Monday February 27,2017
Iniciar pagina principal Quienes somos y que hacemos Mision principal del sitio en internet Como rezar el santo rosario, oraciones, etc. Base de datos de documentos recopilados Servicio de asesoria via e-mail. Calendario de eventos en el bimestre Personas para establecer contacto
 

  
Dudas:
Acerca de la Santísima Virgen María
  



Sin pecado Concebida

Hasta que Maria dió a Luz

¿Por qué rezar el Rosario?

María, Madre de Dios

María, ¿Será cierto que tuvo más hijos?

La asunción de María al cielo

Explicando la Inmaculada Concepción

La intercesión de María ¿Está fundamentada en la Biblia?

El Rosario ¿Tradición de hombres? ¿Oración Bíblica?

10» La "adoración" a María

11» Cómo y por qué reconoce
la Iglesia las apariciones
de la Virgen

12» Mensaje Pastoral ante
el caso del supuesto
vidente "Betito"

13» La Práctica Canónica en las Apariciones Marianas

14» El Dogma De La Inmaculada Concepción En Las Sagradas Escrituras

15» ¿María es Madre de Dios?

16» "La Virgen Maria, Biblia, Tradición y La Cuestión Protestante"

17» María ... ¿Quién eres?

18» ¿María es intercesora
o sólo Cristo lo es?

19» La Inmaculada Concepción de María

 

 

12. Mensaje Pastoral ante el caso del
supuesto vidente "Betito".

Autor: Fr. Raúl Vera López, O.P. Obispo de Saltillo | Fuente: Pastoral de la comunicación  

Mensaje Pastoral Ante las supuestas apariciones de la Santísima Virgen al joven Alberto Solís..

S.E.R. Mons. Fr. Raúl Vera López, agradece la distribución del Mensaje Pastoral que en este texto se anexa, entre las distintas comunidades, instituciones y diócesis que se han visto involucradas con este fenómeno. 

La justificación para que el obispo diera su palabra, se encuentra sobre todo, en el Canon 375, 386 y 392 del Código de Derecho Canónico. El Vicario General, Pbro. Gerardo Escareño nos recordó que quien preside esta diócesis, como cabeza y maestro, responsable de interpretar correctamente lo que Dios le entrega, así como hacer el juicio sobre los dones que los fieles recibimos, y decidir su autenticidad y aplicación, es el Señor Obispo, motivos que lo obligaron a actuar en el presente caso, sobre todo, para defender la unidad de la Iglesia y promover la disciplina y cumplimiento de las normas. 

El Vicario de Pastoral, Pbro. Francisco Xavier Rodríguez nos habló sobre la oportuna intervención en este caso, como respuesta a minimizar distractores en el proceso del Plan Pastoral que estamos llevando con una evangelización seria, fundamentada y bien programada, con la que queremos lograr una renovación espiritual y evangelizadora, que se lleve a cabo en todas las personas, con un testimonio de vida.

También dijo que hoy se está dando un distanciamiento o alejamiento de Dios (muchos demonios y poca agua bendita) en donde surgen fenómenos paranormales, patológicos o fantasiosos que tratan de llenar vacíos espirituales y morales que se van dando en el seno de nuestro pueblo y que muchas veces tienes su caldo de cultivo en la ignorancia de las personas, falta de una educación sistemática en la fe y una falta de vivencia sólida de la vida cristiana.

Por lo tanto es importante verificar las intervenciones que surjan, pues éstas deben apuntalar, apoyar y sostener los procesos de evangelización y fe, y con ello la conversión de las personas, la conversión de las comunidades y la transformación de las estructuras sociales. 

El padre René Allande Sánchez, Misionero del Espíritu Santo, quien en la parte final de este proceso se integró a acompañar el caso y quien dijo comprobar con mentiras, desobediencia y falta de caridad, la falsedad de lo que el vidente pretende ofrecer. El habló del joven vidente como de alguien manipulado o que hay alguien detrás de él a quien le conviene la división de la diócesis o de la Iglesia, más allá de las fronteras de estas diócesis.

