Monday March 27,2017
Iniciar pagina principal Quienes somos y que hacemos Mision principal del sitio en internet Como rezar el santo rosario, oraciones, etc. Base de datos de documentos recopilados Servicio de asesoria via e-mail. Calendario de eventos en el bimestre Personas para establecer contacto
 


CURSO DE APOLOGÉTICA
frmaria.org

San Pedro Apostol

San Pedro Apóstol



01. ¿Qué es Apologética, cómo, cuándo y por qué hacerla?.

02. El origen de la Iglesia.

03. Los pecados de la Iglesia.

04. La infalibilidad del Papa.

05. El dinero del Vaticano.

06. Iglesia y política.

07. El celibato de los sacerdotes.

08. Preservativos y sida.

09. Fe y Razón.

10. ¿En que creen los que dicen que no creen?.

11. Mitos protestantes (I).

12. Mitos protestantes (II).

13. ¿Por qué protestan los protestantes? (I).

14. ¿Por qué protestan los protestantes? (II).

15. Los hermanos de Jesús.

16. El por qué del celibato sacerdotal (I)

17. El por qué del celibato sacerdotal (II).

18. Por qué fue Pedro el elegido.

19. Preservativos y sida.

20. Adopción por parejas homosexuales.

21. Investigación con células madre.

22. Economía y moral.

23. El silencio de Dios (I).

24. El silencio de Dios (II).

25. Catolicismo y tolerancia.

26. Educación y derechos de los padres.

27. La historicidad de Jesús.

28. El relativismo según Benedicto XVI.

29. ¿Se puede ser cristiano sin Cristo y sin Iglesia?

30. Violencia, pacifismo y paz.

31. Cristianismo y progreso.

32. Catolicismo y Masonería (I).

33. Catolicismo y Masonería (II).

34. Catolicismo y Masonería (III).

35. La reencarnación (I)

36. La reencarnación (II).

37. ¿Son iguales todas las religiones?.

38. Los obispos españoles hablan del laicismo.

39. Iglesia y política

40. La responsabilidad civil de los católicos.

41. Fátima, noventa años de presencia mariana.

42. Víctimas de la persecución religiosa en España.

 

 

 

19. Preservativos y sida


De vez en cuando, de forma cíclica y quién sabe si ligada a la caída de beneficios de las grandes productoras de preservativos, aparecen en los medios de comunicación ataques a la Iglesia por su oposición al uso de esos instrumentos en el control de natalidad o en la lucha contra el sida.

Ofrecemos un interesante artículo del periodista Justo Aznar, aparecido en el diario “Las Provincias” de Valencia, el 7 de noviembre, bajo el título “El Cardenal y el sida”, y distribuido después por correo electrónico por el Comité Independiente Antisida.


“El cardenal y el sida “.

Con este mismo título publiqué en LAS PROVINCIAS (10-03-1999) un artículo en defensa del cardenal Carles, nuestro paisano arzobispo de Barcelona, que había sido injustamente atacado por unas declaraciones suyas sobre cómo evitar la transmisión del sida.

Ahora ha pasado algo similar con el cardenal López Trujillo, presidente del Consejo Pontificio para la Familia, que también ha sido ampliamente criticado en diversos medios de comunicación por sus declaraciones a la BBC (12-10-2003) sobre el mismo tema.

En efecto, el cardenal López Trujillo, al parecer, afirmó que «el espermatozoide puede pasar fácilmente a través de la red formada por el preservativo».

Si estas declaraciones fueran ciertas, indudablemente habría que admitir que son equivocadas, pero sin duda parece razonable pensar que la idea de fondo que el cardenal quiso transmitir en su entrevista es que el preservativo no es un método seguro para prevenir la transmisión del sida. Y a ello quiero referirme.

Método poco seguro

En efecto, el preservativo es uno de los métodos menos seguros para prevenir embarazos no deseados, pues según abundantes datos de la literatura médica tiene un índice de fallos que oscila entre 10 y 12 embarazos al año por cada 100 parejas que lo utilizan.

Por tanto, si falla para prevenir el embarazo, con más razón puede fallar para evitar el contagio de cualquier enfermedad de transmisión sexual, y entre ellas el sida. Y así lo confirman los datos.

En efecto, en el más amplio estudio realizado hasta la fecha para valorar la capacidad del preservativo para impedir la transmisión del VIH, trabajo que recoge todos los publicados en lengua inglesa hasta 1990 (Soc Sci Med 36; 1335, 1993), se concluye que el preservativo reduce la posibilidad de contagio en un 69,9%.

