Tuesday October 17,2017
Iniciar pagina principal Quienes somos y que hacemos Mision principal del sitio en internet Como rezar el santo rosario, oraciones, etc. Base de datos de documentos recopilados Servicio de asesoria via e-mail. Calendario de eventos en el bimestre Personas para establecer contacto
 

  
Respuestas Breves
a Temas Controvertidos
  



24» ¿Cómo Sucede la Excomunión por Aborto?

Cielo y Tierra:
¿de que lado quieres estar?

¿Cuál es la diferencia entre
la paz que se experimenta
con un consejero y la que
trae el Sacramento?

¿Qué le dice la Cruz al mundo actual?

¿Los 3 días de Oscuridad es doctrina católica?

¿Es malo celebrar Halloween?

Mi novio comulga sin confesarse, ¿cómo le explico
que hace mal?

¿Comulgar sin confesarse?

La esperanza de salvación para los niños que mueren
sin Bautismo

No voy a Misa porque los que van se portan mal...

10» Yo no voy a Misa los domingos. Dios es bueno y no
me va a castigar por eso...

11» ¿Hay que ser católico para salvarse?

12» ¿Librerías Católicas?

13» Cambian los dogmas de la Iglesia?

14» ¿Qué son los carismas
del Espíritu Santo? ¿Como saber cuáles son verdaderos?

15» ¿Es malo escuchar cantos protestantes?

16» ¿Puede un Hombre Pecador Ser Infalible?

17» El Dogma De La Inmaculada Concepción En Las Sagradas Escrituras

18» ¿Por qué los católicos
no usan la Biblia en la Misa?

19» Guía de respuestas breves

20» Joseph Ratzinger,
"Sin Dios, hay demasiados infiernos en esta tierra"

21» Respuesta a algunas objeciones hacia los católicos

22» Entrevista a San Pablo

23» Principales acusaciones protestantes

 

 

2. ¿Cuál es la diferencia entre la paz que se experimenta con un consejero y la que trae el Sacramento?

Autor: P. Jacques Philippe | Fuente: la-oracion.com  

En el confesar sus pecados y en el recibir la certeza del perdón, la persona percibe la infinita misericordia de Dios.

Una persona que pasa por un momento difícil y acude a un consejero o «counselor » para hablar de sus problemas, puede obtener una cierta paz, particularmente si se trata no sólo de « desahogarse » (¡lo cual procura una paz poco duradera!) sino de buscar ayuda y consejo.

Por diversos motivos : teniendo la posibilidad de hablar, la persona se siente menos sola para sobrellevar sus problemas, sobretodo si el consejero manifiesta una mirada de benevolencia hacia ella.

Por otro lado, el hecho de expresar lo que uno vive con palabras que otro pueda comprender, permite a la persona que sufre no quedarse sólo al nivel de sus emociones y pensamientos, sino acceder a un punto de vista más objetivo y racional, redimensionar ciertas cosas, tomar una cierta distancia de su vivencia subjetiva. Esto es también fuente de una cierta paz.

Asimismo, es posible que durante este diálogo la persona pueda recibir algunos buenos consejos y comprender mejor cómo encauzar sus decisiones. Se siente, entonces, menos perdida.

Esta paz, incluso aunque permanezca en un nivel humano, no ha de despreciarse; tiene su valor. Lo que acabamos de decir forma parte de la experiencia de un acompañamiento espiritual y en una cierta medida del del encuentro con un sacerdote en la confesión.

En el campo del acompañamiento espiritual, la paz recibida puede ser más profunda y sólida. Se da una gracia particular en el encontrar a la guía espiritual con el sincero deseo de hacer la voluntad de Dios.

«Cuando dos o tres se reúnen en mi nombre, ahí estoy yo en medio de ellos» dice Jesús.

El fin de un momento de acompañamiento espiritual es el de ayudar a una persona, en un momento particular de su vida a percibir mejor la voluntad de Dios. Una luz en este sentido es donada habitualmente, al menos la suficiente para hoy.

Cada vez que una persona entiende mejor qué es lo que el Señor espera de ella, y se compromete en este sentido, recibe una paz. El comprender y el decidirse a cumplir la Voluntad del Padre viene siempre acompañado por la paz.

Una gracia y un don de paz más profunda todavía pueden derivar de la confesión y de la absolución recibida, si este sacramento ha sido vivido con sinceridad y verdad, y con un verdadero deseo de progresar hacia una vida más conforme al Evangelio y un amor de Dios más auténtico.

En el confesar sus pecados y en el recibir la certeza del perdón, la persona percibe la infinita misericordia de Dios, se siente liberada del peso de sus culpas, se da cuenta de que a pesar de su fragilidad y debilidad, es acogida por Dios y que la bendición de Dios reposa sobre su vida.Esto puede ser un gran consuelo y fuente de una profunda paz.

Esta paz deberá después conservarse mediante la fidelidad a la oración y la búsqueda de Dios. Haber recibido esta paz no significa que la persona no tendrá más altos y bajos, combates y luchas, porque son cosas que forman parte de la vida cristiana, pero ha sido de todas maneras un don precioso de Dios.

Una señal de que una cierta paz ha sido verdaderamente don de Dios y fruto de su gracia (y no sólo un tranquilizarse humanamente) es que esta paz impulsa a la gratitud y dilata el corazón hacia un amor más intenso a Dios y más generoso hacia los hermanos.

   


[Inicio] [ Blog] [Mision] [El Rosario] [Documentos] [Asesorias] [ Política de Privacidad] [Contacto ]

Copyright © 2017 Maria Luz Divina
Impulsada por: TusProductosWeb.com