Wednesday March 29,2017
Iniciar pagina principal Quienes somos y que hacemos Mision principal del sitio en internet Como rezar el santo rosario, oraciones, etc. Base de datos de documentos recopilados Servicio de asesoria via e-mail. Calendario de eventos en el bimestre Personas para establecer contacto
 

  
¡Misterio!
Descorriendo el Velo
de la Masonería
  



» Introducción general

Primera parte:
Introdución

Naturaleza de la masonería

Secretos y Juramentos Masónicos

El fin de la masonería

Formación y funcionamiento de logias

La instrucción masónica

La Masonería y el Catolicismo

Parte Segunda:
La Religión Masónica

La Masonería y la política

10» La Masonería y sus ideales de libertad, igualdad y fraternidad

11» La Masonería y su ideal
de moralidad

12» La Masonería y su ideal
de beneficiencia

13» Doctrinas Filosófica
y Sociales

14» Congreso antimasónico internacional de Trento.
Resumen.

15» Origen de la Masonería
y su relación con otras sectas

16» Parentesco de la masonería con el Judaísmo

17» ¿La Masonería es instrumento del Judaísmo?

18» Medios de Acción de la Masonería

19» Tretas Masónicas:
Mentira e hipocresía

20» La Masonería de Adopción
y Los Lobetones

21» Condenación de la Masonería

22» Resumen de las Condenaciones de la Iglesia

23» Condenaciones de parte
de la autoridad civil

24» Epilogo


» ANEXO A
Imposibilidad de conciliar Fe cristiana y Masonería

» ANEXO B
Declaración sobre la masoneria


 

15.  Origen de la Masonería y su relación
con otras sectas

Autor: Cardenal José María Caro Rodríguez (1924) Fuente: Catholic.net 

120. — Diversidad de opiniones

Insensiblemente me he ido alejando de mi propósito, dando mayor extensión de lo que había pensado a este libro, y aunque quisiera terminar aquí, sin embargo hay dos o tres puntos más que creo indispensable bosquejar siquiera ante los lectores que hayan tenido la paciencia de leer lo que precede. Entre ellos está la cuestión del origen de la Masonería, del cual paso a tratar.

Pocos asuntos hay en que haya más diversidad de asertos y pareceres y se haya dado más campo libre, a la invención y a la fábula. Con decir que se le hace subir no sólo hasta N.S. Jesucristo, no sólo hasta la construcción del Templo de Salomón, hasta la edificación de la tore de Babel, sino también hasta Adán, hasta Dios mismo, ya se tendrá una idea del embrollo con que la Masonería ha envuelto su origen ante sus adeptos.

‘Es el oprobio de la Masonería’, dice Mackey (Encyclopedia, 296,) ‘que todavía no haya sido escrita su historia con un espíritu de verdadera crítica; que la credulidad haya sido fundamento sobre el cual se hayan levantado todas las investigaciones históricas masónicas; que los eslabones perdidos de una cadena de evidencia hayan sido suplidos frecuentemente con gratuitas invenciones y que afirmaciones de gran importancia hayan sido apoyadas en testimonios de documentos de cuya autenticidad no se ha probado’ (Cath. Encyc. Masonry, p.772.) El mismo Mackey señala doce opiniones diversas sobre el origen de la Masonería.

121. Origen de su organización

Sin embargo, generalmente entre los hermanos se conviene en que la Masonería azul de los tres primeros grados en su forma actual data de 1717, en que fue reorganizada en Inglaterra por el Presbiteriano Revd. Anderson. Cuatro logias de masones de Londres se reunieron en la Taberna del Diablo, según refiere Mackey en la Encyclopedia of Freemasonry, y constituyeron la Gran Logia, dándole un ritual y una ‘Constitución’.

En Paris, la primera logia se reunió también en una taberna: y las demás que se fueron fundando siguieron esa costumbre, que fue común a otros países de Europa. ‘En América’, continúa Mackey, ‘esa práctica ha cesado sólo en fecha relativamente reciente, y es posible que en algunas aldeas obscuras no haya sido aun abandonada… El primer salón masónico de que haya mención es uno que fue erigido por la logia de Marsella, en Francia, el año 1765… En 1772 la Gran Logia de Inglaterra hizo las primeras diligencias para la construcción de un salón, habiéndose suscrito una considerable suma para ello…’

La palabra Logia, común a todos los idiomas, derivada del inglés Lodge, es prueba, según Mackey, el origen inglés de las logias masónicas de todas partes; lo mismo que la letra G, como sustituta del Y en Yehovah, manifiesta el mismo hecho, aunque sólo en inglés y en alemán venga a representar la idea primitiva de Dios, God, Got.