 Tres criterios para distinguir lo falso de lo auténtico en el orden espiritual, dijo son: la humildad, la caridad y la obediencia.

 
Ninguno de ellos tiene el joven. Habló también de la sabiduría de la Iglesia para tratar este tipo de situaciones y de la importancia de entender que los verdaderos estigmas son fruto de la comunión con Cristo resucitado, como experiencia de amor para imitarlo y dar su vida en el servicio; como los beatos y los místicos se hacen en comunión con Jesús.

Recordó que el Santo Padre Benedicto XVI en una audiencia mencionó que la gente puede andar tras este tipo de signos como los que se presentaron en Saltillo, pues se tiene necesidad de comprobar la fe, y eso necesita una espiritualidad y fe más austera, no signos secundarios como los que presenta este joven. 

El sacerdote Pbro. José Luis del Río y Santiago, que comprobó el fenómeno de una imagen que supuestamente sudaba aceite y era también promovida por este mismo joven, que ahora es el supuesto vidente.

Con dicho aceite, el joven acostumbraba a hacer oración y a ungir a las personas que acudían a él y caían en un supuesto descanso espiritual; se dio el caso de que un joven cayó, no en descanso espiritual, sino en signos de posesión diabólica, por lo que lo llevaron con el padre que tuvo que hacer una oración y un exorcismo por este joven.

A raíz de esto, el padre pidió que le llevaran esa imagen a la parroquia. Describió la manera en que examinó la imagen correspondiente durante 15 días durante los cuales dejó de "sudar" aceite. Posteriormente entregó la imagen seca al joven, en una vitrina sellada y cuando le avisaron que la imagen tenía aceite, descubrió que el sello había sido violado.

Él descubrió que en el joven había un afán de poseer poderes, una desobediencia y muchos engaños, con los que concluye que no hay autenticidad en los hechos extraordinarios que se presentan en torno a él. 

El obispo ha pedido a las personas que están cerca de él, que le ayuden y acompañen, así como ha pedido que el padre Allande lo acompañe espiritualmente. Dijo creer que necesita una ayuda profesional.

Que el joven es muy aficionado a leer todo lo que sucede en cuanto a visiones y apariciones. El cree que hay personas que han entrado en eso de buena voluntad, entre ellas mucha gente que tiene carencias para atender su salud, entre otras, por lo que acude a Dios para resolver las necesidades que tienen para poder crecer como personas y desarrollarse dentro de la sociedad. Su mensaje es el siguiente: 

Mensaje Pastoral
 
Ante las supuestas apariciones de la Santísima Virgen 
al joven Alberto Solís 


El Espíritu Santo "distribuye sus dones a cada uno según quiere" (1Cor., 12,11), reparte entre los fieles de cualquier condición incluso gracias especiales. Estos carismas, tanto los extraordinarios como los más sencillos y comunes, por el hecho de que son muy conformes y útiles a las necesidades de la Iglesia, hay que recibirlos con agradecimiento y consuelo. 

Los dones extraordinarios no hay que pedirlos temerariamente, ni hay que esperar de ellos con presunción los frutos de los trabajos apostólicos, sino que el juicio sobre su autenticidad y sobre su aplicación pertenece a los que presiden la Iglesia (cf. 1Tes., 5,19-21). (Cf. Concilio Vaticano II. Constitución Lumen Gentium n. 12). 

Con estas palabras de las enseñanzas de la Iglesia, acerca de uno de los deberes del obispo, que he tomado de los documentos del Concilio Ecuménico Vaticano II, quiero fundamentar mi responsabilidad, como obispo que preside esta Diócesis, ante el caso del supuesto vidente "Betito". 

La Iglesia en su recorrido histórico, fiel a su fundador, y con un profundo respeto por la persona humana, sigue atenta, con paciencia y prudencia a este tipo de fenómenos, cuidando de no perder la objetividad, sin dejarse influenciar por lo extraordinario de los signos y las adhesiones, más o menos numerosas de fieles. 