Datos más recientes publicados por los Institutos de la Salud de Estados Unidos (N Engl J Med 344; 611, 2001) incrementan esta tasa de protección hasta un 85%, por lo que siempre queda un porcentaje de 15% a 30% de contactos sexuales no protegidos.

Sin embargo, a mi juicio, la forma más objetiva para valorar en qué medida protege el preservativo de la transmisión heterosexual del sida es estudiar si se contagia la persona sana de una pareja heteróloga (uno sano y otro VIH positivo), que tengan relaciones sexuales normales y que usen sistemáticamente el preservativo.

En un estudio realizado con parejas en las que el varón era hemofílico y VIH positivo y ella no lo era, tras dos años de seguimiento, se comprobó que el 27% de las mujeres se habían contagiado (V Internacional Congreso on AIDS. 1989. Abstract MAO 33).

Estos, y otros datos parecidos, han hecho que importantes asociaciones médicas, no precisamente afines a la ideología del cardenal López Trujillo, claramente subrayen la insuficiencia del preservativo para garantizar la no transmisión del VIH.

El Centro para el Control y la Prevención de las Enfermedades Infecciosas de Atlanta afirma: «La abstinencia y las relaciones sexuales con una pareja sana son las únicas estrategias absolutamente seguras para evitar el sida.

El adecuado uso del condón en cada acto sexual puede reducir, pero no eliminar, el riesgo de transmisión de enfermedades sexuales». (JAMA 259; 1921, 1988).

También el Consejo de la Sociedad Americana de Enfermedades Infecciosas indica que «el mejor consejo para evitar la transmisión del sida es abstenerse de las relaciones sexuales, y para aquellos con riesgo de infectarse, seguir una relación monógama con una pareja sana.

El uso del condón en las relaciones sexuales reduce, pero no elimina totalmente el riesgo de transmisión del sida (J Infec Disease 158; 273, 1988).

Aumentan los casos

Pero hay otro dato más que merece ser considerado. Las grandes campañas publicitarias realizadas para incrementar el uso del preservativo no solo no han disminuido el número de contagios de enfermedades de transmisión sexual, sino que incluso las han aumentado.

En un reciente informe (BMJ 327; 62, 2003), se constata que en los últimos seis años, en el Reino Unido, las infecciones por clamidia han aumentado un 108% y la sífilis un 500%.

Aunque en este trabajo no se dan porcentajes respecto a la infección por el VIH, también se refiere que el número de personas infectadas por el virus del sida ha aumentado cada año.

Finalmente, un último aspecto que considero de interés, porque también a él se han referido con insistencia los medios de comunicación que han comentado las declaraciones del cardenal López Trujillo, es en qué medida la actitud del responsable vaticano podría afectar a la prevención del sida en África.

En este sentido, creo que es de interés resaltar que datos recientes demuestran de forma inequívoca que la gran disminución de la infección por VIH conseguida en Uganda, el país de África donde mejor se ha combatido la expansión de este virus, es atribuible al éxito de la campaña educacional que promueve en los jóvenes la abstinencia sexual.

La educación en la abstinencia es poco eficaz cuando los adolescentes ya se han iniciado en las prácticas sexuales, pero es muy eficaz en los adolescentes más jóvenes y no es incompatible con una educación sexual que contemple también la contracepción (Lancet 360, 1792,2002).

Efecto contrario

Es decir, parece una evidencia médica que el preservativo disminuye las posibilidades de contagio del sida, pero no las excluye totalmente; pero si las campañas realizadas para promocionar su uso indirectamente inducen a que aumenten los contactos sexuales, el incremento absoluto de infectados por enfermedades de transmisión sexual no solamente no disminuye, sino que incluso, como se ha constatado ya en el Reino Unido, aumentan.

Por todo ello, estoy convencido de que el mensaje de fondo del cardenal López Trujillo es que el preservativo disminuye significativamente, pero no elimina del todo el riesgo de infección por el VIH.

Por esto, para aquellas personas que quieran tener relaciones sexuales promiscuas no cabe duda de que el preservativo reduce ampliamente la posibilidad de contagio, pero no la elimina del todo, por lo que para evitar con seguridad la posibilidad de infectarse por el VIH solo existe un método absolutamente seguro y es tener relaciones sexuales con una persona sana.

 

   


[Inicio] [ Blog] [Mision] [El Rosario] [Documentos] [Asesorias] [ Política de Privacidad] [Contacto ]

Copyright © 2016 Maria Luz Divina
Impulsada por: TusProductosWeb.com