Monday February 20,2017
Iniciar pagina principal Quienes somos y que hacemos Mision principal del sitio en internet Como rezar el santo rosario, oraciones, etc. Base de datos de documentos recopilados Servicio de asesoria via e-mail. Calendario de eventos en el bimestre Personas para establecer contacto
 

LA EUCARISTÍA EL TESORO MÁS GRANDE DEL MUNDO

»  Introducción


1»  El hombre-Dios

2»  Respeto a Jesús Eucaristía

3»  El gran tesoro

4»  Eucaristía y sanación


5» Eucaristía, presencia plena de Dios:

5.1»  La presencia de Dios no es la misma en todas partes

5.2»  La adoración eucarística alcanza una dimensión nueva


6» El sagrario:

6.1»  Los primeros cristianos

6.2»  El Maestro está ahí y te llama


7»  Una historia de amor

8»  Humildad de Jesús

9»  Eucaristía, camino de santidad


10» La misa:

10.1»  Es el acto más grande y más sublime

10.2»  Asistir a misa cada día y recibir inmensas bendiciones de Dios


11» La comunión:

11.1» La Cercanía máxima de Dios en nuestra vida

11.2» Encontrando la fuerza para vivir en medio del dolor


12»  Comunión y caridad

13»  Espíritu Santo y la Eucaristía

14»  La Iglesia y la Eucaristía

15»  María y la Eucaristía

16»  Los ángeles y la Eucaristía

17»  La Eucaristía y los santos Padres

18»  Milagros eucarísticos


19»  Los santos y la Eucaristía:

19.1»  Beata Imelda Lambertini

19.2»  San Pascual Bailón

19.3»  Santa Margarita María de Alacoque

19.4»  Beato Pedro Vignes

19.5»  Santa María Micaela del Santísimo Sacramento

19.6»  San Pedro Julián Eymard

19.7»  Venerable Angeles Sorazu

19.8»  Santa Faustina Kowalska

19.9»  Beato Manuel González García

19.10»  San Pío de Pietrelcina


20»  Experiencias de Juan Pablo II

21»  Padre Segundo Llorente

22»  Padre Pietro Alagiani


23» La Eucaristía y los convertidos:

23a»  Jean Frederic Brunswick

23b»  Beato Charles de Foucald y Manuel García Morente

23c»  Andre Frossard

23d»  Hermann Cohen

23e»  Eugenio Zolli

23f»  Irma Barsy

23g»  Alex Guinness

23h»  James J. Pitts

23i»  Scott Hahn


24»  Visiones y revelaciones


25»  Adoración eucarística:

25.1»  La devoción de adorar

25.2»  Cuánta luz y cúanto amor


26»  Horas santas:

26.1»  Si todos nos comprometiéramos

26.2»  El valor de una hora de adoración


27»  Adoración perpetua:

27.1»  Antedecentes

27.2»  Experiencias de muchas partes del mundo


28»  Un sueño

29»  Oración

30»  Conclusión

31»  Bibliografía

 

19» Los santos y la Eucaristía
g) Venerable Angeles Sorazu (1873-1921)

Autor: P. Angel Peña O.A.R  

Nos cuenta en su Autobiografía espiritual su profundo amor a Jesús Eucaristía:

El año 1900, cuando Jesús empezó a llamarme desde el fondo del sagrario en concepto de buen pastor con amorosos silbidos, entró mi alma en nueva fase de vida; me establecí en el sagrario y empecé a vivir de la vida de Jesús sacramentado en concepto de fiel y amante ovejita...

Decíame que el sagrario era el aprisco y Él mi pastor, pero pastor divinamente apasionado y celoso de su rebaño, y yo su ovejita privilegiada y singularmente amada de su divino Corazón.

Desde entonces, mis relaciones con Jesús sacramentado estrecháronse y fueron tan íntimas y continuas que ni de día ni de noche podía separarme de su lado, excepto el tiempo preciso del sueño y el que empleaba en el cumplimiento de mis deberes comunes o particulares, para los cuales era necesario abandonar el santuario...

Vivía con el cuerpo en el convento o en el coro, pero mi alma yacía con Jesús en el fondo del sagrario, empleada toda en contemplar su divina belleza y en amar su infinita bondad, que conocía por experiencia; pues gozaba los efectos de su bondad y ternura divinas.

¡Qué belleza la suya tan divina! ¡Qué bondad, qué ternura, qué afabilidad tan fascinadora!

Deseando corresponder a sus finezas, me ofrecía y me entregaba a Jesús sacramentado en concepto, ora de preciosa flor transplantada al místico vergel del sagrario, ora en concepto de amante paloma y tórtola solitaria para hacerle compañía, consolarle en sus penas y hacer su felicidad en la sagrada Eucaristía.

Entregábame también a su santo amor y servicio en concepto de ángel tutelar, para custodiarle en el sagrario y hacerle la guardia de honor, en unión con los espíritus angélicos que le hacen la corte en todos los sagrarios del mundo cristiano y, especialmente, en nuestra iglesia.

En el sagrario, no solamente gozaba de la presencia del Verbo humanado, sino también de la asistencia y compañía de los espíritus angélicos, que rodean las sagradas hostias.

Vivía en intimidad con ellos y los trataba con una confianza llena de respeto, como a hermanos y confidentes. Cuando entraba en el coro, adoraba a Jesús con viva fe.

Luego, saludaba a los santos ángeles, les agradecía el culto que habían tributado al Señor en mi ausencia y, como recompensa, pedía para ellos muchos grados de gloria accidental...

Luego, identificada con los ángeles o asociada a ellos, me presentaba a Jesús sacramentado, le tributaba mis homenajes de amor y respeto, contemplaba los misterios que me inspiraba y le hacía la guardia de honor72.

En todas las misas o altares, me ofrecía a Dios Padre, en unión con su divino Hijo, para los altísimos fines que este divino Señor se ofrece. Y, no sólo en todas las misas, sino también en todos los sagrarios y tabernáculos, donde yace Jesús sacramentado, reservado o expuesto a la veneración de los fieles, me ofrecía a Dios Padre en unión suya73.

Otra de mis ocupaciones principales era asistir en espíritu a todas las misas que se celebraban en el mundo y acompañar a Jesús en todos los sagrarios y tabernáculos donde yacía sacramentado
74.


72 Sorazu Ángeles, Autobiografía espiritual, Ed. Fundación universitaria española, Madrid, 1990, pp.
269-274.
73 ib. p. 429.
74 ib. p. 448.

   


[Inicio] [ Blog] [Mision] [El Rosario] [Documentos] [Asesorias] [ Política de Privacidad] [Contacto ]

Copyright © 2016 Maria Luz Divina
Impulsada por: TusProductosWeb.com