Wednesday July 26,2017
Iniciar pagina principal Quienes somos y que hacemos Mision principal del sitio en internet Como rezar el santo rosario, oraciones, etc. Base de datos de documentos recopilados Servicio de asesoria via e-mail. Calendario de eventos en el bimestre Personas para establecer contacto
 

  
¡Misterio!
Descorriendo el Velo
de la Masonería
  



» Introducción general

Primera parte:
Introdución

Naturaleza de la masonería

Secretos y Juramentos Masónicos

El fin de la masonería

Formación y funcionamiento de logias

La instrucción masónica

La Masonería y el Catolicismo

Parte Segunda:
La Religión Masónica

La Masonería y la política

10» La Masonería y sus ideales de libertad, igualdad y fraternidad

11» La Masonería y su ideal
de moralidad

12» La Masonería y su ideal
de beneficiencia

13» Doctrinas Filosófica
y Sociales

14» Congreso antimasónico internacional de Trento.
Resumen.

15» Origen de la Masonería
y su relación con otras sectas

16» Parentesco de la masonería con el Judaísmo

17» ¿La Masonería es instrumento del Judaísmo?

18» Medios de Acción de la Masonería

19» Tretas Masónicas:
Mentira e hipocresía

20» La Masonería de Adopción
y Los Lobetones

21» Condenación de la Masonería

22» Resumen de las Condenaciones de la Iglesia

23» Condenaciones de parte
de la autoridad civil

24» Epilogo


» ANEXO A
Imposibilidad de conciliar Fe cristiana y Masonería

» ANEXO B
Declaración sobre la masoneria


 

8.  Parte Segunda:
La Religión Masónica

Autor: Cardenal José María Caro Rodríguez (1924) Fuente: Catholic.net 

1. 74. La religión masónica.

He dicho antes que la Masonería tiene las características de un culto religioso. Hablando de la Masonería Americana de Estados Unidos, Preuss resume las pruebas con estas palabras:

‘Es evidentemente una religión distinta la que tiene sus altares distintos y propios; sus templos distintos y propios; su sacerdocio distinto y propio; y aún su Pontificado supremo propio; sus distintas y propias consagraciones y unciones; su ritual distinto y propio; su culto distinto y propio; su moral distinta y propia; su propia y distinta teoría acerca de la naturaleza del alma humana y de sus relaciones con la Deidad; su Dios propio, distinto y peculiar.

‘Pues bien, todas estas cosas se encuentran en la Masonería. Es, por tanto, la Masonería, una religión distinta.’ El autor prueba cosa por cosa con las mayores autoridades de la Masonería, las de Pike y de Mackey, y termina:

‘Nuestra enumeración no ha agotado los rasgos religiosos de la Masonería. Podíamos haber tratado de sus invocaciones, de sus bendiciones, de su bautismo, de la comunión de los hermanos, de sus himnos, de sus purificaciones, de los báculos usados en los altos grados, &c.; pero no queremos dedicar más tiempo a la prueba de un hecho tan evidente.

Llámese todo, si se quiere, un disfraz religioso; redúzcase todo a una mofa santa, no nos importa la sinceridad o falta de sinceridad de sus protestas.’ La Masonería, hemos visto, es una misma institución en todas partes, y basta leer los ritos de las iniciaciones, para comprender que lo que Preuss dice de la Masonería de Estados Unidos, se encuentra en todas partes. ¡Y sin embargo, la Masonería dice que no se ocupa de religión! ¡Siempre la sinceridad acostumbrada!

1. 75. El culto masónico.


No es fácil decir en pocas palabras lo que se sabe acerca del culto masónico en las logias. La Masonería va introduciendo poco a poco a sus adeptos en el santuario de sus misterios, adaptando a su disposición y preparación la medida en que se la descorriendo el velo. El culto se practica en distintas fases o períodos: Primera fase: aquélla en que se adora al Gran Arquitecto del Universo, que, como he dicho, ha sido ya renegado por el Gran Oriente de Francia.

El adepto se imagina que se trata de Dios, de aquel Ser Supremo que tal vez aprendió a amar y adorar en el regazo de su madre, en la iglesia o en una escuela bien dirigida. El pobrete no se imagina que sólo se trata de un nombre simbólico, con que se encubre la verdadera divinidad. Cuándo y dónde el símbolo no fue ya necesario, se dejó a un lado. Es de advertir que los masones evitan nombrar a Dios, en sus actos oficiales al menos, para no nombrar una falsa divinidad.