Los criterios con que debe actuar el obispo, emergen del evangelio mismo, en donde la criatura humana aprende a conocer sus límites delante de Dios, de manera que cuando aparecen signos que pueden provenir del cielo, lo primero que se debe hacer es comparar las actitudes de la persona que asegura estar recibiendo esos signos o mensajes del cielo, con las actitudes que nos enseña el evangelio: humildad acompañada de mucha discreción, obediencia, amor, apego a la verdad, prudencia, sentido de justicia y todas las virtudes. Venga este mensaje de parte de Jesús, de la Santísima Virgen, de alguno de los santos o de un ángel. 

La vida y las actitudes de la persona vidente, son un criterio fundamental para juzgar de la autenticidad o no de sus visiones o mensajes, es la virtud de la persona vidente, la que da la base al juicio de la Iglesia. Ante este criterio, los signos extraordinarios son muy relativos, por impresionantes que aparezcan. Cuando los fariseos pidieron a Jesús, signos extraordinarios para creer en Él, el Señor se negó rotundamente a caer en su juego.

Curiosamente, el Diablo le había pedido, además de adorarlo a él, realizar este tipo de signos (Cf. Mt 4,1-11) en las tentaciones que le puso en el desierto. De modo que, lo extraordinario de los signos no es un criterio determinante para saber si un mensaje viene o no del cielo, tenemos que fijarnos en las virtudes del vidente. 

Otro criterio que se guarde en el discernimiento de la veracidad de estos mensajes es el hecho de que Dios envió al mundo, por medio de su Hijo, Nuestro Señor Jesucristo, su palabra definitiva, como lo dice capítulo primero de la Carta a los Hebreos.

En las Sagradas Escrituras y en lo que se llama la Tradición viva de la Iglesia, que es la transmisión oral de esa misma palabra de Dios, los fieles encuentran una enseñanza definitiva de lo que Dios, asistiéndonos por medio del Espíritu Santo, quiere que conozcamos, para aplicarlo a nuestra vida personal y utilizarlo, como comunidad humana, en la administración y organización del mundo, desde la más pequeña célula que es la familia, hasta la organización social más amplia, en sus niveles local, nacional o internacional. 

A partir de que vino Jesucristo al mundo, todo mensaje privado que Dios quiere dar a una persona o a un grupo de personas, la Iglesia lo tiene que ver desde el punto de vista de la Revelación Pública, que así se le llama a todo lo que conocemos directamente del Señor Jesús, y que nos ha sido transmitidos por medio de los Evangelios, en las cartas y escritos de sus apóstoles y en la palabra viva de la misma Iglesia.

La Iglesia constantemente ha penetrado a través de la historia en lo que Jesús ha dicho y hecho, esta es la principal luz que la ha guiado en sus casi 2000 años de vida. Y comprende que Dios, sólo en circunstancias muy particulares y porque así lo ha considerado oportuno, para bien de toda la humanidad, o de una región del mundo, ha dado mensajes muy precisos y rodeados de una grande austeridad. 

Durante dos años he seguido con atención el caso del joven Alberto Solís, que asegura estar recibiendo mensajes de la Virgen María. Para ello pedí al padre Emeric Le Bigot que estuviera cerca de él, lo cual realizó con mucha responsabilidad durante poco menos de un año.

Esto no le fue fácil porque al joven Alberto empezó a faltar al espíritu de obediencia y a resistirse a colaborar con las disposiciones del padre, para crear las condiciones que se tenían que dar, en orden a hacer posible un discernimiento serio, acerca de la autenticidad de los supuestos mensajes y el aspecto verdaderamente sobrenatural de los signos que los acompañaban. 

