Wednesday July 26,2017
Iniciar pagina principal Quienes somos y que hacemos Mision principal del sitio en internet Como rezar el santo rosario, oraciones, etc. Base de datos de documentos recopilados Servicio de asesoria via e-mail. Calendario de eventos en el bimestre Personas para establecer contacto
 
San José - El mas santo de los antos

  


SAN JOSÉ
El más santo de los santos
  


Introducción

1»  Algunos textos aplicables a san José

2»  Virginidad de san José

3»  Matrimonio de José y María

4»  Paternidad de san José

5»  La sagrada familia

6»  Un poco de historia

7»  Privilegios de san José

8»  Asunción de san José

9»  San José y los moribundos

10»  El más santo de los santos

11»  Los Papas y san José


12.1»  Apariciones de san José Parte 1

12.2»  Apariciones de san José Parte 2

12.3»  Apariciones de san José Parte 3

12.4»  Apariciones de san José Parte 4


13.1»  Milagros de san José Parte 1

13.2»  Milagros de san José Parte 2

13.3»  Milagros de san José Parte 3

13.4»  Milagros de san José Parte 4


14.1»  Palabras de algunos santos - Parte 1

14.2»  Palabras de algunos santos - Parte 2

14.3»  Palabras de algunos santos - Parte 3

14.4»  Palabras de algunos santos - Parte 4


15»  Algunos santuarios de san José

16»  Reflexiones

17»  Dolores y gozos de san José

18»  Letanías a san José

19»  Oraciones a san José

20»  Consagración a san José

21»  Conclusión

22»  Bibliografía

23»  Novena a san José
(versión corta)

 

23» Novena a San José
(versión corta)



Por la señal, de la Santa Cruz, de nuestros enemigos, líbranos Señor Nuestro. En el nombre del Padre, del hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Oración para comenzar cada día

Glorioso Padre de Jesús, Esposo de María. Patriarca y Protector de la Santa Iglesia, a quien Dios Padre confió el cuidado de cuidar, guiar y defender en la tierra a la Sagrada Familia; protégenos también a nosotros y a todos los fieles católicos que somos parte del Cuerpo místico de tu Hijo, que es la Iglesia.

Alcánzanos las gracias que necesitamos en esta vida, y sobre todo los auxilios espirituales para la vida eterna.
Concédenos la gracia especial que te pedimos cada uno en esta novena.

(Pídase con fervor y confianza la gracia que se desea obtener.)

Día primero

Bendito Jesús así como consolaste a tu padre amado en las perplejidades e incertidumbres que tuvo, dudando si abandonar a tu Santísima Madre su esposa, así te suplicamos humildemente por intercesión de San José nos concedas mucha prudencia y acierto en todos los casos dudosos y angustias de nuestra vida, para que siempre acertemos con tu santísima voluntad. Amén.

Día segundo

Bendito Jesús, así como consolaste a tu padre adoptivo en la pobreza y desamparo de Belén, con tu nacimiento, y con los cánticos de los Ángeles y visitas de los pastores,
así también te suplicamos humildemente por intercesión de San José, que nos concedas llevar con paciencia nuestras fragilidades y quebrantos en esta vida, y que alegres nuestro espíritu con tu presencia y tu gracia, y la esperanza de la gloria. Amén.

Día tercero

Bendito Señor, así como consolaste a tu amado padre en el doloroso misterio de la Circuncisión, recibiendo de él el dulce nombre de Jesús, así te suplicamos humildemente, por intercesión de San José, nos concedas pronunciar siempre con amor y respeto tu santísimo nombre, llevarlo en el corazón, honrarlo en la vida, y profesar con obras y palabras que tú fuiste nuestro Salvador y Jesús. Amén.

Día cuarto

Bendito Jesús, así como consolaste a tu padre amado de la pena que le causó la profecía de Simeón, mostrándole el innumerable coro de los Santos, así te suplicamos
humildemente, por intercesión de San José que nos concedas la gracia de ser de aquellos para quienes tu sirves como camino de resurrección, y que correspondamos fielmente a tu gracia para que vayamos a tu gloria. Amén.

Día quinto

Bendito Jesús, así como tu amado padre te condujo de Belén a Egipto para librarte del tirano Herodes, así te suplicamos humildemente, por intercesión de San José, que nos libres de los que quieren dañar nuestras almas o nuestros cuerpos, nos des fortaleza y salvación en nuestras persecuciones, y en medio del destierro de esta vida nos protejas hasta que volemos a la patria. Amén.

Día sexto

Bendito Jesús así como tu padre amado te alimentó y cuidó en Nazaret, y en cambio tú le premiaste en tu santísima compañía tantos años, con tu doctrina y tu dulce
conversación, así te rogamos humildemente, por intercesión de San José nos concedas el sustento espiritual de tu gracia, y de tu santa amistad, y que vivamos santa y modestamente, como tú en Nazaret. Amén.

Día séptimo

Bendito Jesús, así como por seguir la voluntad de tu Padre celestial permitiste que tu amado padre en la tierra padeciese el intensísimo dolor de perderte por tres días, así te suplicamos humildemente, por intercesión de San José, que antes queramos perder todas las cosas y disgustar a cualquier amigo, que dejar de hacer tu voluntad; que jamás te perdamos a ti por el pecado mortal, o que si por desgracia te perdiésemos te hallemos mediante el deseo de conversión y el sacramento de la Reconciliación. Amén.

Día octavo

Bendito Jesús, que en la hora de su muerte consolaste a tu glorioso padre, asistiendo juntamente con tu Madre su esposa a su última agonía, te suplicamos humildemente,
por intercesión de San José, que nos concedas una partida de esta vida semejante a la suya, asistido de tu bondadosa presencia, de tu Santísima Madre y del mismo glorioso Patriarca protector de los agonizantes, pronunciando al partir sus santísimos nombres, Jesús, María y José. Amén.

Día noveno

Bendito Jesús, así como has elegido por medio del Santo Padre, tu Vicario en la tierra, a tu amado padre para protector de tu Santa Iglesia Católica, así te suplicamos
humildemente por intercesión de San José, nos concedas el que también nosotros seamos protegidos de todo enemigo y de todo mal; y que creciendo permanentemente en amor a ti y a la Iglesia, nos renovemos con la fuerza del Espíritu Santo y te demos a conocer a todos aquellos que a nuestro alrededor tienen necesidad de ti, de manera tal que también ellos se integren de manera viva para formar parte de la Iglesia Católica. Amén.


"Si toda la Iglesia está en deuda con la Virgen María,
ya que por medio de Ella recibió a Cristo, de modo semejante le debe a San José, después de ella, una especial gratitud y reverencia
."

 

   


[Inicio] [ Blog] [Mision] [El Rosario] [Documentos] [Asesorias] [ Política de Privacidad] [Contacto ]

Copyright © 2017 Maria Luz Divina
Impulsada por: TusProductosWeb.com