Pero esa palabra, que para los grados azules suena simplemente Dios y es God, para grados más y para los supremos doctores de las logias, no es más que el resultado de tres iniciales hebreas, G.O.D., de las tres palabras Gomer, Oz. Dabar, que significan respectivamente Sabiduría, Fuerza y Belleza. Y si no fuera por esa coincidencia, esos altos masones no usarían el nombre de Dios, Dod, ni la letra G, que suelen poner en el triángulo de sus logias.

‘Es una singular coincidencia, dice el H. MacClenachan, continuador de Mackey, ‘y digna de meditarse; que las letras que componen el nombre inglés de la Divinidad, sean las iniciales de las palabras hebreas sabiduría, fuerza y belleza, las tres grandes columnas o sostenes metafóricos de la Masonería. Ellas parecen presentar la única razón casi que puede justificar a un masón para usar la inicial ‘G’ en su visible suspensión en el oriente de la logia en lugar del delta. La coincidencia parece ser más que una casualidad’.

Avanzando más en la explicación, los doctores masones llegan a la conclusión de que esas letras representan los poderes prolíficos de la naturaleza, que son el verdadero gran arquitecto de la Masonería. (Preuss, cap. VIII. The God of Freemas.)

Por lo que toca a los demás grados, agregados a los tres primeros reconocidos en la Constitución de la Gran Logia Madre, no entraré a dar noticias de las opiniones que hay sobre ellos.

Pueden verse en algunos de los autores citados. He aquí el resumen de Nesta Webster: ‘Quedan en pie los siguientes hechos: 1) Que mientras la Masonería Británica del Arte seguía las huellas de su origen hasta las guildas o asociaciones de albañiles, los francmasones de Francia de 1737 para adelante, han colocado el origen de la Orden en la caballería de las cruzadas: 2) que fue entre estos masones entre los que se erigieron los grados superiores conocidos como del Rito Escocés; y 3) que, como ahora lo vemos, estos grados claramente sugieren la inspiración de los Templarios (Secr. Soc., etc., p.141.)

No es raro encontrar en los autores las declaraciones de masones o exmasones que atribuyen a los altos grados todos los crímenes y corrupción de que se ha hecho culpable la Masonería; lo que sólo es verdad en el sentido de que el secreto de los altos grados ha fomentado extraordinariamente el espíritu de subversión que en los primeros no está aún muy francamente desarrollado.

122.- Origen de sus doctrinas

Siendo la Masonería un conglomerado de sectas y de grados diversos, formados en distintos tiempos y con ocasiones y tendencias de actualidad muy diversas, se encuentran en ella restos de doctrinas esparcidas en la historia de la humanidad desde los tiempos más remotos hasta los más modernos.

El carácter común a todas esas doctrinas es la oposición más o menos declarada, más o menos completa con los dogmas de la revelación. Como es la Anti-Iglesia, ha ido recogiendo todo lo que la enseñanza cristiana ha repudiado por absurdo o ha condenado como opuesto a la palabra de Dios, y todo lo que la razón humana, abandonada a sí misma, ha inventado en su flaqueza o en su propensión a favorecer los extravíos del corazón humano. Lo vamos a ver en un breve repaso de los principales sistemas de doctrinas. En gran parte lo tomo de Benoit (F.M., II, p.97 y sigs.)

123. — Afinidades con el Protestantismo. ¿Por qué simpatizan? Llama la atención el hecho de que, habiéndose propagado la Masonería por Europa desde la protestante Inglaterra, sin embargo, sea en Inglaterra donde se ha mostrado más pacífica y tolerante, lo mismo que en Estados Unidos. Más aún, se observa en México, en Estados Unidos, en Chile mismo, y creo no equivocarme al decir que en todas partes, por lo que he visto también en Roma, que la Masonería, que hace guerra implacable de calumnias y de violencias, cuando la puede hacer, a la Iglesia Católica, una de suma benevolencia, si no de favores, para con los protestantes, de cualquier secta que sean.

