a su madre, es inevitable que piensen: «Así podría ser el mío, si yo no lo hubiera asesinado». Esto lleva a perturbaciones mentales.

Eso de que no hay derecho que las mujeres ricas puedan ir a Londres a abortar y las pobres no tengan ese privilegio, es una barbaridad. EI que una madre pueda asesinar a sus hijos no es ningún privilegio, sino una desgracia. La justicia no está en dar facilidades a todas las mujeres para que maten a sus hijos, sino que en todo el mundo se castigue a las madres que asesinan a sus hijos.


***

Y que no se nos diga que la despenalización del aborto no obliga a nadie a abortar. ¡Faltaría más, que la ley obligara a las madres a que maten a sus hijos! Es ya una monstruosidad permitir a algunas madres que asesinen a sus hijos. 

No se trata de imponer a todos los principios religiosos católicos, sino de defender el derecho a la vida de seres humanos inocentes. Derecho a la vida que deben proteger las leyes, atendiendo al bien común. Se trata de prestar nuestra voz a quienes carecen aún de ella, y no pueden hacer valer el primero y más elemental de sus derechos16.

Tampoco podemos decir que si de hecho hay abortos haya por eso que despenalizarlos. Eso es un error. Las cosas no se convierten en buenas por ser frecuentes. En ese caso habría que permitir también los asesinatos de los terroristas y los atracos a los Bancos y comerciantes.

Aparte de que de todos es sabido que se exageran las cifras de los abortos clandestinos, para impresionar a la opinión pública. Dicen que en España se dan 300.000 abortos clandestinos al año. Pero los abortos clandestinos son difíciles de contabilizar, en cambio los nacimientos es muy fácil. Si las estadísticas dan 600.000 nacimientos al año,17 es evidente que en España no aborta una mujer por cada dos que dan a luz. 

***

Decir que hay que despenalizar el aborto, porque los abortos clandestinos suponen mayores riesgos para la mujer que aborta, es tan absurdo como decir que deban permitirse los asesinatos para evitar riesgos a los asesinos.

Ni siquiera se puede permitir eliminar la vida de un inocente en los casos límite, como son: peligro de muerte de la madre, posibilidad de que el niño nazca anormal o un embarazo consecuencia de una violación. 

El mismo Dr. Rivera, antes citado, en el periódico YA del 5 de enero de 1983, dice que «hoy la técnica médica puede salvar cualquier situación difícil en una mujer embarazada». Y el Dr. Rubio, en el mismo artículo antes citado dice: «Tanto mi experiencia profesional, como las comunicaciones de las más prestigiosas autoridades nacionales e internacionales niegan rotundamente que tal circunstancia se dé en la medicina actual».

El Dr. D. Fernando Muñoz Ferrer, Jefe del Servicio de Obstetricia y Ginecología de la Residencia de la Seguridad Social de Cádiz, que ha cumplido recientemente cuarenta años como profesional de la Medicina y ha asistido a unos 60.000 partos, afirma: «En mis cuarenta años de profesión, nunca he tenido que escoger entre la vida de la madre y del hijo»18. El peligro de vida para la madre es sólo una excusa para poder justificar el «aborto libre».

***

El permitir una aborto cuando se teme un niño anormal es otra barbaridad. El modo de acabar con una enfermedad no es matar al enfermo. El mismo derecho a la vida tiene el niño no nacido que el ya nacido. Y, ¿es que vamos a quitar la vida a todos los niños enfermos o a los ancianos decrépitos? ¿Qué sociedad egoísta queremos montar? ¿Qué clase de sociedad es ésa que permite «liquidar» a todo el que nos estorbe?

Además, la previsión de la anormalidad en los fetos, según dicen los médicos, tiene un enorme margen de error. La prueba es que a las embarazadas de Seveso (Italia), cuando la nube tóxica, se les recomendó abortar. Pues las mil quinientas madres que no quisieron abortar dieron a luz hijos perfectamente sanos19.

