Monday April 24,2017
Iniciar pagina principal Quienes somos y que hacemos Mision principal del sitio en internet Como rezar el santo rosario, oraciones, etc. Base de datos de documentos recopilados Servicio de asesoria via e-mail. Calendario de eventos en el bimestre Personas para establecer contacto
 

LA EUCARISTÍA EL TESORO MÁS GRANDE DEL MUNDO

»  Introducción


1»  El hombre-Dios

2»  Respeto a Jesús Eucaristía

3»  El gran tesoro

4»  Eucaristía y sanación


5» Eucaristía, presencia plena de Dios:

5.1»  La presencia de Dios no es la misma en todas partes

5.2»  La adoración eucarística alcanza una dimensión nueva


6» El sagrario:

6.1»  Los primeros cristianos

6.2»  El Maestro está ahí y te llama


7»  Una historia de amor

8»  Humildad de Jesús

9»  Eucaristía, camino de santidad


10» La misa:

10.1»  Es el acto más grande y más sublime

10.2»  Asistir a misa cada día y recibir inmensas bendiciones de Dios


11» La comunión:

11.1» La Cercanía máxima de Dios en nuestra vida

11.2» Encontrando la fuerza para vivir en medio del dolor


12»  Comunión y caridad

13»  Espíritu Santo y la Eucaristía

14»  La Iglesia y la Eucaristía

15»  María y la Eucaristía

16»  Los ángeles y la Eucaristía

17»  La Eucaristía y los santos Padres

18»  Milagros eucarísticos


19»  Los santos y la Eucaristía:

19.1»  Beata Imelda Lambertini

19.2»  San Pascual Bailón

19.3»  Santa Margarita María de Alacoque

19.4»  Beato Pedro Vignes

19.5»  Santa María Micaela del Santísimo Sacramento

19.6»  San Pedro Julián Eymard

19.7»  Venerable Angeles Sorazu

19.8»  Santa Faustina Kowalska

19.9»  Beato Manuel González García

19.10»  San Pío de Pietrelcina


20»  Experiencias de Juan Pablo II

21»  Padre Segundo Llorente

22»  Padre Pietro Alagiani


23» La Eucaristía y los convertidos:

23a»  Jean Frederic Brunswick

23b»  Beato Charles de Foucald y Manuel García Morente

23c»  Andre Frossard

23d»  Hermann Cohen

23e»  Eugenio Zolli

23f»  Irma Barsy

23g»  Alex Guinness

23h»  James J. Pitts

23i»  Scott Hahn


24»  Visiones y revelaciones


25»  Adoración eucarística:

25.1»  La devoción de adorar

25.2»  Cuánta luz y cúanto amor


26»  Horas santas:

26.1»  Si todos nos comprometiéramos

26.2»  El valor de una hora de adoración


27»  Adoración perpetua:

27.1»  Antedecentes

27.2»  Experiencias de muchas partes del mundo


28»  Un sueño

29»  Oración

30»  Conclusión

31»  Bibliografía

 

10.2» La misa
Asistir a misa cada día y recibir inmensas bendiciones de Dios

Autor: P. Angel Peña O.A.R  

Deberíamos asistir a la misa cada día para recibir las inmensas bendiciones que Dios nos tiene preparadas, como lo hacían los primeros cristianos (Hech 2, 46).

Pero, al menos, no debemos perdernos nunca la misa del domingo, pues el domingo es el día del Señor, el día de los cristianos, el día de la fe, el día de la Iglesia y de la fraternidad universal.

Hay un hecho significativo del año 304, en plena persecución de Diocleciano.

Apresaron a 49 cristianos en Abitene, cerca de Túnez y, al preguntarles por qué se reunían el domingo, si estaba prohibido, ellos respondieron: Sin el domingo no podemos vivir. Y los 49 murieron mártires por haber asistido a misa los domingos.

El domingo es nuestra fiesta con el Señor. Es un día sagrado y de descanso para estar con la familia.

