Monday October 23,2017
Iniciar pagina principal Quienes somos y que hacemos Mision principal del sitio en internet Como rezar el santo rosario, oraciones, etc. Base de datos de documentos recopilados Servicio de asesoria via e-mail. Calendario de eventos en el bimestre Personas para establecer contacto
 

LA EUCARISTÍA EL TESORO MÁS GRANDE DEL MUNDO

»  Introducción


1»  El hombre-Dios

2»  Respeto a Jesús Eucaristía

3»  El gran tesoro

4»  Eucaristía y sanación


5» Eucaristía, presencia plena de Dios:

5.1»  La presencia de Dios no es la misma en todas partes

5.2»  La adoración eucarística alcanza una dimensión nueva


6» El sagrario:

6.1»  Los primeros cristianos

6.2»  El Maestro está ahí y te llama


7»  Una historia de amor

8»  Humildad de Jesús

9»  Eucaristía, camino de santidad


10» La misa:

10.1»  Es el acto más grande y más sublime

10.2»  Asistir a misa cada día y recibir inmensas bendiciones de Dios


11» La comunión:

11.1» La Cercanía máxima de Dios en nuestra vida

11.2» Encontrando la fuerza para vivir en medio del dolor


12»  Comunión y caridad

13»  Espíritu Santo y la Eucaristía

14»  La Iglesia y la Eucaristía

15»  María y la Eucaristía

16»  Los ángeles y la Eucaristía

17»  La Eucaristía y los santos Padres

18»  Milagros eucarísticos


19»  Los santos y la Eucaristía:

19.1»  Beata Imelda Lambertini

19.2»  San Pascual Bailón

19.3»  Santa Margarita María de Alacoque

19.4»  Beato Pedro Vignes

19.5»  Santa María Micaela del Santísimo Sacramento

19.6»  San Pedro Julián Eymard

19.7»  Venerable Angeles Sorazu

19.8»  Santa Faustina Kowalska

19.9»  Beato Manuel González García

19.10»  San Pío de Pietrelcina


20»  Experiencias de Juan Pablo II

21»  Padre Segundo Llorente

22»  Padre Pietro Alagiani


23» La Eucaristía y los convertidos:

23a»  Jean Frederic Brunswick

23b»  Beato Charles de Foucald y Manuel García Morente

23c»  Andre Frossard

23d»  Hermann Cohen

23e»  Eugenio Zolli

23f»  Irma Barsy

23g»  Alex Guinness

23h»  James J. Pitts

23i»  Scott Hahn


24»  Visiones y revelaciones


25»  Adoración eucarística:

25.1»  La devoción de adorar

25.2»  Cuánta luz y cúanto amor


26»  Horas santas:

26.1»  Si todos nos comprometiéramos

26.2»  El valor de una hora de adoración


27»  Adoración perpetua:

27.1»  Antedecentes

27.2»  Experiencias de muchas partes del mundo


28»  Un sueño

29»  Oración

30»  Conclusión

31»  Bibliografía

 

1» El hombre-Dios

Autor: P. Angel Peña O.A.R  

Debemos aclarar que en la Eucaristía está Jesús, el hombre-Dios, y no sólo el Verbo de Dios.

Hay una gran diferencia entre el Verbo de Dios, la segunda persona de la Santísima Trinidad, y Jesús, el Verbo encarnado.

El Verbo de Dios estaba en el mundo con el Padre y el Espíritu Santo desde que el mundo existe.

Como segunda persona divina no necesitaba venir, porque ya estaba. Pero quiso venir como hombre y Dios, como Verbo encarnado, como Jesús, el hijo de María, para poder ser un hombre entre los hombres e insertarse así plenamente en la humanidad, teniendo una familia humana por medio de María.

Desde entonces, Jesús, el Dios-hombre, el hombre-Dios, Jesucristo, es el intermediario necesario entre el Padre y la humanidad.

Si queremos ir a Dios, debemos hacerlo por medio de Jesús.

Lo dice claramente san Pablo: Jesús es el mediador de la nueva alianza (Heb 12, 24). En Cristo habita toda la plenitud de la divinidad corporalmente (Col 2, 9).

Uno es Dios y uno también es el mediador entre Dios y los hombres, el hombre Cristo Jesús
(1 Tim 2, 5).

