Sunday January 22,2017
Iniciar pagina principal Quienes somos y que hacemos Mision principal del sitio en internet Como rezar el santo rosario, oraciones, etc. Base de datos de documentos recopilados Servicio de asesoria via e-mail. Calendario de eventos en el bimestre Personas para establecer contacto
 

ANGELES EN ACCIÓN

»  Introducción


1»  Ángeles falsificados

2»  Ángeles caídos

3»  Ángeles de Dios

4»  Los coros de los ángeles


5» Historias Bíblicas:

5.1»  El ángel del desierto

5.2»  El ángel de nuestros sueños

5.3»  El ángel de la bendición

5.4»  El ángel de la oración

5.5»  El ángel de la curación

5.6»  El ángel del fuego

5.7»  El ángel proveedor

5.8»  El ángel protector

5.9»  El ángel poderoso

5.10»  El ángel del nacimiento

5.11»  El ángel de la alegría

5.12»  Los ángeles servidores

5.13»  El ángel del consuelo

5.14»  El ángel liberador

5.15»  El ángel que nos lleva al cielo

5.16»  El ángel de la predicación


6»  Misión de los ángeles

7»  Flores para los ángeles

8»  Ángeles puros

9»  Ángeles de paz

10»  Ángeles poderosos

11» Millones de ángeles

12»  Los ángeles y la misa

13»  Comulgar con los ángeles

14»  Cantar con los Ángeles


15» Los santos y los ángeles:

15.1»  San Basilio, Cirilo, Roberto

15.2»  San Francisco

15.3»  San Felipe, Santa Angela, Francisca y San Francisco Regis

15.4»  Santa Rosa de Lima

15.5»  Verable Sor María de Jesús de Ágreda

15.6»  Santa Margarita María de Alacoque

15.7»  El Beato Bernardo Hoyos y San Antonio María de Claret

15.8»  Beata Ana Catalina Emmerick

15.9»  Beata Mariam

15.10»  San Juan Bosco

15.11»  Santa Teresita del Niño Jesús

15.12»  María Lataste

15.13»  Beata Aniela Salawa

15.14»  Sierva de Dios Maria de la Pasión Tarallo

15.15»  Venerable Sor Ángeles Sorazu

15.16»  Beata Anna Schäffer

15.17»  Padre Jean Edouard Lamy

15.18»  Gabriela Bossis

15.19»  San Pio de Pietrelcina

15.20»  Venerable Sor Mónica de Jesús

15.21»  Beato Juan XXIII

15.22»  San José María Escribá de Balaguer


16» Historias de Ángeles:

16.1»  El ángel estudiante

16.2»  El ángel mecánico

16.3»  El ángel bombero

16.4»  El ángel mendigo

16.5»  El ángel misionero

16.6»  El ángel suplente

16.7»  El ángel chofer

16.8»  El ángel músico

16.9»  El ángel médico

16.10»  El ángel que ora

16.11»  El ángel libertador

16.12»  El ángel guardaespaldas

16.13»  Los ángeles acólitos

16.14»  Ángeles en acción


17»  Más experiencias de ángeles:

17.1»  La Madre Angelica

17.2»  Nuestro Amigo inseparable

17.3»  Ramo de rosas con su Angel

17.4»  Padre Giovanni Salerno

17.5»  Desde pequeña he vivido con mi Angel

17.6»  He experimantado un Milagro

17.7»  Un caso de un Sacerdote italiano

17.8»  Padre Joaquín Hernando Calvo

17.9»  Papa Juan Pablo II


18»  Mi vida con los ángeles

19»  Pacto de amor

20»  Oración a mi ángel

21»  Oración antes de la misa


22»  Oraciones al Ángel:

22.1»  Ángel de mi Guarda

22.2»  Al Ángel de mi Guarda


23»  Conclusión

24»  Bibliografía


»  Video: Hay ángeles volando en este lugar

 

16.1» Historia de Ángeles
El ángel estudiante

Autor: P. Angel Peña O.A.R  

Una madre de familia italiana a quien conozco personalmente, me escribió con el permiso de su director espiritual:

Cuando tenía 15 años, nos trasladamos desde una ciudad de provincia, donde habitábamos, a Milán para poder estudiar en una Academia.

Yo era muy tímida y tenía miedo de viajar en el tranvía, pues podía equivocarme al bajar y perderme. Mi papá, todas las mañanas, me daba la bendición y me decía que rezara a mi ángel custodio para que me guiara.

Al poco tiempo de comenzar las clases, a la ida y venida de la Academia, se me acercaba un misterioso compañero, vestido con pantalones y abrigo, pues hacía frío por ser invierno, de unos veinte años, rubio y bello, de finos modales, ojos claros, dulces y severos al mismo tiempo, pero llenos de luz.

Nunca me preguntó mi nombre y yo tampoco le pregunté el suyo, porque era tímida. Pero a su lado me sentía contenta y segura. Nunca me cortejó ni me habló de amores.

Antes de llegar a la Academia, entrábamos siempre en una iglesia para rezar. Él se arrodillaba profundamente y así permanecía, aunque hubiera otras personas presentes. Yo lo imitaba.

A la salida de la Academia, me esperaba y me acompañaba a mi casa. Me hablaba siempre con dulzura de Jesús, de la Virgen María y de los santos.

Me aconsejaba portarme bien, evitar las malas compañías e ir cada día a misa. Con frecuencia, me repetía:

“Cuando tengas necesidad de ayuda o consuelo, vete a la iglesia delante de Jesús sacramentado y Él te ayudará en unión con María, porque Jesús te ama más que nadie. Por eso, agradécele siempre todo lo que te da”. Este amigo tan especial me dijo, en una oportunidad, que me casaría un poco tarde y cuál sería el nombre de mi esposo.

Cuando ya faltaba muy poco para el fin del año escolar, mi amigo desapareció y no lo pude ver más. Me preocupé, recé por él, pero fue en vano. Desapareció de improviso, así como había aparecido.

Por mi parte, proseguí mis estudios y conseguí mi diploma, encontré trabajo, pasaron los años y lo olvidé, pero sus buenas enseñanzas nunca las olvidé.

Me desposé a los 39 años y una noche soñé con un ángel sin alas que me dijo que era mi amigo de la adolescencia, recordándome que me había casado con un hombre con el nombre que él me había dicho.

Cuando se lo conté a mi esposo, me creyó y se sintió conmovido. Después de aquel sueño, de vez en cuando, se me aparece en sueños y también visiblemente. A veces, siento sólo la voz.

Cuando se me presenta en sueños, rezamos juntos el rosario y vamos a rezar a distintos santuarios y allí veo muchísimos ángeles, participando en la misa con muchísima devoción. Y me despierto con una alegría tan grande que me dura varios días.

Cuando viene visiblemente, se presenta con una túnica larga, a veces de color oro o blanca en tiempo pascual y Navidad, pero sin alas. Su aspecto es de un joven de 20 años, como le veía, cuando yo tenía 15, de estatura mediana, bello y luminoso.

Me inspira sentimientos de profunda adoración a Jesús. A veces, me recuerda lo que debo hacer o dónde debo ir o no ir; pero, si en alguna cosa mi director espiritual es de otra opinión, me dice que siempre obedezca a mi director.

La obediencia, me dice, es necesaria. Y me inculca mucho rezar por los pecadores, por los enfermos, por el santo Padre y por los sacerdotes.

   


[Inicio] [ Blog] [Mision] [El Rosario] [Documentos] [Asesorias] [ Política de Privacidad] [Contacto ]

Copyright © 2016 Maria Luz Divina
Impulsada por: TusProductosWeb.com