Thursday March 23,2017
Iniciar pagina principal Quienes somos y que hacemos Mision principal del sitio en internet Como rezar el santo rosario, oraciones, etc. Base de datos de documentos recopilados Servicio de asesoria via e-mail. Calendario de eventos en el bimestre Personas para establecer contacto
 

LA EUCARISTÍA EL TESORO MÁS GRANDE DEL MUNDO

»  Introducción


1»  El hombre-Dios

2»  Respeto a Jesús Eucaristía

3»  El gran tesoro

4»  Eucaristía y sanación


5» Eucaristía, presencia plena de Dios:

5.1»  La presencia de Dios no es la misma en todas partes

5.2»  La adoración eucarística alcanza una dimensión nueva


6» El sagrario:

6.1»  Los primeros cristianos

6.2»  El Maestro está ahí y te llama


7»  Una historia de amor

8»  Humildad de Jesús

9»  Eucaristía, camino de santidad


10» La misa:

10.1»  Es el acto más grande y más sublime

10.2»  Asistir a misa cada día y recibir inmensas bendiciones de Dios


11» La comunión:

11.1» La Cercanía máxima de Dios en nuestra vida

11.2» Encontrando la fuerza para vivir en medio del dolor


12»  Comunión y caridad

13»  Espíritu Santo y la Eucaristía

14»  La Iglesia y la Eucaristía

15»  María y la Eucaristía

16»  Los ángeles y la Eucaristía

17»  La Eucaristía y los santos Padres

18»  Milagros eucarísticos


19»  Los santos y la Eucaristía:

19.1»  Beata Imelda Lambertini

19.2»  San Pascual Bailón

19.3»  Santa Margarita María de Alacoque

19.4»  Beato Pedro Vignes

19.5»  Santa María Micaela del Santísimo Sacramento

19.6»  San Pedro Julián Eymard

19.7»  Venerable Angeles Sorazu

19.8»  Santa Faustina Kowalska

19.9»  Beato Manuel González García

19.10»  San Pío de Pietrelcina


20»  Experiencias de Juan Pablo II

21»  Padre Segundo Llorente

22»  Padre Pietro Alagiani


23» La Eucaristía y los convertidos:

23a»  Jean Frederic Brunswick

23b»  Beato Charles de Foucald y Manuel García Morente

23c»  Andre Frossard

23d»  Hermann Cohen

23e»  Eugenio Zolli

23f»  Irma Barsy

23g»  Alex Guinness

23h»  James J. Pitts

23i»  Scott Hahn


24»  Visiones y revelaciones


25»  Adoración eucarística:

25.1»  La devoción de adorar

25.2»  Cuánta luz y cúanto amor


26»  Horas santas:

26.1»  Si todos nos comprometiéramos

26.2»  El valor de una hora de adoración


27»  Adoración perpetua:

27.1»  Antedecentes

27.2»  Experiencias de muchas partes del mundo


28»  Un sueño

29»  Oración

30»  Conclusión

31»  Bibliografía

 

21» Padre Segundo Llorente

Autor: P. Angel Peña O.A.R  

Fue un famoso misionero jesuita de Alaska.

Nos cuenta en sus escritos cómo en aquellas soledades del hielo eterno se pasaba muchos ratos en oración ante Jesús Eucaristía.

Dice:

Por la noche, terminada la instrucción catequística, me quedo solo sin otra luz que la del Santísimo.

Me siento en un banco cerca del sagrario y allí estoy, acompañando a los ángeles que hacen guardia a Jesús sacramentado…

Allí no estamos más que Jesús y yo entre ángeles invisibles.

¡Qué silencio guarda Dios! No cabe duda de que Dios mima mucho a las almas, pero no sé si habrá alguna a quien mime más que a mí.

Estar aquí, a solas con él, en este silencio de la tundra, es un privilegio, un mimo que no sabe uno cómo agradecer.

Aquí es donde le recuerdo al Señor los nombres de mis amigos.

Junto al sagrario tengo siempre algunas cartas, que merecen especial

atención. Le digo al Señor que las mire bien y que no se duerma, que no las eche en saco roto y que tome cartas en el asunto.

