Friday November 24,2017
Iniciar pagina principal Quienes somos y que hacemos Mision principal del sitio en internet Como rezar el santo rosario, oraciones, etc. Base de datos de documentos recopilados Servicio de asesoria via e-mail. Calendario de eventos en el bimestre Personas para establecer contacto
 

  
¡Misterio!
Descorriendo el Velo
de la Masonería
  



» Introducción general

Primera parte:
Introdución

Naturaleza de la masonería

Secretos y Juramentos Masónicos

El fin de la masonería

Formación y funcionamiento de logias

La instrucción masónica

La Masonería y el Catolicismo

Parte Segunda:
La Religión Masónica

La Masonería y la política

10» La Masonería y sus ideales de libertad, igualdad y fraternidad

11» La Masonería y su ideal
de moralidad

12» La Masonería y su ideal
de beneficiencia

13» Doctrinas Filosófica
y Sociales

14» Congreso antimasónico internacional de Trento.
Resumen.

15» Origen de la Masonería
y su relación con otras sectas

16» Parentesco de la masonería con el Judaísmo

17» ¿La Masonería es instrumento del Judaísmo?

18» Medios de Acción de la Masonería

19» Tretas Masónicas:
Mentira e hipocresía

20» La Masonería de Adopción
y Los Lobetones

21» Condenación de la Masonería

22» Resumen de las Condenaciones de la Iglesia

23» Condenaciones de parte
de la autoridad civil

24» Epilogo


» ANEXO A
Imposibilidad de conciliar Fe cristiana y Masonería

» ANEXO B
Declaración sobre la masoneria


 

7. La Masonería y el Catolicismo

Autor: Cardenal José María Caro Rodríguez (1924) Fuente: Catholic.net 

57.- La Masonería en acción contra la Iglesia Católica.

Todos saben que hace pocos años, en 1905, el gobierno de Francia rompió con la Santa Sede, expulsó del país a todas las congregaciones docentes y a muchas que no lo eran, se adueñó de sus bienes, quitó las iglesias, casas parroquiales y episcopales, después de haber suprimido a obispos y curas las rentas que, según convenio con la Santa Sede, se les debía.

En una palabra, se hizo el esfuerzo supremo para acabar con la religión Católica en Francia.

Se sacaron de las escuelas, como de los tribunales de justicia, los crucifijos; se borró el nombre de Dios de los libros de enseñanza oficial, y se intentó suprimir de un golpe toda la enseñanza religiosa.

Pues bien, ‘de documentos oficiales de la F.•. M.•., contenidos principalmente en el Boletín Oficial y Actas o Comptes-Rendus del Gran Oriente, se ha probado que todas las medidas anticlericales tomadas en el Parlamento francés, fueron decretadas de antemano en las logias masónicas y ejecutadas bajo la dirección del Gran Oriente, cuya mira declarada es controlar casa cosa y persona en Francia (que personne en bougera plus en France en dehors de nous) (Bullet, Gran Oriente, 1890, pág. 500 y siguientes.)

‘He dicho en la Asamblea de 1898, dice el diputado Massé, Orador oficial de la Asamblea de 1903, que es Supremo deber de la Franc Masonería el intervenir cada día más y más en las luchas políticas y profanas.’El triunfo (en el combate anticlerical) es debido en gran parte a la Franc Masonería, porque son su espíritu, su programa, sus métodos, los que han triunfado.

’Si el Blos ha sido establecido es debido a la Franc Masonería y a la disciplina aprendida en las logias. Las medidas que tenemos ahora que urgir son la separación de la Iglesia y del Estado y la ley de Instrucción. Pongamos nuestra confianza en el trabajo del H.•. Combes.’ (Cathol. Encyclop.. Mas.)

‘Desde 1894, el H.•. Gadaud declaraba en el Convento, como lo atestigua el acta, que ‘La Francmasonería no es otra cosa que la República a cubierto, así como la República no es otra cosa que la Masonería en descubierto.’

