Tuesday June 27,2017
Iniciar pagina principal Quienes somos y que hacemos Mision principal del sitio en internet Como rezar el santo rosario, oraciones, etc. Base de datos de documentos recopilados Servicio de asesoria via e-mail. Calendario de eventos en el bimestre Personas para establecer contacto
 
San José - El mas santo de los antos

  


NOVENA DE SANTA MARIA DE GUADALUPE
En Honor de nuestra Madre
  

Dedicatoria

»  Propósito de la Novena

»  Oración Inicial para todos los días

»  Oración Final para todos los días


1»  Día Primero

2»  Día Segundo

3»  Día Tercero

4»  Día Cuarto

5»  Día Quinto

6»  Día Sexto

7»  Día Séptimo

8»  Día Octavo

9»  Día Noveno


»  Consagración de los Hogares a la Virgen Santa María de Guadalupe

»  Oración por las Vocaciones

»  Oración a San Juan Diego

 

 

Novena de Santa María de Guadalupe
7» Día Séptimo

Autor: P. Manuel Canal Montañés

INTRODUCCIÓN

Virgen Santa María de Guadalupe, Madre de Dios y Madre nuestra; tú, la Madre del Amor Hermoso y la Llena de Gracia y Amor, escucha nuestro clamor y gemido de desterrados, y tú, que acompañaste y fuiste compañía de Dios Hombre y en Él has quedado hecha Madre de todos; tú que hiciste posible que la Sangre y la sonrisa amiga de Dios nos salvaran del pecado original, enséñanos ahora, Madre, a amar a Dios como tú lo amaste.

LECTURA

Lc 1, 46-48

«Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios mi Salvador; porque se ha fijado en su humilde esclava. Y desde ahora me felicitarán todas las
generaciones, porque el Poderoso ha hecho tanto por mi».

Texto guadalupano

 «Bien está, hijito mío; volverás aquí mañana para que lleves al Obispo la señal que te ha pedido; con eso creerá y acerca de esto ya no dudará, ni de ti sospechará, y sábete, hijito mío, que yo te pagaré tu cuidado y el trabajo y cansancio que por mí has impendido; vete ahora, que mañana aquí te aguardo».

REFLEXIÓN

Virgen Santa María de Guadalupe, cuyo amor por tus hijos más pequeños de México logró el milagro de que vinieras a esta tu tierra, casa y corazón mexicano, y que te quedaras aquí, entre nosotros, como prometiste a Juan Diego -«aquí te aguardo»-, te suplicamos, Señora, que sigas con nosotros cada día, haciendo tu camino desde Nazaret, que significa «flor» -y entre rosas te apareciste en Tepeyac-, hasta Belén, que significa «casa del pan»- y el Pan de Vida, tu Hijo, nos trajiste desde el Cielo y así, Santa María de Guadalupe, tú te encargaste de poner la mesa y el pan a los más pobres y pequeños de tus hijos.

Escucha el clamor de nuestras hambres. Madre, todos tenemos hambre, Virgen de Guadalupe. El mundo entero tiene hambre del Pan que da la Vida y fortalece el Amor, el Pan de Vida eterna.

Concédenos tener siempre hambre de ese Pan y de tu amor, que tanto los necesita el mundo entero, acosado por tanta injusticia, violencia, egoísmo y desamor como nos rodea.

Señora, nos concediste el gran regalo de tu visita y no llegaste sola, nos traías a tu Hijo, que engendraste también en nuestras vidas y en la historia de nuestra Nación.

Sigue ayudándonos y acompañándonos a celebrar el milagro cotidiano de dar a luz a tu Hijo en cada vida y cada corazón; en cada hogar y en cada familia mexicana y del mundo entero. Permítenos, Señora, el atrevimiento de suplicarte que seas tú quien siga dando a luz a tu Hijo en nosotros todos y en un mundo y sociedad cada vez más necesitados de la presencia de su amor. Te lo pedimos por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

PRECES


Oremos a Santa María de Guadalupe. Ella, que bajó a nuestro suelo y prendió en nuestros corazones la fe y la esperanza, nos regale ahora la mejor de todas las rosas, el amor, y nos enseñe a sembrarlo en la vida de nuestros hogares, familia y sociedad. Repitamos:

-Santa María de Guadalupe, Rosa de Amor y Madre nuestra.


Por todos tus hijos, hombres y mujeres de la Iglesia, de la cual tú eres Madre, para que se llenen de tu sabiduría, mantengan siempre encendida la lámpara de servicio y la obediencia, y así hagan creíble la palabra «hermano» en un mundo de egoísmos, oremos.

-Santa María de Guadalupe, Rosa de Amor y Madre nuestra.


Por los misioneros y misioneras, religiosos y seglares, pioneros y testigos del Evangelio, que con sus vidas van dando testimonio de que no hay amor a Dios sin amor al prójimo, para que la Madre de Guadalupe los guarde siempre cerca de su corazón maternal y así nunca los invada el desánimo en su misión evangelizadora, oremos.

-Santa María de Guadalupe, Rosa de Amor y Madre nuestra.


Por cuantos luchan en la construcción de la paz, en la defensa de los derechos humanos, en la promoción de la fraternidad universal y en la justicia, para que encuentren en los creyentes, los mejores defensores de sus causas, oremos.

-Santa María de Guadalupe, Rosa de Amor y Madre nuestra.


-Se rezan tres Avemarías.

- En silencio pídanse las gracias que deseemos alcanzar en esta novena.

-Se reza la oración final para todos los días.

 

   


[Inicio] [ Blog] [Mision] [El Rosario] [Documentos] [Asesorias] [ Política de Privacidad] [Contacto ]

Copyright © 2017 Maria Luz Divina
Impulsada por: TusProductosWeb.com