Tuesday June 27,2017
Iniciar pagina principal Quienes somos y que hacemos Mision principal del sitio en internet Como rezar el santo rosario, oraciones, etc. Base de datos de documentos recopilados Servicio de asesoria via e-mail. Calendario de eventos en el bimestre Personas para establecer contacto
 
San José - El mas santo de los antos

  


NOVENA DE SANTA MARIA DE GUADALUPE
En Honor de nuestra Madre
  

Dedicatoria

»  Propósito de la Novena

»  Oración Inicial para todos los días

»  Oración Final para todos los días


1»  Día Primero

2»  Día Segundo

3»  Día Tercero

4»  Día Cuarto

5»  Día Quinto

6»  Día Sexto

7»  Día Séptimo

8»  Día Octavo

9»  Día Noveno


»  Consagración de los Hogares a la Virgen Santa María de Guadalupe

»  Oración por las Vocaciones

»  Oración a San Juan Diego

 

 

Novena de Santa María de Guadalupe
1» Día primero

Autor: P. Manuel Canal Montañés

Introducción

Virgen Santa María de Guadalupe, Madre de Dios y Madre nuestra; tú, la primera creyente y la primera peregrina de la fe, que en el silencio fuiste acariciando el misterio que crecía dentro de ti, e ibas estirando más el alma por aquellos nueve meses en los que Dios latía en tu sangre; meses largos y cortos, dulces y llenos, porque sabías que un Dios nuevo se estaba haciendo carne de nuestra carne para habitar nuestra Tierra y tú eras la afortunada en prestarle la suya. Tú serías Madre, y Él, tu hijo y al mismo tiempo tu Dios.

Por eso déjanos recoger, en nueve días, el asombro y el milagro de cómo, entre rosas, allá en Tepeyac nos diste a luz en la fe al Hijo y te nombraste Madre. En Belén, los ángeles encendieron estrellas; en Tepeyac, bajo tus plantas florecieron rosas. ¡Qué hermosa paz!

LECTURA

Lc 1,26-27

«Dios envió al Ángel Gabriel a un pueblo de Galilea llamado Nazaret, a visitar a una doncella, prometida a un hombre de la estirpe de David de nombre José; la joven se llamaba María».

Texto guadalupano


«En 1531, suspendida la guerra y en paz los pueblos, una mañana de diciembre la Virgen María se le apareció a un pobre indito que se dirigía a atender los cultos divinos a la ciudad de México; el indito se llamaba Juan Diego».

REFLEXIÓN


Déjanos, Santa María de Guadalupe, en esta primera tarde de tu novena, acercarnos a ti con humildad agradecida, por el inmenso favor que nos otorgaste al elegir nuestro suelo de México para visitar al Continente Americano, convirtiéndote así en la Primera Evangelizadora de México y América. Y si en Belén trajiste a Cristo Jesús al mundo, ahora en Tepeyac llegaste con Él al Nuevo Mundo. Y sigues, Madre Santa María de Guadalupe, acompañando al Hijo en los trabajosos nacimientos de Jesús en las almas. El hombre encuentra su sitio junto a Cristo por medio de ti, María.

Gracias, Madre Virgen de Guadalupe, porque te atreviste a ser india y morena, en nuestra tierra morena y nueva. Gracias por venir embarazada a dar a luz a tu Hijo en la fe, al corazón de América, al México de tu corazón.

Gracias, porque cuando los hombres llegaban a las Américas con sueños inconfesables de riquezas, poderío, ambiciones y egoísmos, tú, Santa María de Guadalupe, llegaste con amor y rosas a hacernos hijos tuyos, y fue tu amor el que dio a luz la nueva raza. Tú, que nos trajiste a tu Hijo, ayúdanos, Madre, a llegar a Él.

PRECES


Oremos a Santa María de Guadalupe, Madre de Dios y Madre nuestra, para que Ella nos ayude en el camino de la fe; en la noche oscura de la fe y en el radiante día de la Fe. Ella, la siempre llena de Gracia porque estaba llena de vida, llena de amor; a Ella la siempre fiel, digámosle:

-Santa María de Guadalupe, aumenta nuestra fe.


 Por nuestros hogares, para que en ellos reinen la fe, la armonía, el diálogo, la comprensión, el amor y la caridad cristiana, y se ore, luche y trabaje para imitar las virtudes del hogar de Nazaret. Oremos.

-Santa María de Guadalupe, aumenta nuestra fe.


 Por las madres, los padres y los hijos, para que unidos todos en el amor aprendamos y sigamos creciendo en el conocimiento de la fe y demos testimonio de ella en nuestras vidas. Oremos.

-Santa María de Guadalupe, aumenta nuestra fe.


Para que la Virgen Santa María de Guadalupe infunda, en cada uno de nosotros y en cada familia, su huella de Mujer, Hija, Madre y Esposa que arome, sea norte y estrella que guíe nuestras vidas. Oremos.

-Santa María de Guadalupe, aumenta nuestra fe.


-Se rezan tres Avemarías.

-En silencio pídanse las gracias que deseemos alcanzar en esta novena.

-Se reza la oración final para todos los días.

 

   


[Inicio] [ Blog] [Mision] [El Rosario] [Documentos] [Asesorias] [ Política de Privacidad] [Contacto ]

Copyright © 2017 Maria Luz Divina
Impulsada por: TusProductosWeb.com