Wednesday March 29,2017
Iniciar pagina principal Quienes somos y que hacemos Mision principal del sitio en internet Como rezar el santo rosario, oraciones, etc. Base de datos de documentos recopilados Servicio de asesoria via e-mail. Calendario de eventos en el bimestre Personas para establecer contacto
 

  
¡Misterio!
Descorriendo el Velo
de la Masonería
  



» Introducción general

Primera parte:
Introdución

Naturaleza de la masonería

Secretos y Juramentos Masónicos

El fin de la masonería

Formación y funcionamiento de logias

La instrucción masónica

La Masonería y el Catolicismo

Parte Segunda:
La Religión Masónica

La Masonería y la política

10» La Masonería y sus ideales de libertad, igualdad y fraternidad

11» La Masonería y su ideal
de moralidad

12» La Masonería y su ideal
de beneficiencia

13» Doctrinas Filosófica
y Sociales

14» Congreso antimasónico internacional de Trento.
Resumen.

15» Origen de la Masonería
y su relación con otras sectas

16» Parentesco de la masonería con el Judaísmo

17» ¿La Masonería es instrumento del Judaísmo?

18» Medios de Acción de la Masonería

19» Tretas Masónicas:
Mentira e hipocresía

20» La Masonería de Adopción
y Los Lobetones

21» Condenación de la Masonería

22» Resumen de las Condenaciones de la Iglesia

23» Condenaciones de parte
de la autoridad civil

24» Epilogo


» ANEXO A
Imposibilidad de conciliar Fe cristiana y Masonería

» ANEXO B
Declaración sobre la masoneria


 

12.  La Masonería y su ideal de beneficiencia

Autor: Cardenal José María Caro Rodríguez (1924) Fuente: Catholic.net 

1. 144. La honradez masónica.

No había querido tocar este punto, pero como suele ser el más tenido en cuenta por los que dominan las opiniones sociales, cuando se juzga de la moralidad y corrección de los hombres, me es necesario hacerlo, aunque sea brevísimamente.

Repito la advertencia ya muchas veces hecha: No me refiero sino en general a las personas de los masones y sólo a aquéllos que viven masónicamente. Sería injusto si pensara siquiera que tantos y tantos masones, que conozco, en los cuales no han penetrado las doctrinas masónicas, y que las ignoran casi por completo, fueran a manchar su honradez con actos incorrectos; como sería injusto quien atribuyera a la doctrina católica los robos y escándalos que cometen los católicos que no viven como tales, que no conocen, o al menos no practican, las doctrinas que profesan.

145. La Masonería y los bienes de la Iglesia.

Desde luego, hay que notar en la Masonería el ningún respeto por la propiedad de la Iglesia y el plan sistemático de apoderarse de sus bienes, como lo ha hecho en las varias naciones que ha dominado: Francia, Italia, Méjico, Portugal, España, &c., y como se ve que piensan hacerlo aquí mismo mandando hacer la estadística de sus propiedades.

Ya se sabe que en Francia, cuando se hizo la confiscación de los bienes de la Iglesia, se dijo al pueblo que eso iba a ser para dedicarlo a sus necesidades, y es notorio también a qué escándalos dio lugar la liquidación.

Esa explotación de los bienes que los pueblos cristianos han mirado como sagrados basta por sí sola como lección objetiva muy elocuente para quitar el temor al robo; ¡pero ojalá fuera eso sólo!

1. 146. Mentira masónica.


Comentando una circular del Gran oriente de Francia a las logias de su obediencia, en que se les habla de la prudencia, de la ‘obra grande y bienhechora de la Masonería’, Copin-Albancelli hace esta observación, que viene a propósito: ‘La Masonería miente.

Trata de hacer creer que su obra es ‘grande y bienhechora’, que las ideas a las cuales se consagra son ‘nobles y puras.’

Pero los hechos la desmienten; porque hay miembros conspicuos de la congregación masónica que se llaman Wilson; Mayer, antiguo director estafador de la Linterna; Geyer, perceptor, en quiebra de caja; Tomás, el desvalijador de las Iglesias; hay otros en gran número que se cuentan en los panamistas, los suditas, los humbertistas, los defraudadores del sur, los falsificadores de toda especia y los coimeros de toda suerte. ¡Es cosa extraordinaria que una doctrina ‘noble y pura’ produzca tales frutos y en tan gran número!’ (Copin, P. O., 9.)

Los robos y escándalos de Adriano Lemmi, Supremo Gran Pontífice de la Masonería Italiana, han sido públicos, especialmente los fraudes de la provisión de tabacos, de los cuales ya se ha hecho mención, y otros muchos en que anduvo Crispi, Sciarra, Carducci, el poeta de Satanás, &c. Los narra Margiotta, en su obra Adriano Lemmi.

¡Ojalá la Masonería entre nosotros pudiera levantar la frente siempre pura y limpia de esa mancha que se ha echado encima en otras naciones! ¡Ojalá sólo la Iglesia tuviera que temer de las doctrinas que quitan todo temor de Dios y que enseñan al hombre a no combatir ninguna de sus inclinaciones!

1. 147. La beneficencia masónica.


¿A quién no se le ha dicho muchas veces que la Masonería es únicamente una sociedad de beneficencia? ¡Cuántos se habrán imaginado al oírlo que, fuera del socorro mutuo que se promete a los adherentes, la Masonería se ocupa únicamente del socorro de los necesitados con las grandes sumas que reúne!