El H.•. Lucipia, que presidía el Consejo de la Orden, expresaba eso mismo, diciendo: ‘A la cabeza del Gobierno no hay, por decirlo así, sino francmasones. No de esos francmasones que, habiendo recibido la luz un día, han olvidado en seguida el camino de nuestros talleres, sino de francmasones que han quedado fieles y abnegados. Por tanto, que nadie se engañe, se dice en todas partes que nosotros no estamos ahora en República, que estamos en Masonería. La palabra es de un Obispo. Pues bien, tendría razón este Obispo, si Francmasonería y República no fueran precisamente la misma cosa.’

En fin, el Presidente de la Gran Logia Simbólica, en un banquete ofrecido a uno de los miembros del Gabinete, pronunciaba las palabras siguientes: ‘Encontraréis muy natural, hermanos míos, que por un encadenamiento lógico yo englobe en el mismo brindis al gobierno todo entero.

Desde mucho tiempo vosotros oís a nuestros adversarios clamar en todos los tonos que Francia está en manos de la Francmasonería. No tenían razón. Hoy día pueden decirlo. Con el H.•. Félix Fauré son también de la gran familia todos los miembros del gabinete, con excepción de dos o tres. Sí, tenemos de un gobierno de Francmasones y de Francmasones dignos de este nombre’ (Copin, P.O. 139- 140.)

De esas declaraciones consta que la persecución religiosa que ha habido en Francia en este siglo, fue obra de la Masonería, como lo fue también la que hubo en la época del Terror, a fines del siglo XVIII.

1. 58. La Masonería y la Revolución.


Luis Blanc, en su Historia de la Revolución, tiene un artículo titulado: ‘Los Revolucionarios Místicos’, en el cual él, masón poco disciplinado y sin estar bien al cabo de la suprema dirección de las logias, describe la parte que ellas tuvieron en la obra revolucionaria.

‘… Antes, dice, importa introducir al lector en la mina que socavaba entonces los tronos y los altares, revolucionarios bien distintamente profundos y activos de los enciclopedistas.’ Describe en seguida la Masonería, sus tres primeros grados, la creación de los grados de las traslogias, reservados a las almas ardientes, la constitución del Gran oriente, como dirección central de las logias, y agrega: ‘Desde ese momento la Masonería se abrió, día por día, a la mayor parte de los hombres que volveremos a encontrar en medio de la contienda revolucionaria’ (Copin, O.O., 305-311.)

Es sabido que la revolución no sólo destronó al rey, sino que intentó también destronar a Dios, declarando que ‘no hay Dios, que el hombre es para sí mismo su Dios, que la humanidad en adelante debe reemplazar el culto de la fe cristiana, que la cortesana más hermosa, símbolo de la belleza del ser divino en la humanidad, debe tomar el lugar del Salvador del mundo sobre los altares divinos y recibir el homenaje de la nación y de las autoridades públicas’ (Eckert 2°, Deuxieme époque.)

1. 59. Deseo masónico.


Cuenta Barruel que el 12 de agosto de 1792 comenzaron los revolucionarios a datar con la igualdad los años ya fechados con la libertad, y que a la lectura de ese famoso decreto estalló, en fin, públicamente, el secreto tan querido de los masones, exclamando ellos: ‘Henos aquí: La Francia entera no es ya sino una gran logia; los franceses son todos francmasones y el universo entero lo será pronto como nosotros.’

1. 60. Furor anticristiano de la Masonería.

Hay que leer en la historia hasta donde llevó el furor anticristiano esa gran logia. Por un tiempo toleró a los sacerdotes, es decir, a los que habían tenido la debilidad de reconocer la Constitución Civil del Clero, que era abiertamente cismática. A los demás, excepto los sexagenarios y enfermos, que en muchos departamentos siguieron la suerte común, fueron condenados a la deportación y muchos provisoriamente encarcelados en las ciudades cercanas al mar y tratados con la mayor inhumanidad. De setecientos amontonados en la rada de Rochefort, murieron en diez meses, quinientos.