¿Cómo explicar este hecho? La explicación es muy obvia: El Protestantismo es una rebelión contra la autoridad establecida en su Iglesia por N.S. Jesucristo, contenida expresamente en la Biblia, e indirecta y lógicamente es una rebelión contra la misma autoridad de N, S. Jesucristo, El racionalismo y el Deísmo continuaron la obra comenzada por el Protestantismo y la negación del mismo Dios, propiciada por la Masonería o profesada abiertamente por ella es el complemento de esas rebeliones y negaciones.

De ahí es que los masones declaran que el Protestantismo es una media Masonería: ‘El Protestantismo’, decía la revista masónica Latomia, de Alemania, ‘es la mitad de la Masonería’. Por eso decía Eugenio Sué: ‘El mejor medio de descristianizar la Europa es protestantizarla’; y E. Quinet:

‘Para acabar con toda religión he ahí los dos caminos que se abren ante vosotros: Podéis atacar al mismo tiempo que al Catolicismo a todas las religiones de la tierra, y especialmente a las sectas cristianas; en este caso tenéis en contra vuestra a todo el universo. Al contrario, podéis armaros de lo que se opone al Catolicismo, especialmente las sectas cristianas que le hacen guerra; agregando la fuerza de impulsión de la Revolución Francesa, pondréis al catolicismo en el peligro mayor que jamás haya corrido. He ahí por que yo me dirijo a todas las creencias, a todas las religiones que han combatido a Roma.

Están todos, quieran o no, en nuestras filas puesto que en el fondo su existencia es tan inconciliable como la nuestra con la dominación de Roma’. Las sectas protestantes son las mil puertas abiertas para salir del cristianismo’ (Benoit,F.M., II, 264-265.)

He ahí una razón suficientemente poderosa para que la Masonería no sólo no moleste, sino para que ayude al protestantismo y también por lo que, no sólo los simples fieles, sino también los Ministros y Obispos protestantes están en las logias como en su propia casa.

Nadie va a combatir a sus auxiliares, mientras necesita de ellos.

Otra razón de esa diferencia de conducta, es que el católico, al hacerse masón, hace también la apostasía de su fe y necesita acallar los remordimientos y justificar ante su conciencia y ante los demás esa apostasía: de ahí es que tiene que hacer mayores esfuerzos, manifestar mayor odio contra lo que ha dejado, si no quiere volver atrás, con la vergüenza de haberse dejado engañar. He ahí por qué la Masonería pone mayor empeño en fanatizarlo, encendiéndolo en furor contra la que ha dejado; para que le sea más difícil volver a su fe primera.

124. — Relación con otras sectas; con los Templarios

Después de lo que se acaba de decir, no es de extrañar que la Masonería, presente muchas afinidades con el Socinianismo, como lo ha hecho notar Mons. Fava en su ‘Discurso sobre el Secreto de la Masonería’; pues es una de las sectas protestantes más racionalistas.

De los estudios hechos por Webster se desprende que al menos algunas sectas masónicas han heredado doctrinas y prácticas, a veces abominables y criminales, de otras sectas más antiguas mediante las sectas de los Rosacruces o Rosicrusianos y otras sectas anticristianas y satánicas que han practicado el culto de Lucifer y han ejercitado la magia y el maleficio en grande escala.

Véase, por ejemplo, el cap. IV: Three Centuries of Occultism (Tres siglos de Ocultismo.) Entre las sectas con las cuales se enlaza más inmediata y claramente la Masonería está la de los Templarios, que parece han subsistido secretamente después de su abolición en 1312. He aquí el resumen de las afinidades de la Masonería con esta secta; lo que en la Masonería se suele encontrar de común con los Templarios.

La negación de la divinidad de Nuestro Señor Jesucristo, el horror a la cruz, la guerra al sacerdocio católico, la indecencia de ciertas manifestaciones de beneficencia y de amor; el secreto de las reuniones, la adoración de la criatura, la justificación de los medios por el fin y las reuniones en la noche.

De ahí es que los masones son panegiristas de los templarios, y en algunos grados la venganza a la cual se adiestran es contra los asesinos de Jacobo Molay, el Gran Maestre de los Templarios, y el cadáver que se expone en la sala del medio es representación del suyo.