Y en España, a las embarazadas enfermas de la colza se les recomendó el aborto, porque podían tener hijos anormales. Luego resultó, según el Dr. Zamarriego, Presidente del Consejo del Plan Nacional de Prevención de la Subnormalidad, que de 450 partos de mujeres afectadas por el síndrome tóxico, ninguno de los nacidos ha presentado malformaciones. Si se hubiera hecho caso de las predicciones, se hubieran cometido 450 asesinatos de niños inocentes20.

***

Incluso en caso de violación no es lícito el aborto.

¿Es que vamos a remediar una injusticia con otra mayor? Si la violación es una injusticia, que se castigue al violador, pero no condenar a muerte al niño que no tiene culpa de nada. Si el hijo no deseado traumatiza a la madre, puede entregarlo a un matrimonio que desee adoptarlo. Pero no matarlo, que ese pobre niño no ha hecho nada malo para que lo condenen a muerte. 

La adopción traería la felicidad para todos: para la madre, a la que se libra del trauma de asesinar a su hijo; al hijo a quien se salva de la muerte, y finalmente a los adoptantes a quienes se les permite alcanzar la ilusión de tener un hijo.

Recuerdo la frase de la Madre Teresa de Calcuta, Premio Nobel de la Paz: «Los hijos que vosotras no queráis, no los matéis. Dádmelos a mí. Yo los cuidaré».

El hijo no querido, puede ser acogido en una asociación para la adopción y entregarlo a uno de los muchos matrimonios que no pueden tener hijos y lo están deseando. 

En Madrid, la Asociación para la Protección de la Adopción (A.E.P.A.), está en la calle Fernández de la Hoz, n.º 35, teléfono (91) 448 96 96.

Las madres solteras con problemas serán atendidas en ADEVIDA, calle Fuencarral n.º 41, 1º, 5, Madrid, teléfono (91 ) 231 93 15.

Todo católico está obligado a oponerse al aborto con todos los medios legales a su alcance. Así lo recomiendan los Obispos en su Declaración de la Comisión Permanente.

***

Por lo tanto, está claro que es inmoral, injusto, egoísta y criminal el aborto voluntario. Por eso el nuevo Código de Derecho Canónico confirma la excomunión para los que provoquen un aborto voluntario. Los responsables del aborto tienen las manos manchadas de sangre inocente.


1 YA, 6-III-83.pg. 13.
2 Gaudium et Spes: 51,3
3 YA, 6-II-83.
4 YA, 21-IV-83, pg.3 y 44.
5 YA, 21-IV-83, pg.38.
6 YA, 8-V-84, pg.26.
7 YA, 17-II-83, pg.35.
8 YA, 11-II-83, pg.40.
9 La Voz del Bajo Ebro, Tortosa, 4-II-83
10 Diario de Cádiz, 11-III-83, pg.6.
11 YA, 5-VI-83, pg.5.
12 YA, 13-II-82, pg.5.
13 YA, 20-I-83, pg.21.
14 YA, 9-II-83, pg.32.
15 YA, 9-II-83, pg.32.
16 Declaración de la Comisión Permanente del Episcopado Español, nº3. YA, 6-II-83, pg.3.
17 Revista ECCLESIA nº 2218, 27-IV-85, pg.20
18 Diario de Cádiz, 30-I-83.
19 YA, 13-V-83, pg.28.
20 YA, 15-II-83, pg.25.



N.B.: Esta conferencia está disponible en vídeo. Todos los sistemas. 
Pedidos al autor: 
JORGE LORING, S.I.- Apartado 2564-11080.Cádiz. 
Tel.:956 222 838 - FAX: 956 229 450.

 

   


[Inicio] [ Blog] [Mision] [El Rosario] [Documentos] [Asesorias] [ Política de Privacidad] [Contacto ]

Copyright © 2017 Maria Luz Divina
Impulsada por: TusProductosWeb.com