La inmensa mayoría tuvo que ocultarse y expatriarse. Después de los sacerdotes, el furor se volvió contra las iglesias, sus monumentos, sus estatuas, sus objetos sagrados, &c. ‘No se exageraría, dice el convencional y apóstata Grégoire, diciendo que en el dominio del arte, la sola nomenclatura de los objetos robados, destruidos o degradados, llenaría muchos volúmenes’ (Marion, Hist. Eccles. T. 3°, pp. 596- 597.)

1. 61. La Masonería de todas las naciones es anticristiana.


Y lo que ha pasado en Francia se ha repetido en Portugal, en Méjico, en España, en Italia, aunque no en todas partes con igual crueldad y furor, cuando ha dominado en esos países la Masonería. En el Congreso Internacional Masónico, inaugurado el 20 de septiembre de 1921, en Roma, el señor Magalhaes Lima, G.•. m.•. de la Masonería Portuguesa, que fue frenéticamente aplaudido, hizo esta declaración:

‘En diez meses de gobierno hemos hecho lo que otros no han podido hacer en muchos años: hemos expulsado a los jesuitas, hemos suprimido las congregaciones religiosas, hemos proclamado la ley de divorcio y la separación de la Iglesia y del Estado… Estamos aquí reunidos… en un mismo pensamiento, en un mismo sentimiento, con una idéntica voluntad. Es el pensamiento, la idea de una moral nueva, de una religión nueva…’ El Orador fue saludado, añade la Rivista Massonica (1911, p. 347,) con una ovación delirante, de aquellas que jamás se olvidan (La Masonería ante el Congreso, p. 65.)

Y lo que se ha hecho en Portugal no es sólo lo que ha expresado el orador: Ha sido una persecución odiosa, tiránica, la contradicción más sangrienta e hipócrita de la libertad, igualdad y fraternidad, que tanto se pregonan en las logias. Y se recuerda esto omitiendo lo que ya la Masonería había hecho en tiempos de Pombal.

El Gran Oriente de Italia ha declarado muchas veces que es entusiastamente seguido en su lucha contra el papado por la Francmasonería de todo el mundo, y especialmente por los centros masónicos de París, Berlín, Londres, Madrid, Calcutta, Washington (Rivista, 1892, p. 219.) No ha sido contradicho por ninguna Gran Logia de ningún país; ni alguna logia alemana u otra Gran Logia ha roto sus relaciones con él a causa de su infame política o actividad antirreligiosa (Cath. Encycl. Masonry.)

1. 62. La Masonería en México.


En México, pasando también por alto tiranías ejercitadas en el siglo pasado, la Masonería ha dado en pleno siglo XX muestras de lo que es capaz de hacer para cumplir su programa de respetar las religiones, ha confiscado y profanado iglesias, prohibiendo hasta los actos más sencillos del culto; ha destrozado imágenes, ha perseguido al clero, con sed insaciable de oro y de sangre; ha cometido con personas consagradas a Dios y al servicio de la humanidad doliente o de la educación, brutalidades y excesos tales, que mi mano se resiste a estampar.

Me contentaré con citar a este respecto algo de lo que dice F. O. Kelly, en la obra que, por eso mismo, tituló:

‘The Book of the Red and Yellow (El lobro de los Rojo y Amarillo,) y cuya documentación ofrece a quien quiera verla: ‘Antes de que la revolución entrara a las ciudades, las logias atacaban fieramente la Religión Católica, por medio de calumnias lanzadas desde la prensa y desde la tribuna.