1. 76. El Gran Arquitecto.


Segunda fase: aquélla en que se adora a la Naturaleza, o sea, cuando la idea del Gran Arquitecto se traduce en la del Dios-Naturaleza, causa universal de las cosas, tal cual la concibe el materialista, el panteísta o el teósofo, que sólo discuerdan en el nombre y no en la idea que se forman de la primera causa de las cosas. Los doctores masones americanos, tras largas disquisiciones o rodeos, vienen a decir que la divinidad es el principio activo y pasivo, o masculino y femenino, de las cosas.

1. 77. El sol y la vida.


Naturalmente, cuando se habla de la vida, de la fecundidad, &c., luego se presenta el sol, como el agente más activo y más grandioso de la fecundidad y de la producción de los seres, especialmente de los dotados de vida, que ocupan el grado más alto de la universalidad de las cosas. Es muy lógico que al rendir culto a la naturaleza, se tome al sol como su representante y símbolo más caracterizado del Dios-Naturaleza, que adoran los masones, a la par de los salvajes.

1. 78. El culto de la carne.


De ahí el culto de la carne, no hay más que un paso: el sol no es más que un símbolo. Hay algo que se acerca más aún a la manifestación más sublime del dios-naturaleza, de la fuente de la vida y de la inmortalidad: son los principios por los cuales se difunde la vida y se evita que desaparezca, mediante la propagación. El culto de la carne se presenta entonces como el homenaje más natural de los adoradores de la naturaleza en su manifestación más sublime, y con ese culto se llega hasta los cultos paganos, más degradantes y corruptores.

1. 79. Satanás y la Masonería.

Para quitar todo temor, para trastornar todas las ideas que se han adquirido en el contacto con una sociedad cristiana, y borrar aún las resistencias que una rectitud natural podría oponer, en ciertas logias al menos, se rinde culto a Lucifer o Satanás. Según las leyendas masónicas en conformidad con las cuales expuso aquí en Iquique la Belén de Sárraga el pecado de nuestros primeros padres, Satanás es el dios bueno o el ángel de luz, que vino a enseñar a Eva el secreto que había de hacer que el hombre fuera como Dios, seduciéndola carnalmente, conocimiento que ella participó a Adán, después.

¡Cómo entonces los adoradores de la naturaleza no han de manifestar a Satanás su gratitud, por los beneficios que hizo al hombre? Ellos, los albañiles, constructores del gran templo de la naturaleza, después de arreglar a su sabor la narración bíblica, no pueden menos de sentirse llenos de veneración, de amor y agradecimiento hacia el ángel que enseñó al hombre a tener la libertad masónica, despreciando a Dios, y con razón miran a Satanás como a su padre y fundador.

He ahí una breve síntesis del culto de la Masonería. He dicho y repito que muchos masones y aún en muchos grados, no sospechan el sentido oculto de los símbolos que usa, ni lo que se enseña y practica en grados más altos. En la orgía anticatólica en que viven los masones dirigentes o ilustrados, hablan de la diosa-razón, del sios-pueblo, del dios-hombre, o sea, el mismo hombre, &c. Todo viene a ser dios, para ellos, menos el verdadero Dios. Los que todavía no han renegado del Gran Arquitecto del Universo, como los ingleses y muchos americanos, abren sus sesiones, juran, &c., en su nombre, rindiéndole culto.

1. 80. La idea de Dios en la Masonería.


En cuanto al culto de la naturaleza, dice Pike: ‘Hay un Ateísmo meramente formal, que es la negación de Dios en los términos, pero no en la realidad. Un hombre dice: No hay Dios; esto es, no hay Dios que se origine a sí mismo o que nunca fue originado, sino que siempre fue y ha sido, que es la causa de la existencia, que es la Mente y la providencia del Universo; y por tanto, el orden, la belleza y la armonía del mundo de la materia y de la mente no indica ningún plazo o propósito de Divinidad.

Pero él dice, la Naturaleza (significando con esta palabra la suma total de la existencia) eso es poderoso, sabio, activo y bueno; la Naturaleza se originó a sí misma, o sea, siempre fue y ha sido, la causa de su propia existencia, la mente del Universo y la Providencia de sí misma.