Desgraciadamente, la Masonería usa tanto, tanto el misterio que, a pesar de que muchos otros secretos se llegan a traslucir por las obras que ejecutan los hermanos, de su beneficencia muy poco, por no decir nada, se trasluce ordinariamente.

No digo que bajo sus auspicios no se hagan obras de beneficencia o de filantropía, como les gusta llamarla.

Las hacen y a veces grandes; pero no con el dinero de la Orden o Hermandad, sino con el que colectan en fiestas, rifas o loterías, &c.

No voy tampoco a negar la generosidad individual de muchos adeptos; pues hay personas que son naturalmente inclinadas a dar y lo harían siendo o no siendo masones.

Pero en Iquique, donde la Masonería está floreciente, con sus cuatro o cinco logias, donde ha reinado durante tanto tiempo, realmente su beneficencia es mucho más misteriosa y secreta que sus conspiraciones contra la Iglesia o sus trabajos políticos, que por algo salen a luz.

1. 148. La generosidad.


Y lo curioso es que lo que me pasa a mí les pasa y les ha pasado a todos los que han puesto alguna atención a las cosas de la Masonería. Ved lo que decía Eckert de su tiempo: ‘Se dice que la beneficencia es el fin de la Masonería. Pero en ninguna parte se comprueba esa beneficencia, que sería el sello distintivo de la Orden.

¿Dónde están, pues, sus larguezas y actos de generosidad en vasta escala?

Jamás se ha visto nada sino cosa muy modesta. Además, esos actos de beneficencia, por mínimos que sean, no han sido sino locales, de ningún modo universales’ (La F. M., I, p. 121.)

Preuss, por su parte, después de un largo estudio de la doctrina masónica, tal cual la expone Mackey, llega más o menos a la misma conclusión: ‘Su caridad, dice, es para el pobre Hermano.•. que ha caído en pobreza o desgracia y para ninguno más.

Si el hermano ha caído en pobreza, no estaba en esa condición al ser recibido. La prosperidad o al menos el bienestar mudado en pobreza, la fuerza de vigorosa humanidad minada por la edad y necesitada, y esto solamente dentro de los límites de la Orden, que rigurosamente excluye de sus filas a las clases necesitadas, ése es el propio campo de la caridad masónica; si algún campo más estrecho de caridad puede encontrarse, señálesele’ (Preuss, A. M., 340.)

1. 140. Falsedad masónica.


Y como el Doctor masón había dicho que la principal beneficencia consiste en los beneficios intelectuales de la Orden, enseñando ‘la verdad de Dios y del alma’; en ‘quebrantar las cadenas del error y de la ignorancia que antes han tenido al candidato en el cautiverio moral e intelectual’, &c., el autor citado hace ver que, dado el secreto que usan las logias con extraños y aún con los propios hermanos de grados inferiores, esa benevolencia o beneficencia es lo más mezquina que pueda darse, ante una necesidad tan universal de luz masónica como la Masonería tiene que suponer.

Por otra parte, lo que ya se ha dicho hasta aquí y lo que ve todo el que quiere abrir los ojos, la conducta bárbaramente cruel de la Masonería para con sus enemigos, hace pensar que la sonada beneficencia masónica ha de seguir el mismo estilo de las demás afirmaciones que hasta ahora se han estudiado.

Cualquiera puede preguntarse: ¿Dónde están las obras de beneficencia masónica? ¿Quién las ha visto?

Fuera de la Masonería Inglesa, que tiene algunas obras de beneficencia, con el auxilio de unos pocos HH.•. ricos, es difícil, si no imposible, divisarlas en otra parte.

1. 150. Formación de una logia.


Como apéndice a esta capítulo transcribiré los siguientes datos sobre la formación de una Logia, que me escribe un amigo en cuya veracidad tengo absoluta confianza:
‘He tenido ocasión de sorprender en su primera reunión a los fundadores de una logia aquí en el norte.

El H.•. fundador era antiguo meritorio militar, decrépito ya; el Secretario, a quien sorprendimos con el maletín de la documentación en la mano, un Visitador de Escuelas que tuvo que salir… los profesores jóvenes podrían contar el porqué; otro de los fundadores, un militar, tal vez el más envuelto en el pavoroso proceso de ha pocos años, y que ha quedado fuera del Ejército porque no hacía honor al uniforme; un Director de Correos, que era una medianía y que tuvo que optar por ocultar las insignias masónicas que ostentaba sobre su abultado abdomen como dije de cadena; un Director de establecimiento de enseñanza y municipal, que era el tony de las sesiones; otro municipal fatuo e ignorante; un profesor que, por desgracia, lo es todavía, de una inmoralidad públicamente escandalosa dentro y fuera de su hogar; cuatro jovenzuelos sin vergüenza, sin educación y sin ley ni Dios, de patriotismo dudoso; un empleado fiscal henchido de orgullo, elevado de la nada, hereje empedernido y envuelto en ruidos procesos… Tales eran lumbreras que pretendían difundir la luz, la ciencia y la filantropía en aquella ciudad.’

 

   


[Inicio] [ Blog] [Mision] [El Rosario] [Documentos] [Asesorias] [ Política de Privacidad] [Contacto ]

Copyright © 2016 Maria Luz Divina
Impulsada por: TusProductosWeb.com