Sus miembros servían de espías e informadores, y aún descubrían los escondites de los sacerdotes y de los vasos sagrados. Esta no es una suposición. Es un hecho admitido en todo México. ‘El Liberal, órgano oficial de Carranza, puede ser citado como una autoridad sobre este punto…

‘Es indispensable, dice El Liberal, que para cumplir nuestra denominación, se haga un fuerte llamado a los seguidores de la verdad, para que vengan a la línea a combatir por la victoria o por la muerte, por la libertad y la fraternidad, en los templos consagrados por triunfos e inexplicables abnegaciones, las logias…

Nosotros, los mexicanos, amantes de la libertad, de la igualdad y de la fraternidad, apresurémonos a unirnos al ejército en la defensa de estos ideales. Trabajemos en nuestras logias por su realización’ (Kelly,) ‘The Book of the Red and Yellow, p.66.)

Ese ideal de libertad, igualdad y fraternidad es el que ha hecho expulsar de México al Delegado Apostólico, por el crimen de haber asistido a la bendición de la primera piedra de un monumento religioso.11[1] ¡Y eso, según se dice, por instigaciones de la Belén de Sárraga!

Sería interminable si quisiera recordar las persecuciones religiosas en el viejo mundo como en el nuevo. No hay casi nación que no tenga mártires del respeto que la Masonería tiene por todas las religiones. Quizás habrá ocasión de citar algunos un poco después.

1. 63. La Masonería Italiana contra la Iglesia.


De furor anticristiano de la Masonería Italiana dará una idea el hecho siguiente contado por Margiotta. ‘Se sabe lo que ha hecho el judío de Stambul (Adriano Lemmi) al entrar en la morada del papa Paulo V (el Palacio Boghese, donde estableció su sede el Gran Oriente Italiano.)

Ello causó un gran escándalo, del cual se hicieron eco los diarios de la época, aún los de ordinario más indiferentes. Hizo construir las letrinas del Supremo Consejo encima de la Capilla particular, haciendo dirigir el desagüe sobre el altar mismo. Eso prueba bien su alma puerca; porque para cometer esta abominación, se veía obligado a apestar el local. Hubo protestas y el arquitecto, por razones de la higiene, tuvo que arreglar las letrinas en otra forma.

Pero Lemmi, entonces imaginó otra cosa: hizo colocar en los Waterclosets un Crucifijo, con la cabeza para abajo; y encima, por orden suya, se pegó un cartel, con estas palabras: ‘Antes de salir, escupir sobre el traidor. ¡Gloria a Satán! Para que el judío masón pudiera hacer eso, es claro que necesitaba contar con ánimos dispuestos a tolerar tales infamias (Margiotta, A. Lemmi, 250.)

1. 64. La Masonería en Estados Unidos.


Tratando de defender del cargo de irreligiosidad a la Masonería Americana, el H.•. John C. Strother, de Louisville, confiesa que la Masonería ‘como existe en Francia, Italia, España, Portugal y en las Repúblicas de Sud- América, es una asociación política antirreligiosa, que en los últimos años se ha desarrollado en una especie de secta antiteística que no hace secreto de su odio a la religión revelada.’

Agrega que el antagonismo entre la Orden y la Iglesia ha crecido tanto, que en 1891 el Gran Oriente de Francia pasó a sus logias subordinadas resoluciones obligatorias sobre que ‘es deber de todo buen masón usar toda su influencia para llevar a cabo la supresión de toda asociación eclesiástica, religiosa, educacional o caritativa y para ver de que sus propiedades sean confiscadas por el Estado; y es deber de todo masón el procurar la exclusión de todo alumno de colegios o escuelas religiosas, de todo puesto oficial dependiente del gobierno; en todo ramo de servicio, militar, naval o civil’ (Preuss, A. F., 413-415.)

Esto último ha sido también propugnado por la prensa masónica en Estados Unidos, al menos en lo que toca a la enseñanza. Tal vez el H.•. Strother está muy mal informado de lo que pasa en su propia secta que trata de defender del cargo del odio contra la Religión (Kenny, A. M. and C. E..)

1. 65. La acción masónica anticatólica entre nosotros.


En Chile, gracias a Dios aún no hemos tenido esos excesos de libertad, igualdad y fraternidad masónicas que han tenido que padecer nuestros hermanos de otros países; pero el terreno está desbrozado y sigue preparándose del mismo modo como se ha hecho en otras naciones.

