Thursday July 24,2014
Iniciar pagina principal Quienes somos y que hacemos Mision principal del sitio en internet Como rezar el santo rosario, oraciones, etc. Base de datos de documentos recopilados Servicio de asesoria via e-mail. Calendario de eventos en el bimestre Personas para establecer contacto
 

LA EUCARISTIA
Autor: P. Antonio Rivero LC
Fuente: Catholic.net

Angeles adorando a Jesus Sacramentado


» 1. Introducción

» 2. Eucaristía y Liturgia

» 3. Eucaristía y fe

» 4. Eucaristía y caridad


» 5. Eucaristía y esperanza

» 6. Eucaristía y compromiso
de caridad

» 7. Eucaristía y unión soldaria

» 8. Eucaristía y humildad

» 9. Eucaristía y alegría

» 10. Eucaristía y apostolado

» 11. Eucaristía y Sagrado

» 12. Eucaristía y Fiesta del
Sagrado Corazón


» 13. Eucaristía y diversos
errores doctrinales


» 14. Eucaristía y generosidad

» 15. Eucaristía y silencio

» 16. Eucaristía y amistad

» 17. Eucaristía y sufrimiento

» 18. Eucaristía y culto eucarístico

» 19. Eucaristía y soledad

» 20. Eucaristía y María

» 21. Eucaristía y martirio

» 22. Eucaristía y gratitud

» 23. Eucaristía y peregrinación

» 24. Eucaristía y visitas eucarísticas

» 25. Eucaristía y Sagrario

» 26. Eucaristía y sacerdote

» 27. Eucaristía y perdón

» 28. Eucaristía y matrimonio

» 29. Eucaristía y confesión

» 30. Eucaristía y fidelidad

» 31. Eucaristía y muerte

» 32. Eucaristía y ecumenismo

» 33. Eucaristía y cielo

» 34. Eucaristía y algunos santos

» 35. CONCLUSIÓN

» VIDEO:Descubriendo a Jesús Vivo en la Eucaristía



 

Capítulo 27: Eucaristía y perdón


Recordemos que uno de los fines de la Eucaristía y de la Misa es el propiciatorio, es decir, el de pedirle perdón por nuestros pecados. La Misa es el sacrificio de Jesús que se inmola por nosotros y así nos logra la remisión de nuestros pecados y las penas debidas por los pecados, concediéndonos la gracia de la penitencia, de acuerdo al grado de disposición de cada uno. Es Sangre derramada para remisión de los pecados, es Cuerpo entregado para saldar la deuda que teníamos.

Mateo 18, 21-55 nos evidencia la gran deuda que el Señor nos ha perdonado, sin mérito alguno por nuestra parte, y sólo porque nosotros le pedimos perdón. Y Él generosamente nos lo concedió: “El Señor tuvo lástima de aquel empleado y lo dejó marchar, perdonándole la deuda”. Así es Dios, perdonador, misericordioso, clemente, compasivo. Es el atributo más hermoso de Dios. Ya en el Antiguo Testamento hay atisbos de esa misericordia de Dios, pero en general regía la ley del Talión: ojo por ojo y diente por diente.

Se compadece de su pueblo y forma un pacto con él. Se compadece de su pueblo y lo libra de la esclavitud. Se compadece de su pueblo y le da el maná, y es columna de fuego que lo protege durante la noche. Se compadece y envía a su Hijo Único como Mesías salvador de nuestros pecados. Y Dios, en Jesús, se compadece de nosotros y nos da su perdón, no sólo en la Confesión sino también en la Eucaristía.


¿Qué nos perdona Dios en la Eucaristía?

Nuestros pecados veniales. Nuestras distracciones, rutinas, desidias, irreverencias, faltas de respeto. Él aguanta y tolera el que no valoremos suficientemente este Santísimo Sacramento.

En la misma Misa comenzamos con un acto de misericordia, el acto penitencial (“Reconozcamos nuestros pecados”). En el Gloria: “Tú que quitas el pecado del mundo...”. Después del Evangelio dice el sacerdote: “Las palabras del Evangelio borren nuestros pecados...”. En el Credo, decimos todos: “Creo en el perdón de los pecados...”. Después de las ofrendas y durante el lavatorio el sacerdote dice en secreto: “lava del todo mi delito, Señor, limpia mis pecados”. En la Consagración, “...para el perdón de los pecados”. “Ten misericordia de todos nosotros . . .” En el Padrenuestro: “perdona nuestras ofensas . . .”. “Este es el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo . . .”.

Por tanto, la Misa está permeada de espíritu de perdón y contrición.

La Eucaristía nos invita a nosotros al perdón, a ofrecer el perdón a nuestros hermanos. La escena del Evangelio (cf Mt. 18, 21-55) es penosa: el siervo perdonado tan generosamente por el amo, no supo perdonar a un siervo que le debía cien denarios, cuando él debía cien mil.

El perdón es difícil. Tenemos una naturaleza humana inclinada a vengarnos, a guardar rencores, a juzgar duramente a los demás, a ver la pajita en el ojo del hermano y a no ver la traba que tenemos en nuestros ojos. Perdonar es la lección que no nos da ni el Antiguo Testamento no las civilizaciones más espléndidas que han existido y que han determinado nuestra cultura: la civilización grecolatina. Sólo Jesús nos ha enseñado y nos ha pedido perdonar.

Jesús nos pide, para recibir el fruto de la Eucaristía, tener un corazón lleno de perdón, reconciliado, compasivo.

¿Cómo debe ser nuestro perdón a los demás?

Rápido, si no, se pudre el corazón. Universal, a todos. Generoso, sin ser mezquino y darlo a cuentagotas. De corazón, de dentro. Ilimitado.

No olvidemos que Dios nos perdonará en la medida en que nosotros perdonamos. Si perdonamos poco, Él nos perdonará poco. Si no perdonamos, Él tampoco nos perdonará. Si perdonamos mucho, Él nos perdonará mucho.

Vayamos a la Eucaristía y pidamos a Jesús que nos abra el corazón y ponga en él una gran capacidad de perdonar. María, llena de misericordia, ruega por nosotros.

 

   

[Inicio] [ Blog] [Mision] [El Rosario] [Documentos] [Asesorias] [ Política de Privacidad] [Contacto ]

Copyright © 2014 Maria Luz Divina
Impulsada por: SuperEmprendedoresOnline.com/Revista