A este propósito dice Ragón, Gran Doctor Masón: ‘Los templarios recibieron en Asia la iniciación con las fórmulas y el velo judaicos. Iniciados desde la institución del Temple, propagaron en Europa los misterios masónicos, y sin duda la práctica secreta de estos misterios habrá servido en Europa de fundamento a la acusación de ateísmo y de irreligión que ha causado su fin trágico…’ (Benoit, F. M., II, p. 135-136. Véase The Cause, p 67; Eckert, II, 19-31.)

125. — Con los Albigenses

El panteísmo y dualismo, el odio al Dios de la Biblia, el odio a Jesucristo y la blasfemia contra El ; la duplicidad de Cristo uno nacido en Belén y el Cristo espiritual de los Albigenses, al cual algunas logias alemanas hacen corresponder un Cristo místico, y muchas otras lo hacen ser simplemente un símbolo de la humanidad del hombre de genio bienhechor, etc., el odio contra la Iglesia Romana y el desprecio de sus sacramentos, especialmente contra el matrimonio, la condenación de la generación y el favor a la licencia de costumbres, en el mismo sentido de los templarios; la doctrina de la transmigración y transformación de las almas, la división en ritos, los tres grados, que en los albigenses eran catecúmenos, creyentes y perfectos, las mismas violencias contra las iglesias y objetos del culto y los banquetes que en algunos grados suelen hacerse en Viernes Santo.

126. — Con algunas sectas árabes

Los que se han dedicado al estudio más profundo de las raíces históricas de la Masonería, no han visto en los Templarios más que un canal por medio del cual han llegado a tomar carta de ciudadanía en Europa, doctrinas y organizaciones del Oriente.

Entre estas sectas seña la Webster algunas que se formaron en el seno del Islamismo y que con sus organizaciones secretas, sus grados, sus doctrinas materialistas o dualistas y con sus prácticas infames y criminales han sido como el preludio de sectas que vemos desarrollarse en el siglo XVIII a la sombra o sobre la base de la Masonería. Tales son: 1)

Los Ismailis, cuyo jefe principal, Abdullah ibn Maymun, fundó la secta de los Batines, con siete grados: un recurso para atraerse adeptos y asegurar su dominación sobre las multitudes, además del secreto, fué la institución de misioneros que hablara a cada cual según conviniera para ganárselo y que con prestidigitaciones, como si fueran milagros, y con la máscara de la piedad y devoción y con discursos enigmáticos, etc., hicieran dóciles las multitudes para trabajar en la ejecución de sus designios. Parece haber servido de modelo a Weishaupt, el fundador de los Iluminados.

Los Kahmahitas, cuyos furores dominaron por un siglo en el seno del Islamismo, hasta que la universal conflagración fué extinguirla en la sangre, es otra de las sectas, cuyas doctrinas y prácticas se ven imitadas en algunas sectas masónicas. Profesaban el dualismo, el doble principio bueno y malo; el comunismo de bienes y de mujeres, y pronto llegaron a ser una terrible banda de asesinos y ladrones, entregados a toda licencia. Su fundador fue Hosein Ahwazi, enviado de Abdallh a Irak de Persia.

Los Fatimitas aumentaron los grados establecidos por Abdullah, elevándolos a nueve. ‘Su método es afiliar prosélitos, como hace notar Claudio Janet, y su sistema de iniciación eran absolutamente los que Weishaupt el fundador de los Iluminati, prescribía a los ‘Hermanos Insinuantes’. Externamente, los prosélitos eran de dos clases, los sabios y los ignorantes.

En los primeros grados, como se observa en la Masonería, se conservaba el respeto a la religión; pero se procuraba ir minando la fe, o con el descrédito de los maestros anteriores, o con poner en igual categoría a todos los profetas, incluso Moisés, Nuestro Señor y Mahoma. Desde el 5º grado para adelante se hacía la obra de destruir directamente toda religión. He ahí el evidente modelo de los Illuminati del siglo XVIII, a los cuales puede ser común esta descripción sumria de Von Hammer:

‘No creer nada y atreverse a todo, fue, en dos palabras, la suma del sistema que aniquiló todo principio de religión y de moralidad y que no tenía otro objeto que la ejecución de planes ambiciosos por medio de dóciles servidores, que, atreviéndose a todo y no sabiendo nada, desde que todo lo consideran como un engaño y quien nada es prohibido, son los mejores instrumentos de una política infernal’.