La Masonería está bien dirigida y no se lanza fácilmente a un fracaso. Esa preparación dará sus frutos en el momento oportuno, aquí, como en otras partes, si una acción hábil, robusta y constante no desbarata sus planes.

Es táctica de la Masonería la de tratar de visionarios o de calumniadores a los que dan la voz de alarma o refieren sus hazañas.

No faltan tampoco católicos bien intencionados y pésimamente informados, que creen que la Masonería es una anacronismo, tan pasado de moda, que el hablar de ella está fuera de lugar en estos tiempos. Y, sin embargo, la acción masónica sigue haciéndose cada día más intensa y universal.

Se extiende hasta los puestos más humildes, desde los más altos, en los cuales está cumpliendo el consejo de Weishaupt: ‘Alrededor de los poderes de la tierra es menester reunir una legión de hombres infatigables que dirijan por todas partes sus trabajos según el plan de la Orden.’

¿En qué ramo de la administración no están esos hombres infatigables dirigiendo la cosa pública al sabor de la Orden? El país lo sabe; puede señalar a muchos con el dedo; los mismos masones, para hacer reclamo a la Orden, lo vociferan cuando les conviene: hay ramos de la Administración en los cuales el profano no entra sino con las recomendaciones o empeños de los H.•. o de los que obedecen sus sugestiones.

1. 66. La Masonería se sirve del engaño para obtener éxito.


La Masonería ha trabajado aquí, como en todas partes, por sugestionar la opinión pública en contra de la Religión Católica, por medio de las palabras mágicas, libertad. Liberalismo, igualdad, fraternidad, ciencia, progreso, tolerancia, &c., o bien con las declamaciones contra el fanatismo, la intolerancia, la reacción, el clericalismo, y otras parecidas.

Ella conoce por experiencia el valor y fuerza que tienen esas palabras para producir la sugestión, aunque se grite libertad y liberalismo, cuando se trata de ejercitar alguna expresión contra la conciencia y se declame contra el fanatismo. precisamente cuando se da muestras del más feroz fanatismo. Es difícil decir hasta qué punto ha conseguido la Masonería sugestionar la opinión pública y hacer de los partidos políticos y de hombres serios y honorables, humildes servidores, con el encanto o con el terror mágico de esas palabras repetidas en todos los tonos.

¡Cuántas veces, aún tomando formas muy discretas y disimuladas, la Masonería ha hecho sentir sus influencias no sólo en los círculos de señoras piadosas y de sacerdotes respetables, sino quizás aún en las mismas curias episcopales, como las ha hecho sentir aún en el trono pontificio por medio de hábiles diplomáticos, afiliados a ella!

1. 67. Nefasta obra masónica.


De las escuelas se ha desterrado el crucifijo y las imágenes, cómo si no estuviéramos en país católico; de los libros de enseñanza se ha suprimido hasta donde ha sido posible el santo Nombre de Dios y de Jesucristo. En las mismas revistas infantiles patrocinadas por miembros del magisterio, hay esmero por no nombrar al Creador ni nada que sepa a religión.

Hay recomendaciones, por no decir órdenes, para organizar, no sólo en los liceos sino también en las escuelas públicas, asociaciones de Boy-Scouts o centros, que tengan el propósito declarado de cultivar el cuerpo con ejercicios y el espíritu con enseñanzas sanas, y con el fin encubierto de alejar a los niños, tanto de la influencia del hogar, como de la Iglesia. Esas asociaciones harán que no les quede tiempo para ir a misa el domingo ni para instruirse en los catecismos, ni siquiera para sentir la influencia de padres católicos, cuya autoridad educadora es reemplazada insensiblemente por los maestros de una moral laica, sin religión.

68. Armas de que se sirve la Masonería.

En ciertas provincias es muy general el dar el nombre de fanatismo o de superstición a la Religión Católica, que es la del país y del Estado. Es el lenguaje de las logias. El oscurantismo es también una palabra que han usado como arma para hacer odiosa la Iglesia.