San Pablo lo recalca muy bien, el hombre Cristo Jesús, no el Verbo de Dios.

Esto quiere decir que debemos dar la máxima importancia en nuestra vida a Cristo, el Dios-hombre, el puente para llegar al Padre.

Lo cual significa que debemos dar la máxima importancia en nuestra vida a la Eucaristía, porque Cristo como hombre y Dios, sólo está en el cielo, en forma gloriosa (con su cuerpo glorificado, el mismo que nació en Belén y murió en la cruz), y en la Eucaristía en forma sacramental, pero verdaderamente real, pues es el mismo Jesús.

Esto lo entendió muy bien santa Teresa de Jesús (1515 - 1582), la gran doctora de la Iglesia.

Ella nos dice: Cuán grande es el poder que tiene esta sacratísima humanidad junto con la divinidad1.

Yo veo claro que para contentar a Dios y que nos haga grandes mercedes quiere que sea por manos de esta humanidad sacratísima de Jesús
2.

Por eso, se alegraba tanto, cuando fundaba un convento, donde habría un sagrario más con Jesús sacramentado.

Dice: Para mí es grandísimo consuelo ver una iglesia más adonde haya Santísimo Sacramento3.

Y hablaba mucho a sus monjas de Jesús como compañero nuestro en el Santísimo Sacramento4.

Que Jesús Eucaristía es el mismo Jesús de Nazaret lo tenía muy claro, porque lo veía con sus propios ojos: Muchas veces, quiere el Señor que le vea en la hostia5.

Una vez, acabando de comulgar, se me dio a entender cómo este Sacratísimo cuerpo de Cristo lo recibe su Padre dentro de nuestra alma… y cuán agradable le es esta ofrenda de su Hijo, porque se deleita y goza con Él, digamos acá en la tierra, porque su humanidad no está con nosotros en el alma, sino la divinidad y así le es tan acepto y agradable y nos hace tan grandes mercedes6.

Y yo comencé a tomar amor a la sacratísima humanidad de Jesús7.

Y Jesús la sanaba con frecuencia de sus dolencias en el momento de la comunión.

Dice: Algunas veces (casi de ordinario, al menos lo más continuo) en acabando de comulgar descansaba y, a veces, en llegando al sacramento. Luego, a la hora, quedaba tan buena, alma y cuerpo, que yo me espanto.

No parece sino que en un punto se deshacen todas las tinieblas del alma y salido el sol, conocía las tonterías en que había estado.

Otras veces, con una sola palabra que me decía el Señor, con solo decir: “No estés fatigada, no tengas miedo”, quedaba del todo sana como si no hubiera tenido nada8.

¿Pensáis que no es mantenimiento, aun para estos cuerpos, este Santísimo Sacramento y muy grande medicina aun para los males corporales?

Yo lo sé y conozco persona de grandes enfermedades y estando muchas veces con graves dolores, como con la mano se le quitaban y quedaba buena del todo…

Y, cuando en algunas fiestas oía a personas que quisieran vivir en tiempo en que andaba Cristo en el mundo, se reía entre sí, pareciéndole que teniéndole tan verdaderamente en el Santísimo Sacramento como entonces, ¿qué más se les daba?
9.

Jesús Eucaristía es el mismo Jesús de Nazaret de hace dos mil años, que nos espera como un amigo. No nos olvidemos de Él.

Y digamos con santa Teresita, la otra gran doctora de la Iglesia:

Es mi cielo, el que se esconde en la hostia pequeñita. Es Jesús, mi dulce esposo, que se esconde por mi amor...

¡Oh dulcísimo instante, cuando en tu inmensa ternura vienes a mí, Amado mío!... Es mi cielo para mí
10.


1 Vida 28, 9.
2 Vida 22, 6.
3 Fundaciones 3, 10.
4 Vida 22, 6.
5 Vida 38, 19
6 Cuentas de conciencia 43.
7 Vida 24, 3.
8 Vida 30, 14.
9 Camino de perfección 61, 3.
10 Teresa de Lisieux, Obras completas, Ed. Monte Carmelo, Burgos, 1969, tercera edición, pp. 1003-
1004..

 

   


[Inicio] [ Blog] [Mision] [El Rosario] [Documentos] [Asesorias] [ Política de Privacidad] [Contacto ]

Copyright © 2017 Maria Luz Divina
Impulsada por: TusProductosWeb.com