Monday February 20,2017
Iniciar pagina principal Quienes somos y que hacemos Mision principal del sitio en internet Como rezar el santo rosario, oraciones, etc. Base de datos de documentos recopilados Servicio de asesoria via e-mail. Calendario de eventos en el bimestre Personas para establecer contacto
 

LA EUCARISTÍA EL TESORO MÁS GRANDE DEL MUNDO

»  Introducción


1»  El hombre-Dios

2»  Respeto a Jesús Eucaristía

3»  El gran tesoro

4»  Eucaristía y sanación


5» Eucaristía, presencia plena de Dios:

5.1»  La presencia de Dios no es la misma en todas partes

5.2»  La adoración eucarística alcanza una dimensión nueva


6» El sagrario:

6.1»  Los primeros cristianos

6.2»  El Maestro está ahí y te llama


7»  Una historia de amor

8»  Humildad de Jesús

9»  Eucaristía, camino de santidad


10» La misa:

10.1»  Es el acto más grande y más sublime

10.2»  Asistir a misa cada día y recibir inmensas bendiciones de Dios


11» La comunión:

11.1» La Cercanía máxima de Dios en nuestra vida

11.2» Encontrando la fuerza para vivir en medio del dolor


12»  Comunión y caridad

13»  Espíritu Santo y la Eucaristía

14»  La Iglesia y la Eucaristía

15»  María y la Eucaristía

16»  Los ángeles y la Eucaristía

17»  La Eucaristía y los santos Padres

18»  Milagros eucarísticos


19»  Los santos y la Eucaristía:

19.1»  Beata Imelda Lambertini

19.2»  San Pascual Bailón

19.3»  Santa Margarita María de Alacoque

19.4»  Beato Pedro Vignes

19.5»  Santa María Micaela del Santísimo Sacramento

19.6»  San Pedro Julián Eymard

19.7»  Venerable Angeles Sorazu

19.8»  Santa Faustina Kowalska

19.9»  Beato Manuel González García

19.10»  San Pío de Pietrelcina


20»  Experiencias de Juan Pablo II

21»  Padre Segundo Llorente

22»  Padre Pietro Alagiani


23» La Eucaristía y los convertidos:

23a»  Jean Frederic Brunswick

23b»  Beato Charles de Foucald y Manuel García Morente

23c»  Andre Frossard

23d»  Hermann Cohen

23e»  Eugenio Zolli

23f»  Irma Barsy

23g»  Alex Guinness

23h»  James J. Pitts

23i»  Scott Hahn


24»  Visiones y revelaciones


25»  Adoración eucarística:

25.1»  La devoción de adorar

25.2»  Cuánta luz y cúanto amor


26»  Horas santas:

26.1»  Si todos nos comprometiéramos

26.2»  El valor de una hora de adoración


27»  Adoración perpetua:

27.1»  Antedecentes

27.2»  Experiencias de muchas partes del mundo


28»  Un sueño

29»  Oración

30»  Conclusión

31»  Bibliografía

 

8» Humildad de Jesús

Autor: P. Angel Peña O.A.R  

Jesús en el sagrario nos da ejemplo de humildad: tiene apariencia pobre y humilde, escondido en la hostia santa.

También es obediente. Se deja llevar y traer por el sacerdote.

Le obedece, al pronunciar las palabras de la consagración de la misa, y se hace presente en la hostia y en el cáliz.

Se deja llevar por los ministros extraordinarios de la comunión, como si fuera un humilde corderito. Y ¡cuántas veces tiene que soportar los sacrilegios y ultrajes de quienes van a comulgar en pecado mortal o sin haberse preparado!

¡Qué pocos son los agradecidos a tantos beneficios recibidos! ¡Y Él nos sigue esperando con paciencia y humildad, sin hablar, sin quejarse, sin defenderse!

Y pareciera que nos mirara con ojos tristes, diciéndonos a cada uno: Ven a visitarme, te necesito, necesito un poco de cariño, porque casi nadie me quiere.

Los ángeles y los santos que lo rodean son los que principalmente suplen nuestra falta de amor. ¡Si los ángeles pudieran hablar!

¿Qué nos dirían? Ellos saben muy bien que Jesús no es un hombre cualquiera, sino que es nuestro Dios.

¿Hasta cuándo seguiremos con nuestra soberbia y podremos decir que estamos demasiado ocupados y que no tenemos tiempo para Él?

¿Acaso nuestra fe es tan pequeña que no creemos que es Él quien nos está esperando?

Jesús Eucaristía nos habla con su presencia, sin palabras, de su infinito amor por cada uno de nosotros.

Toda la vida de Jesús fue una obediencia total a su Padre.

Existiendo en forma de Dios, se anonadó tomando la forma de siervo y haciéndose semejante a los hombres; y en la condición de hombre se humilló, hecho obediente hasta la muerte y muerte de cruz (Fil 2, 6-8).

Por eso, tenemos que ser humildes nosotros también y cumplir siempre su voluntad.

En la película Salvad al soldado Ryan, de Steven Spielberg, se ve a Ryan, ya viejo, que va al cementerio a ver las tumbas, donde reposan los restos de sus compañeros, cuya muerte le había permitido vivir. Y, volviéndose a su esposa, le dice: Dime que he vivido bien.

Como diciendo, ¿cómo podría haber vivido mal, si tantos otros, jóvenes como yo, dieron la vida para que yo pudiera seguir viviendo?

Eso mismo podríamos decir nosotros: ¿Cómo puedo vivir mal, si Jesús ha dado su vida para que yo pueda seguir viviendo?

¿Cómo puedo vivir sin ser agradecido a su infinito amor?


Decía san Juan de la cruz que en la tarde de la vida nos examinarán del amor.

Yo diría que, en la tarde de la vida, al final, en el momento definitivo, cuando estemos en el umbral de la eternidad, Jesús nos examinará sobre el amor que hemos tenido como católicos a su Cuerpo y a su Sangre, es decir, sobre nuestro amor a la Eucaristía, a su presencia eucarística.

¿Aprobaremos el examen? ¿Tendremos la humildad suficiente para reconocerlo como nuestro Dios bajo las sencillas apariencias de pan y vino?

 

   


[Inicio] [ Blog] [Mision] [El Rosario] [Documentos] [Asesorias] [ Política de Privacidad] [Contacto ]

Copyright © 2016 Maria Luz Divina
Impulsada por: TusProductosWeb.com