A fuerza de repetirlo se han convencido los mismos masones y, al menos confusamente, han convencido también a otros que no lo son y que tienen poca instrucción, de que la Iglesia es un antro donde se difunde por todas partes la oscuridad. En Iquique era cosa casi diaria, hace algunos años, la invocación del oscurantismo para denigrar a la Iglesia; y lo curioso era que así hablaban a veces aún los que ni siquiera sabían escribir una carta con corrección.

Eran simples fonógrafos que repetían, sin darse cuenta del porqué, lo que se había grabado en ellos. Ha sido menester hacerlos volver un poco a la realidad de las cosas, hacerles comprender que no eran ni con mucho los focos de luz que se imaginaban y que el clero tampoco era lo que pensaban, pura ignorancia y pobreza mental. Bien lo sabían los dirigentes, y por eso ponían todo empeño en no dejar hablar al clero.

1. 69. Plan Masónico.


De esa acción anticatólica se gloría la Masonería en sus documentos oficiales, como puede verse en el opúsculo ‘La Masonería ante el Congreso’, que debiera ser leído por todos los chilenos. De ahí tomo las siguientes declaraciones: ‘Hay que salir de los lindes del terruño; hay que conquistar nuevas plazas; hay que OPONER tantas logias y triángulos a cuantas catedrales y parroquias hay en la República.’

‘Durante el primer semestre de 1913 todos los masones chilenos y gran número de las logias proporcionaron muy efectiva cooperación a la campaña anticlerical que valerosamente emprendió en nuestro país la Belén de Sárraga…’Si los laureles de triunfo tocaron por entero a la intrépida propagandista liberal (¡ !) parte importante de los felices resultados correspondió a los masones asegurarla con su trabajo, con un entusiasmo y con su dinero.

Son declaraciones del Gran Maestre Luis Navarrete López, en su mensaje anual leído en la Asamblea de la Gran Logia de Chile, celebrada en mayo de 1914.

Hablando de la campaña contra Monseñor Sibilia, Representante de la Santa Sede, agrega el señor Navarrete. ‘Fue un francmasón quien organizó la primera jornada hostil a Monseñor Sibilia y en la que éste perdió su capello. En seguida consejos, dinero, influencias y simpatías aportaron los masones a la Federación de Estudiantes en apoyo de su estruendosa campaña pública.

Las logias establecidas fuera de Santiago constituyeron los centros organizadores de las manifestaciones populares que hicieron eco en las provincias a la agitación metropolitana’ (‘La Masonería ante el Congreso’, 69-71.)
Todavía me acuerdo de que en esa campaña tomaron parte algunos católicos que odiaban la Masonería, y sin embargo, cayeron en sus redes y sirvieron su causa, hipnotizados por el encantamiento de la palabra liberal de que se gloriaban. Después reconocieron el engaño.

1. 70. Obediencia a la influencia extranjera secreta.


Compárese ahora el trabajo de la Masonería chilena con el consiguiente programa de trabajo del Gran oriente de Francia, y se llegará a la conclusión que es un Poder Oculto extranjero el que está dirigiendo, por medio de las logias chilenas, gran parte de nuestra vida nacional.

En sus principales líneas, ese programa es como sigue: ‘La Francmasonería, que preparó la Revolución de 1789, tiene el deber de continuar su trabajo’ (Circular del Gran Oriente de Francia, 2 de abril de 1889.) Medios para alcanzar los ideales de la masonería: Los siguientes son tenidos como los principales:

1° Destruir radicalmente por franca persecución de la Iglesia o por el fraudulento e hipócrita sistema de separación de la Iglesia y del Estado, toda influencia social de la Religión, llamada insidiosamente ‘Clericalismo’, y en cuanto sea posible destruir la Iglesia y toda religión verdadera o revelada, que es algo más que un culto vago de la Madre Patria y de la Humanidad; 2° laicizar o secularizar, por medio de un sistema parecido, hipócrita y fraudulento de ‘no sectarismo’, toda vida pública y privada y sobre todo la instrucción y educación popular.

