Monday April 24,2017
Iniciar pagina principal Quienes somos y que hacemos Mision principal del sitio en internet Como rezar el santo rosario, oraciones, etc. Base de datos de documentos recopilados Servicio de asesoria via e-mail. Calendario de eventos en el bimestre Personas para establecer contacto
 

  
La Religión Verdadera
y el Ecumenismo
  



No me impongas tu verdad

¿Son lo mismo todas las religiones?

¿Para qué me sirve ser cristiano?

Occidente ha Deformado las Místicas Orientales

¿Son iguales todas las religiones?

¿Se podría saber de dónde salen tantas sectas?

La verdadera Sayyida

La decadencia de un imperio

El caso de los "sacerdotes disidentes"

10» El estallido religioso

11» El magisterio oral
de la Iglesia

12» La Biblia y la Tradición

13» Apologética y ecumenismo en el contexto actual

14» La división religiosa

15» Dos caras de la misma medalla

 

 

6. ¿Se podría saber de dónde salen tantas sectas?

Autor: Oscar Gerometta  

Asistimos a un estallido religioso que ha dado origen a cientos de grupos.

Publicado en Reflex noviembre 1992

Algunas veces, tanto en el campo como en los parques suficientemente grandes, es posible asistir a un espectáculo curioso: el "estallido de los hormigueros":

Cuando se conjugan condiciones climáticas propias del despertar post-invernal se produce el incremento de la actividad en las colonias de hormigas, dando como resultado la multiplicación de estos hormigueros en cuanto rincón de tierra se encuentra a disposición.

Algo semejante está ocurriendo en Occidente desde mediados del siglo XIX, estamos asistiendo a un fenomenal estallido religioso que ha traído como consecuencia la atomización de la experiencia religiosa en cientos, miles de pequeños hormigueros, que como aquellos de la primavera, están sometidos a distintas alternativas de crecimiento.

Para continuar con el símil, tendríamos que hablar de dos "primaveras" o estallidos. Una primera conjunción de situaciones se registró durante la primera mitad del siglo pasado en Estados Unidos, lo que se denominó "el gran despertar religioso", consecuencia directa del pietismo luterano, que como un incendio se extenderá a otros movimientos religiosos, sobre todo aquellos más anárquicos e indisciplinados, dando rápidamente origen a multiplicidad de predicadores que recorrerán el país del Norte proponiendo una religiosidad fuertemente subjetiva, centrada en la búsqueda obsesiva de una santidad personal perfecta obtenida a través de una moral de corte puritano, urgida por el temor a la inminencia de la llegada del fin de los tiempos.

Durante un período de más de 70 años, a través del siglo XIX fueron surgiendo miles de grupos distintos y dispersos, es en estos grupos, en su intrincada interrelación y evolución, en donde se originan las sectas de doctrina u origen cristianos que conocemos hoy:

Pentecostales, Evangélicos, Asambleas de Dios, Testigos de Jehová, Mormones, Ciencia Cristiana, etc. Algunos de ellos no se pueden considerar cristianos, como es el caso de los Testigos de Jehová y los Mormones, pero de cualquier modo, todos ellos reciben el tronco central de su doctrina de las iglesias de la Reforma del siglo XVI y se insertan con comodidad en un contexto cristiano.

Se podría decir que estos grupos son el producto último de la disgregación religiosa que el principio del subjetivismo religioso, expresado a través de la doctrina de la libre interpretación protestante, llevaba implícito.

Nuestra segunda "primavera" tendríamos que situarla alrededor de los años ´70, luego de la Segunda Guerra, y cuando la utopía del progreso comenzaba a resquebrajarse, coincidentemente con el fracaso del ideal cientificista que todo lo podía; en el orden del pensamiento, el racionalismo ha dado lugar a un creciente agnosticismo que estudia más los límites del razonamiento que el razonamiento en sí mismo.

En este clima de decepción e inseguridad, pero aún dentro de una situación de hedonismo creciente, comienzan a llegar a los Estados Unidos, en buena parte vehiculizados por su creciente intervención en Asia, una serie de ingredientes de origen oriental (hinduísmo, yoga, budismo zen, técnicas de control mental, etc.) que amalgamados con elementos autóctonos como el espiritismo, el pragmatismo y las técnicas de marketing, darán lugar a la aparición de una gran cantidad de grupos orientalistas cuya expansión todavía es imprevisible.

Es en este segundo estallido en donde aparecen la Misión de la Luz Divina del Gurú Mahará Ji, el Hare Krishna, los Niños de Dios, la Cientología, el New Age, etc.. Son grupos sincréticos, que si bien toman algunos elementos del cristianismo, no son cristianos ni por su origen, ni por su tronco doctrinal; son grupos netamente neo-paganos, es decir, caracterizados por la recuperación de una religiosidad pagana pre-cristiana.

Estos grupos se encuentran en pleno proceso de expansión y consolidación, muchos de ellos aún no han superado la primera etapa del proceso de gestación descrito por Vidal Manzanares (Nacimiento, Consolidación, Transformación).

Durante los últimos años, se ha registrado el agregado de nuevos elementos a este cóctel neo-pagano, provinientes del paganismo europeo pre-cristiano, los grupos ocultistas y esotéricos, la "ovniología", las medicinas alternativas, y el islamismo; dando lugar a multiplicidad de nuevos grupos y asociaciones que no necesariamente se presentan como religiosos.

Pero, no hay que temer, estamos por ingresar en la Era de Acuario, era de la armonía y la concordia, de la síntesis; es de esperar que en los comienzos del tercer milenio, cuando la Flota de la Alianza Intergaláctica concrete nuestra incorporación a la Federación de Mundos Libres, esta multiplicidad se sintetice en unidad, que los miles de hormigueros que hoy día atacan la conciencia y la integridad de nuestra cultura se reúnan en un único y gran hormiguero, el de la Nueva Conciencia Planetaria. 

¿No hay qué temer?

¡Dios nos libre!

   


[Inicio] [ Blog] [Mision] [El Rosario] [Documentos] [Asesorias] [ Política de Privacidad] [Contacto ]

Copyright © 2017 Maria Luz Divina
Impulsada por: TusProductosWeb.com