Los Drusos redujeron a tres los grados; profanos, aspirantes y sabios, y conservaron una especie de culto de la Naturaleza y de Sabeísmo con la fe de los Ismailis en la dinastía de Alí y de sus sucesores y un credo abstruso y esotérico sobre la naturaleza de Dios, que declaran ser ‘La Razón Universal’, que se manifiesta por medo de ‘avatares’. Su catecismo es muy parecido al que usan los masones.

Finalmente, los Hashishiyin o Asesinos, es otra de las sectas árabes cuyas huellas se descubren en las sectas masónicas modernas. Es aquella secta terrible de la cual fue jefe el Viejo de la Montaña.

Tenía siete grados; su secreto para con los profanos era riguroso; conservaban como doctrina fundamental de la secta el Islamismo. Establecieron un verdadero reinado de terror en el Oriente, organizando con el aliciente del Paraíso un sistema de asesinatos sobre la base del fervor religioso, para acabar con todos los que les fuesen contarios. Los Jacobinos del 1793 han sido sus legítimos descendientes (Webster, o.35 y sigs.)

127. Con los Paulicianos y Maniqueos

Con los Paulicianos tiene de común la Masonería las palabras y expresiones mágicas con que encanta y engaña a los sencillos; la pretensión, que suele declarar a veces, de profesar un cristianismo purificado y primitivo, y la exaltación de San Pablo sobre San Pedro, como espíritu más liberal, etcétera. Con los Maniqueos, la Masonería suele profesar los dogmas y usar las prácticas siguientes:

El Dios-Naturaleza, en dos principios, bueno y malo, luz y tinieblas; el espíritu revolucionario, destructor del orden: la guerra a la propiedad, al matrimonio; la satisfacción de las pasiones carnales sin freno alguno; el culto al sol; el horror a la eternidad de las penas y la creencia enl metempsicosis o transmigración de las almas; la negación de la realidad de Cristo, seguida por algunas escuelas masónicas; las palabras seductoras con que se promete la luz, la verdad, etc., para cazar los adeptos; la imitación de las instituciones de la Iglesia, especialmente del bautismo, de la comunión, de la jerarquía, etc., los tres grados fundamentales, que en los maniqueos eran los creyentes elegidos y los perfectos; los tres signos, de la boca, de las manos y del seno.

A causa de la indecencia de este último, las logias lo han suprimido, conservando los otros dos y vestigios del suprimido en los cantos y en algún prado; los juramentos sobre los secretos; el favor y alabanza dados a todas las herejías y el odio a la Iglesia Católica; el duelo en la recepción del maestro y el nombre de hijos de la viuda, recuerdo este último de la viuda rica que adoptó a Manés, fundador del Maniqueísmo.

Las simpatías de la Masonería por el Maniqueísmo son evidentes: Weishaupt, recomendaba a sus adeptos el estudio del Maniqueísmo, y Redarés celebra a Manes como a uno de esos hombres que han querido poner razón y verdad en su fe religiosa.

128. Con los Gnósticos

La afectación de ciencia (gnóstico quiere decir sabio;) la variedad de sectas y tiros; el panteísmo y dualismo, negación de la divinidad de Nuestro Señor Jesucristo; la pretensión de poseer el verdadero cristianismo; la práctica de la magia, que suele recomendarse mucho en ciertas sectas masónicas: la doctrina de la metempsicosis; los signos de reconocimiento; la recomendación de evitar la familia; el comunismo de bienes y mujeres; la rehabilitación y veneración de los grande culpables como Caín, Judas, etc., señalados en la Biblia; la deshonestidad, enseñada y practicada en ciertos ritos o grados, y la licencia general enseñada en todos los grados, etc.

Las mismas analogías se puede decir que se encuentran con las primeras sectas de herejes que se formaron alrededor del cristianismo desde los primeros tiempos y cuyos principales elementos fueron los judíos.

 

   


[Inicio] [ Blog] [Mision] [El Rosario] [Documentos] [Asesorias] [ Política de Privacidad] [Contacto ]

Copyright © 2016 Maria Luz Divina
Impulsada por: TusProductosWeb.com