Claramente hay un plan y propósito donde se producen el orden, la belleza y la armonía. Pero esto es el plan y propósito de la Naturaleza.’En tales casos, continúa, la negación absoluta de Dios, s sólo formal y no real. Se admiten las cualidades de Dios y se afirma que existen y es un mero cambio de nombre el llamar al posesor de estas cualidades Naturaleza y no Dios. (Preuss, A. F., 157-8.)

Que no sea cuestión de nombre solamente, lo prueba la explicación que el mismo Pike, continúa dando, en la que reduce la trinidad divina del alma, al pensamiento del alma, y a la palabra con que se expresa ese pensamiento.

Nada agregaré a lo dicho sobre el culto de la carne, el culto que la Masonería ha heredado de los antiguos paganos. Preuss y Bénoit traen largas informaciones sobre él en sus obras tantas veces citadas. En Bénoit se verá que hasta en la ceremonia de la sepultación masónica, entra ese culto pagano, velado, naturalmente, con el símbolo. Lo que acerca de esto he sabido por testigos presenciales, me ha horrorizado.

1. 81. El culto del sol y ceremonias masónicas.


Al culto del sol se refieren muchos símbolos o ceremonias que se acostumbran en las logias. Según Mackey, la circumambulación o procesión que se hace alrededor del altar en las logias, en la cual se comienza por el oriente, se encamina hacia el sur y se vuelve por el oeste, es una imitación del curso del sol, y una prueba manifiesta de que los ritos paganos de los adoradores del sol vienen de la fuente común a la cual la Masonería es deudora de su existencia.

‘Sólo la Masonería, dice, ha conservado la primitiva significación, que era una alusión simbólica al sol como fuente de la luz física y la más maravillosa obra del Gran Arquitecto del Universo.’El culto del sol, dice en otra parte, fue introducido en los misterios, no como una idolatría material, sino como un medio de expresar una restauración de la muerte a la vida, tomado de la reaparición en el este del orbe solar, después de su nocturna desaparición por el oeste.

Al sol también, como regenerador y vivificador de toda cosa, hay que atribuir el culto fálico que formaba una parte principal de los misterios.’ Los tres principios oficiales de la logia representan, según el mismo autor, al sol en sus principales posiciones, la salida, el mediodía y la puesta (Preuss, A. F., páginas 120 y siguientes.)

El culto del sol, dice Renán, alto dignatario de la Masonería francesa, era el solo culto razonable y científico; el sol es el dios particular de nuestro planeta.’El Titán o el sol es, , según una profesión de fe de los Jueces Filósofos desconocidos, el solo dios, autor del bien y del mal. El Juez Desconocido (el Juez Supremo) es el sol que debe gobernarlo todo, que debe regir el mundo y hacer la felicidad del género humano’ (Bénoit, F. M., I, 228.)

1. 82. El Culto de Lucifer en la Masonería.


El culto de Lucifer no es tan misterioso que no haya llegado a oídos de los que se han preocupado de la Masonería. ‘En la iniciación del grado de Caballero de la Serpiente de Bronce, se adora a la Serpiente infernal, enemiga de Adonaí, amiga de los hombres, que con su triunfo hará volver a los hombres al Edén. En el 20° grado, el Presidente dice al que se inicia: ‘En el nombre sagrado de Lucifer, desarraigad el oscurantismo.’ Ya sabemos qué significa esa palabra en el lenguaje masónico. ‘Fue Juan Ziska, quien con Juan Huss, dice una hoja masónica, ha echado en Bohemia las bases de la Masonería.

Representaba a Satanás como la víctima inocente de un poder despótico; hacía de él un compañero de cadena de todos los oprimidos. Fue más lejos aún: puso a Satán sobre el Dios de la Biblia. Al antiguo saludo ‘Dios sea con vosotros’, sustituyó éste: ‘Que aquél a quien se hace injusticia os guarde.’ Por eso Proudhom lo invocaba diciéndole: ‘Ven, Satanás, el proscrito de los sacerdotes, el bendecido de mi corazón’ (Bénoit, F. M. I, 460-462.)

‘El Rito Paládico Reformado tiene por práctica fundamental y por fin, la adoración de Lucifer, dice Dom Bénoit, y está lleno de todas las impiedades y de todas las infamias de la magia. Establecido primero en Estados Unidos, ha hecho invasión en Europa y hace cada año progresos espantosos.’ Todo su ceremonial está lleno, como es de suponer, las blasfemias contra Dios y contra Nuestro Señor Jesucristo (F. M., I, Páginas 449 y siguientes.)