Intereso a la Santísima Virgen a mi favor y los dos se lo suplicamos a Jesús. Al ver a su Santísima Madre de mi lado, el Señor parece como que se rinde y no le queda más remedio que acceder96.

Hay tanta gente piadosa que cree que pierde el tiempo en la iglesia si no dice algo el Señor y si no lee un libro o reza el rosario o cosa por el estilo.

Bien está todo eso, pero, cuando ya se ha hecho eso y queda aún tiempo, ¿qué se va a decir?

¿Por qué salir a la calle solamente, porque ya no quedan más novenas que hacer?

Yo me quedo sin decir nada, aunque no por mucho tiempo; pues siempre me viene a los labios la frase famosa: Tú siempre estás conmigo
97.

¡Qué alegría poder sentir la voz de Jesús en lo más hondo del alma que te dice:

Tú siempre estás conmigo
, que es como decirte: ¡Yo te amo, no tengas miedo, solamente confía en mí! Así le dijo Jesús a Jairo (Mc 5, 36) y nos lo sigue diciendo cada día a nosotros también.

¡Qué alegría estar adorando y acompañando a Jesús en unión con todos los ángeles adoradores de los sagrarios!

Cuenta el Padre Llorente que, en una oportunidad, se fue a una isla apartada, en Alaska, para hacer una semana de ejercicios espirituales él solo, entre el cielo y el hielo.

Y dice:

Celebraba la misa muy despacio, rodeado de varias legiones de ángeles, que me envidiaban a mí y yo les envidiaba a ellos.

Me envidiaban, porque ellos no podían consagrar ni sufrir por Cristo y yo los envidiaba, porque ellos eran ángeles y yo una miseria.

Pero aquella choza era un pedazo de cielo real y verdadero… Yo estaba allí muy solo.

Tenía un rifle para defenderme de los osos, no de los demonios. Para éstos me proveí de agua bendita y procuré colocar el crucifijo en el lugar más prominente de la choza.

Allí estaba yo entre el cielo y la tierra, expuesto a encontronazos con Satanás y a zarpazos de osos negros, que gustan de merodear por la noche y pasearse por las orillas de los ríos a caza de pescados incautos que devoran crudos.

Como lo que yo pretendía era meditar, pedí a la Reina de los ángeles que encargase a uno de espantarme los osos y luego rogué a san Miguel arcángel que se las hubiese él con Lucifer.

Y dicho y hecho. En los ocho días y tres horas que viví solo en la isla, no sólo no vi ningún oso, pero ni siquiera los oí aplastar palos en la espesura, que se extendía detrás de la choza.

En cuanto a los demonios, permanecieron tan quietecitos y tan invisibles como lo habían estado hasta entonces conmigo
98.

También nos cuenta en su libro cómo, en sus ratos de soledad, entretenía a Jesús, tocando el acordeón o tocando el armonio o leyéndole las cartas que recibía.

Y, cuando al final del día, hacía su última visita a Jesús, sentía que le daba la bendición y él bendecía también al pueblo en que se encontraba para que Dios lo protegiera con sus ángeles.

Por eso, pudo decir con convicción: Sin el sagrario, la vida no merecería vivirse.

Con el sagrario todo se torna luz, paz, esperanza y gozo interno
99.

Ciertamente, los que hemos experimentado el amor de Jesús, que nos transmite a través de su presencia real en la Eucaristía, no podemos vivir sin Él.

Personalmente, he pasado horas deliciosas ante Jesús Eucaristía y no puedo imaginar una vida en otra religión sin su presencia eucarística cercana.

¡Viva Jesús Eucaristía!

Gracias Señor, por el regalo inmerecido de ser católico y ser mi amigo, el amigo que siempre me espera en la Eucaristía. Gracias.


96 Llorente Segundo, Cuarenta años en el círculo polar, Ed. Sígueme, Salamanca, 2004, p. 369.
97 ib. p. 371.
98 ib. pp. 180-182.
99 ib. p. 300.

 

   


[Inicio] [ Blog] [Mision] [El Rosario] [Documentos] [Asesorias] [ Política de Privacidad] [Contacto ]

Copyright © 2016 Maria Luz Divina
Impulsada por: TusProductosWeb.com