El ‘no sectarismo’, como lo entiende el Gran Oriente, es sectarismo anticatólico y aún anticristiano, ateo, positivista y agnóstico, con el traje de ‘no sectarismo.’

La libertad de pensamiento y de conciencia de los niños se ha de desarrollar en ellos sistemáticamente en la escuela y ha de protegerse tanto como sea posible contra las influencias perturbadoras, no sólo de la Iglesia y de los sacerdotes, sino también de los propios padres de los niños, aún, sin es necesario, por medio de la compulsión moral o física.

El Partido del Gran Oriente lo considera indispensable y un camino infaliblemente seguro para el definitivo establecimiento de la república Social universal, etc… (Chaine d’Union, 1889,) páginas 134, 121 y siguientes; 291 y siguientes; Actas oficiales del Congreso Masónico Internacional de París, 16-17 de julio de 1889, 31 de agosto y 1-2 se septiembre de 1900. Rivista Masonica, 1880-1910, citada por Cath. Encyclop.)

Hay, pues, una mentira constitucional, internacional tanto en los Estatutos de la Masonería, como en los labios que, para conquistarse adeptos, comienzan por decir que en la Masonería se respetan todas las religiones y no se trata de religión. ¡Y las primeras víctimas de ese engaño son siempre los mismos afiliados a la Masonería!

1. 71. La tolerancia masónica.- Antifanatismo.


La Masonería hace profesión de observar la más absoluta tolerancia de todas las opiniones y de combatir tenazmente el fanatismo. Veamos si en esto es más sincera y veraz que en sus demás afirmaciones. Tomo las ideas de Copin_Albancelli (La Consp. Juive, páginas 130 y siguientes.)

La Masonería, o más bien el Poder Oculto que la dirige, para hacerla aceptar, invocaba en sus comienzos el espíritu de tolerancia; así lograba que muchos católicos la aceptasen. En seguida combatió a la Iglesia en nombre de la misma tolerancia que le había permitido existir. ‘De suerte que nos es dado asistir a un espectáculo verdaderamente extraño: hay, en efecto, según la Masonería. Dos iglesias por delante: la una digna de odio a causa de su intolerancia: es el Catolicismo; la otra, admirable a causa de su tolerancia: es la Masonería. Es lo que dicen los masones; pero ved lo que pasa en realidad. La Iglesia de la intolerancia existía antes de la que se dice iglesia de la tolerancia. Por tanto, ha tolerado la existencia de ésta. Al contrario, ahora que esta última está constituida, ahora que está en pleno triunfo, es ella la que no permite el mantenimiento de la otra. Es, pues, la Intolerancia la que tolera y la Tolerancia la que no tolera. Y lo que hace más gracia, es que los que se dicen tolerantes y no toleran, en nombre de su tolerancia, no se daban cuenta absolutamente de su intolerancia. Es un poco bufo esto para ser verdad; y sin embargo, es el espectáculo que el mundo entero puede contemplar.

¡Tan profundo es el obcecamiento que resulta de las sugestiones lanzadas en la Masonería por el Poder Oculto! ¿Cómo pueden ser así falseadas las conciencias? Sería cosa imposible de comprender y explicar para mí si la mía no hubiese sido arrastrada, como tantas otras, en el torbellino de demencia, si yo no hubiese sido actor y víctima a la vez.’

El mismo autor, para manifestar hasta dónde llega la intolerancia y el fanatismo que se apodera de los masones a fuerza de las sugestiones que se les hacen, dice más adelante: ‘Yo he oído a esos ‘fanáticos de la tolerancia’, cuando comenzaban a ser furiosamente intolerantes en nombre de su amor desordenado de la tolerancia. He asistido aún a escenas de un cómico irresistible. Una de ellas tuvo por causa el bacalao que ciertos masones confesaban haber comido el Viernes santo de 1884.