La dificultad principal se refería a que él debía tener en torno un ambiente más privado, y cuando el padre Emeric pidió a quienes acudían a su casa a rezar los rosarios, que dejaran de asistir al espacio donde se daban los fenómenos (éxtasis, aromas perfumados, pétalos marcados y supuestas lluvias de escarcha), que acaecían en un cuarto aparte, Alberto dijo al padre que la Virgen la había dicho en un mensaje, que estaba disgustada con él, porque él estaba intentando impedir la divulgación de los mensajes. 

Ante estas dificultades, yo opté por no asignarle a otro sacerdote y así, Alberto estuvo acompañado por un grupo de laicos, hasta mediados del mes de mayo de este año, cuando decidí nombrar al padre José Luis Ortiz Leal para que lo acompañara, pues Alberto estaba ya convocando al evento del próximo 2 de agosto, en la Carbonera. 

En vista de que dicha convocación ha adquirido una dimensión muy considerable en cuanto al número de personas y los espacios geográficos a donde está llegando, me he visto en la necesidad de realizar una investigación seria, documentando información de testigos que han estado muy cerca de él, para valorar la veracidad de este fenómeno, en cuanto a su procedencia sobrenatural. 

Tratando de respetar en todo a la dignidad de la persona de Alberto, como pastor de la Iglesia, para cumplir con mi deber de cuidar de la porción del Pueblo de Dios a mi confiado, y a todas aquellas personas, que viniendo de otras Diócesis, puedan ser afectadas en su fe, debido al engaño, es mi deber decir lo siguiente: 

Los criterios arriba señalados, para discernir sobre la veracidad que tienen los mensajes y los signos que los acompañan, en el caso del supuesto vidente Alberto Solís, no se cumplen ni en cuanto a la persona, ni en cuanto a la consonancia con la Revelación Pública de la Iglesia. 

En cuanto a la persona: Alberto ha caído en la mentira, la simulación y el engaño. Ha intentado hacer público que algunas hostias sangran en su boca.

Se ha realizado un análisis del ADN de la sangre y la saliva que impregnaban una de esas hostias sangrantes, que el mismo Alberto sacó de su boca, a petición del Padre José Luis Ortiz. De este análisis se encontró un único perfil genético de la materia humana que había en su boca. Esa materia humana (saliva y sangre) pertenece a Alberto. 

Pretende tener estigmas, cuando hay dos testigos que lo han visto acudir a un establecimiento de tatuajes, pretendiendo que se le hicieran unas marcas visibles en las manos.

Cuando se le habló de los métodos que existen para adquirir esas marcas indelebles, eligió que fuera con la técnica "Branding", que deja unas señales cóncavas. No se las hicieron, porque en esa época, noviembre o diciembre del año pasado, era menor de edad.

En marzo volvió al mismo establecimiento a preguntar cuánto costaría que se le realizaran unas perforaciones en las manos; sólo preguntó por el precio y se salió. 

A lo largo de la investigación con testigos, existen otras situaciones en donde el cayó en simulación y mentira. Como ya dije antes, el modo de actuar y de vivir del vidente, son fundamentales, por encima de los signos extraordinarios. 

En cuanto al respeto e integridad de la Revelación Pública de la Iglesia, en contra de la austeridad que caracteriza a las poca revelaciones privadas, que la Iglesia ha reconocido a lo largo de la historia como verdaderas, en el caso del Señor Alberto existe una tremenda manipulación de sus éxtasis y sus mensajes, que proliferan hasta tocar el ridículo, pues se han dado casos en que en cuestión de minutos, cambia lo que había pedido antes la Virgen y existe evidencia que él maneja muchas veces a la Virgen con los supuestos mensajes, para su propia conveniencia. 

Por ello le entregué una carta el 8 de julio pasado en donde, entre otras cosas, le expreso lo siguiente: 

Quiero hacerte una reflexión, una exhortación y una amonestación. 

Mi reflexión: tú realizaste la convocación del 2 de agosto del año pasado en base a un supuesto mensaje de la Virgen, de que haría que el sol girara o danzara. Con esta señal la gente comprendería que la Virgen estaba ahí con ellos, cerca de ellos, lo que significaba que los ahí presentes recibirían muchas bendiciones. 