¿Diremos que no tenemos tiempo para visitar a nuestro Padre Dios y reunirnos con nuestros hermanos en la fe?

Decía el Papa Juan Pablo II: No tengáis miedo de dar vuestro tiempo a Cristo…

El tiempo ofrecido a Cristo nunca es un tiempo perdido, sino más bien ganado para la humanización profunda de nuestras relaciones y de nuestra vida (DD 7).

En la Didascalia, escrito del siglo III, se dice: Dejad todo, el día del Señor, y corred con diligencia a vuestras asambleas.

¿Qué disculpa tendrán ante Dios aquellos que no se reúnen en el día del Señor para escuchar la Palabra de vida y nutrirse con el alimento divino, que es eterno? (DD 46).

Veamos cómo se celebraba la misa en el siglo II. San Justino, el año 155, para explicar al emperador Antonino Pío lo que hacían los cristianos, escribe:

El día del sol tiene lugar la reunión en un mismo sitio de todos los que habitan en la ciudad o en el campo.

Se leen los testimonios de los apóstoles y los escritos de los profetas, tanto tiempo como es posible.

Cuando el lector ha terminado, el que preside toma la palabra para incitar y exhortar a la imitación de tan bellas cosas.

Luego nos levantamos todos juntos y oramos… Cuando termina esta oración, nos besamos unos a otros.

Luego se lleva al que preside pan y una copa de agua y de vino mezclados. El presidente los toma y eleva en alabanza y gloria al Padre del universo por el nombre del Hijo y del Espíritu Santo y da gracias largamente… Cuando terminan las oraciones y acciones de gracias, todo el pueblo presente pronuncia una aclamación diciendo: Amen.

Cuando el que preside ha hecho la acción de gracias y el pueblo ha respondido, los que entre nosotros se llaman diáconos distribuyen a todos los que están presentes pan, vino y agua eucaristizados y los llevan a los ausentes.

Cada uno de los que tienen medios y lo desean según su voluntad, dan lo que quieren.

Lo que se recoge se pone ante el presidente a fin de que éste socorra a los huérfanos y a las viudas o a aquellos que por enfermedad u otro motivo están marginados, a los presos y a los extranjeros…

Nos reunimos el día del sol, porque es el primer día en el cual Dios hizo el mundo, transformando las tinieblas en materia y en el cual nuestro Salvador Jesucristo resucitó de entre los muertos29.

Este pan y este vino han sido eucaristizados y llamamos a este alimento Eucaristía. Nadie puede tomar parte en él, si no cree en la verdad de lo que se enseña entre nosotros; si no ha recibido el baño para el perdón de los pecados y el nuevo nacimiento y, si no vive según los preceptos de Cristo.

Porque no recibimos este pan como común ni esta bebida como ordinaria: sino que… se convierte en alimento eucaristizado, del cual se nutren nuestra carne y nuestra sangre para transformarnos a fin de ser el cuerpo y la sangre del Jesús encarnado.

Porque los apóstoles en los evangelios transmitieron lo que Él les había ordenado: que Jesús tomando el pan y dando gracias dijo: Haced esto en memorial mío, “esto es mi cuerpo”. Y de modo semejante, tomando la copa y dando gracias, dijo: “Esta es mi sangre”30.

Es muy hermoso pensar que la misa que celebramos ahora es la misma misa y, con frecuencia, con las mismísimas palabras de aquellos hermanos nuestros del siglo II.

Por eso, hay una unidad de fe y de amor en la Iglesia católica, que viene desde los apóstoles y que seguirá hasta el fin del mundo.


29 Apología I, 67; pp. 429-432.
30 Apología 1, 66.

 

   


[Inicio] [ Blog] [Mision] [El Rosario] [Documentos] [Asesorias] [ Política de Privacidad] [Contacto ]

Copyright © 2017 Maria Luz Divina
Impulsada por: TusProductosWeb.com