El hecho de observar las prescripciones católicas era, en esa época, considerado como un pecado mortal masónico por algunos que se decían apóstoles de la tolerancia. Pues bien, uno de esos avanzados, el Viernes Santo de 1884, pidió en su logia un voto de censura contra los masones que, ‘comiendo bacalao el Viernes Santo, contribuían a mantener los prejuicios de otra edad.’

72.- Contrasentido de las palabras y obras de la Masonería.

Yo pregunto a los masones, pregunto a sus esposas, madres o hermanas, si esa tolerancia, por ese mismo motivo, es cosa desconocida o rara entre nosotros. Ya he dicho antes lo que yo mismo he tenido ocasión de ver y de oír en el ataque que se hizo a la Procesión con que celebrábamos el Centenario de Constantino, ataque que fue fraguado como consecuencia de las predicaciones de la masona Belén de Sárraga y a cuya cabeza había conocidos masones. Esa es la muestra de intolerancia con que combatían la intolerancia de nuestra religión.

En cambio, cuando ellos, o los sugestionados por ellos, hacían desfiles insultando a tirando piedras, los católicos ni siquiera hemos contestado el insulto con el insulto, ni hemos experimentado ese ataque nervioso y frenético que experimenta el masón al ver una imagen o encontrarse con un cura en casa de un enfermo. Mis compatriotas de casi todas las ciudades de Chile, casi con seguridad, podrán atestiguar los mismos hechos y recoger las mismas experiencias. La historia moderna de todas las naciones donde ha denominado la Masonería, está llena de la misma comprobación.

La Masonería, una vez más, hace profesión de una cosa que no tiene intención de practicar, sólo para engañar a los inocentes, que desgraciadamente son muchos en este mundo: hace profesión de tolerancia y es satánicamente intolerante.

1. 73. El furor anticatólico.


¿Quién creyera que, después de tan serias y constantes afirmaciones y protestas de la Masonería y de los masones sobre el respeto a todas las religiones, y sobre que la Masonería no se ocupa de religión, quién creyera, digo, que la preocupación por la religión y el odio por la religión católica llegara a convertirse en furor? Es, sin embargo, lo que se ha visto, no sólo en la época del Terror y de la Comuna, en Francia, en Madrid, en 1834, en Italia, &c., sino lo que existe en ciertos grados, en que se blasfema de Cristo, se blasfema de Dios, diciendo de él que es el ángel o el principio malo; se profanan las hostias consagradas, atravesándolas con un puñal.

Yo mismo he visto un diploma en que se daba poder para fundar logias, diploma sin duda emanado de alguna Gran Logia, con varias figuras o emblemas que manifiestan el espíritu de la logia. Uno de esos emblemas era el del cáliz derramándose y de la hostia atravesada por un puñal; otro, el del mundo con la cruz para abajo; otro, el del Corazón de Jesús con el mote de exsecrandum, &c.

En la recepción de las Elegidas del Rito Paládico Reformado, se enseña a la que va a ser recibida a castigar al traidor Jesús y a matar a Adonaí, el Dios de la Biblia, con su divinidad malhechora, y eso lo hace atravesando la Maestra, y después de ella la iniciada, una hostia con un puñal, en medio de horribles blasfemias, después que se ha garantizado que es una hostia consagrada. En 1894, dice Dom Bénoit, se comprobó, en una iglesia de París, la desaparición de 800 hostias, sacrílegamente robadas por los sectarios para sus misterios abominables (Bénoit, F. M. I, 456.)

11[1] La Revista Católica de El Paso ha dado cuenta que hasta se había prohibido continuar el trabajo para elevar ese monumento.

 

 

   


[Inicio] [ Blog] [Mision] [El Rosario] [Documentos] [Asesorias] [ Política de Privacidad] [Contacto ]

Copyright © 2017 Maria Luz Divina
Impulsada por: TusProductosWeb.com