La señal externa que tu prometiste a nombre de la Virgen, como transmisor de su mensaje, no se dio, porque ese día estuvo nublado y no salió el sol, incluso hubo lluvia. Sin embargo, sí hubo signos también externos, que reflejaron una situación interna tuya, porque tú estuviste actuando en contra de los mandamientos de Dios, especialmente el que se refiere a no decir mentiras. 

Primero: porque si verdaderamente la Virgen te hubiera dicho que se iba a dar esa señal, hubiera sucedido, pero no fue así. Ante esto, uno de ustedes dos mintió, tú o la Virgen. Como la Virgen está en el cielo y no puede mentir, porque allá no hay nada imperfecto, es evidente que tu fuiste el mentiroso y que nunca recibiste mensaje alguno de la Virgen. 

Segundo: también mentiste, diciendo que tenías permiso del Padre Emeric para hacer llevar la Eucaristía a tu casa ese día, y obligaste bajo esa mentira, a que una persona ministro de la Eucaristía, llevara y expusiera la Eucaristía en tu casa, sin contar con el permiso de su respectivo párroco. En esos días, tanto el Padre Emeric como la persona ministro me comunicaron lo que sucedió. El padre nunca te había concedido ese permiso. 

Fíjate lo que estás haciendo, promueves una religión cristiana de apariencias externas, descuidando en ti mismo las virtudes cristianas, como es la de actuar siempre con apego a la verdad. Si tu, ese día 2 de agosto de 2006, utilizaste la mentira, ¿quién nos garantiza que no la has seguido utilizando todo este tiempo? 

Mi exhortación: nuevamente te pido que le des importancia a lo que te hace crecer como persona y te preparará a ser un buen cristiano en tu vida. Necesitas crecer en el ambiente normal que da la educación progresiva y continua que te ofrecen las escuelas y las universidades. El hecho de que no tengas la disciplina del estudio y el aprendizaje formal para prepararte a desempeñar un trabajo, te deja mucho tiempo al ocio y a la dispersión intelectual y espiritual. 

Mi admonición: te amonesto, te pido, te ordeno, que no sigas convocando a estas supuestas manifestaciones extraordinarias de la Virgen María, como ya lo hiciste el 2 de agosto pasado en tu casa, y ahora lo estás haciendo para la Sierra de Arteaga. Una mentira lleva a otra: hace un año no sólo manipulaste a la Virgen María, sino que manipulaste también la Eucaristía. La manipulación de las cosas sagradas es una falta grave contra Dios y contra la Iglesia de Nuestro Señor Jesucristo. También con todo esto estás manipulando el sentido religioso de los fieles, y yo como pastor debo protegerlos de estos abusos. 


Es muy importante que todos los fieles que están siendo convocados conozcan todo esto, para que sepan que están entrando en un asunto que si no se detiene, puede convertirse en un cisma en la Iglesia Católica, pues las irregularidades que ya ha cometido el joven Alberto Solís, si no asume una actitud de obediencia lo exponen a recibir sanciones muy serias, y si siguiera con una actitud contumaz, lo orillarán a formar un grupo fuera de la Iglesia Católica. 

En mi oración están presentes tanto Alberto como quienes lo están siguiendo hasta ahora, y pido la poderosa intercesión de la Santísima Virgen María, para que todos caminemos unidos en la única Iglesia que ha fundado nuestro Señor Jesucristo, en la verdad que conocemos por la fe, y vivimos en la caridad. 

Los bendigo y los abrazo con un grande afecto. 
Saltillo, Coah., 13 de julio de 2007 

Fr. Raúl Vera López, O.P. 
Obispo de Saltillo 
PASTORAL DE LA COMUNICACIÓN
Directo (52.844) 412.0474 

   


[Inicio] [ Blog] [Mision] [El Rosario] [Documentos] [Asesorias] [ Política de Privacidad] [Contacto ]

Copyright © 2016 Maria Luz Divina
Impulsada por: TusProductosWeb.com