Adriano Lemmi, el supremo jefe de la Masonería italiana, ni disimulaba su culto a Satanás. ‘En Italia, dice Margiotta, todos saben que Ariano Lemmi es satanista.

‘En nombre de Satanás envía sus circulares, aunque acomodándose a vecs a la opinión de los imperfectos iniciados; pero basta hojear la colección de su diario reservado a los francmasones para conocer sus sentimientos de ocultismo y de renegado entregado al diablo.

‘Sí, como satanista organizó el movimiento anticlerical y se gloriaba de ello en 1883, haciendo insertar en su órgano oficial, la Rivista della Massonería italiana, (Vol del año 1884, página 306,) esta cínica declaración:

‘Vexilla regis prodeunt inferni, ha dicho el Papa. Pues bien, ¡sí! ¡sí! Los estandartes del Rey de los infiernos avanzan y si no hay un hombre que tenga conciencia de su ser, que tenga amor a la libertad, no hay uno que no venga a alistarse bajo esos estandartes, bajo esas banderas de la Francmasonería, que simbolizan las fuerzas vivas de la humanidad, la inteligencia en oposición con las fuerzas inertes de la humanidad embrutecida por la superstición.

‘¡Vexilla regis prodeunt inferni!… ¡Sí! ¡Sí! Los estandartes del Rey de los Infiernos avanzan, porque la Francmasonería, que por principio, por institución, por instinto, ha combatido siempre y combatirá siempre sin tregua y sin cuartel todo lo que pueda impedir el desarrollo de la libertad, de la paz y de la felicidad de la humanidad, tiene el deber de combatir hoy más enérgicamente y más abiertamente que nunca todos los ardides de la reacción clerical’ (Margiotta, A. L., 168-169.)

1. 83. Palabras interesantes.


Terminaré lo del culto de Satanás con una cita que me parece oportuna: ‘Hace algunos años, dice Copin-Albancelli, una circunstancia me permitió tocar con el dedo la prueba de que hay ciertas sociedades masónicas, que son satánicas, no en sentido de que el diablo venga a presidir las reuniones, como lo pretendía ese mixtificador de Leo Taxil, sino en el de que los iniciados profesan el culto de Lucifer.

Adoran a éste como si fuera el verdadero Dios y están animados de un odio implacable contra el Dios de los cristianos, que declaran ser un impostor. Tienen una fórmula que resume el estado de ánimo; ya no es ‘A la Gloria del Gran Arquitecto del universo’, como en las dos masonerías inferiores; es: G.•. E.•. A.•. A.•. L.•. H.•. H.•. H.•. A.•. D.•. M.•. M.•. M.•.; lo que quiere decir (traducido: ¡Gloria y Amor a Lucifer! ¡Odio! ¡odio! ¡odio! Al Dios maldito! ¡maldito! ¡maldito! ¡maldito!

‘Se confiesa en esas sociedades que todo lo que el Dios cristiano ordena de desagradable a Lucifer; que, al contrario, todo lo que prohíbe, es agradable a Lucifer; que, en consecuencia, es menester hacer todo lo que el Dios cristiano prohíbe y que es preciso guardarse como del fuego que todo lo ordena. Repito que de todo esto he tenido la prueba en mis manos. He leído y estudiado cientos de documentos relativos a una de estas sociedades, documentos que no me es permitido publicar y que emanan de miembros, hombres y mujeres, del grupo en cuestión.

He podido comprobar que esta asociación es una verdadera escuela de lujuria que sobrepasa todo lo que se pueda imaginar (parece que eso agrada a Lucifer) que también se practica allí el asesinato, siempre porque es desagradable al Dios cristiano y agradable a Lucifer…’ (Copin, P. O., 291-292.)

Después de leer todo esto, recuerde el lector que la Masonería sostiene en sus estatutos y por boca de los que le hacen propaganda, que no se ocupa de religión y que respeta la fe religiosa de sus miembros, y vea si encuentra palabra con que calificar ese engaño, cuyas primeras víctimas son siempre sus propios
adeptos.

 

 

   


[Inicio] [ Blog] [Mision] [El Rosario] [Documentos] [Asesorias] [ Política de Privacidad] [Contacto ]

Copyright © 2017 Maria Luz Divina
Impulsada por: TusProductosWeb.com