Friday April 28,2017
Iniciar pagina principal Quienes somos y que hacemos Mision principal del sitio en internet Como rezar el santo rosario, oraciones, etc. Base de datos de documentos recopilados Servicio de asesoria via e-mail. Calendario de eventos en el bimestre Personas para establecer contacto
 

LA EUCARISTÍA EL TESORO MÁS GRANDE DEL MUNDO

»  Introducción


1»  El hombre-Dios

2»  Respeto a Jesús Eucaristía

3»  El gran tesoro

4»  Eucaristía y sanación


5» Eucaristía, presencia plena de Dios:

5.1»  La presencia de Dios no es la misma en todas partes

5.2»  La adoración eucarística alcanza una dimensión nueva


6» El sagrario:

6.1»  Los primeros cristianos

6.2»  El Maestro está ahí y te llama


7»  Una historia de amor

8»  Humildad de Jesús

9»  Eucaristía, camino de santidad


10» La misa:

10.1»  Es el acto más grande y más sublime

10.2»  Asistir a misa cada día y recibir inmensas bendiciones de Dios


11» La comunión:

11.1» La Cercanía máxima de Dios en nuestra vida

11.2» Encontrando la fuerza para vivir en medio del dolor


12»  Comunión y caridad

13»  Espíritu Santo y la Eucaristía

14»  La Iglesia y la Eucaristía

15»  María y la Eucaristía

16»  Los ángeles y la Eucaristía

17»  La Eucaristía y los santos Padres

18»  Milagros eucarísticos


19»  Los santos y la Eucaristía:

19.1»  Beata Imelda Lambertini

19.2»  San Pascual Bailón

19.3»  Santa Margarita María de Alacoque

19.4»  Beato Pedro Vignes

19.5»  Santa María Micaela del Santísimo Sacramento

19.6»  San Pedro Julián Eymard

19.7»  Venerable Angeles Sorazu

19.8»  Santa Faustina Kowalska

19.9»  Beato Manuel González García

19.10»  San Pío de Pietrelcina


20»  Experiencias de Juan Pablo II

21»  Padre Segundo Llorente

22»  Padre Pietro Alagiani


23» La Eucaristía y los convertidos:

23a»  Jean Frederic Brunswick

23b»  Beato Charles de Foucald y Manuel García Morente

23c»  Andre Frossard

23d»  Hermann Cohen

23e»  Eugenio Zolli

23f»  Irma Barsy

23g»  Alex Guinness

23h»  James J. Pitts

23i»  Scott Hahn


24»  Visiones y revelaciones


25»  Adoración eucarística:

25.1»  La devoción de adorar

25.2»  Cuánta luz y cúanto amor


26»  Horas santas:

26.1»  Si todos nos comprometiéramos

26.2»  El valor de una hora de adoración


27»  Adoración perpetua:

27.1»  Antedecentes

27.2»  Experiencias de muchas partes del mundo


28»  Un sueño

29»  Oración

30»  Conclusión

31»  Bibliografía

 

23» La Eucaristía y los convertidos
d) Hermann Cohen (1820-1871)

Autor: P. Angel Peña O.A.R  

HERMANN COHEN (1820-1871) fue un judío, convertido por la Eucaristía.

Estaba en la ciudad alemana de Ems para dar un concierto, pues era un ilustre pianista, cuando el domingo 8 de agosto de 1847, fue a misa.

Allí, poco a poco, los cánticos, las oraciones, la presencia invisible, pero sentida por mí, de un poder sobrehumano empezaron a agitarme, a turbarme, a hacerme temblar.

En una palabra, la gracia divina se complacía en derramarse sobre mí con toda su fuerza.

En el acto de la elevación, a través de mis párpados, sentí de pronto brotar un diluvio de lágrimas que no cesaban de correr...

¡Oh momento por siempre jamás memorable para la salud de mi alma! Te tengo presente en mi mente con todas las sensaciones celestiales que me trajiste de lo alto...

Invoco con ardor al Dios todopoderoso y misericordiosísimo a fin de que el dulce recuerdo de tu belleza quede eternamente grabado en mi corazón con los estigmas imborrables de una fe a toda prueba y de un agradecimiento a la medida del inmenso favor de que se ha dignado colmarme...

Al salir de la iglesia de Ems, era ya cristiano.

Sí, tan cristiano como es posible serlo, cuando no se ha recibido aún el santo bautismo111.

Se bautizó el 28 de agosto de ese mismo año y se dedicó a convertir a otros judíos a la fe católica, consiguiendo varias conversiones.

Al poco tiempo, quiso entregar su vida entera al servicio de Dios y entró al Seminario de los Padres carmelitas descalzos, donde recibió el nombre de Agustín María del Santísimo Sacramento.

Fundó la adoración nocturna en 1848. Era tanto su amor a Jesús-hostia, como Él le llamaba a Jesús, que hizo voto de hablar en todos sus sermones de la Eucaristía.

El día de su primera misa, dice:

¡Me sentí tan feliz de tocar a Jesús y tenerlo entre mis manos! Ese día recibí una impresión tan fuerte que, desde entonces, siempre he estado enfermo (de amor).

¡Amo a Jesús, amo a la Eucaristía! ¡Oídlo ecos; repetidlo a coro, montañas y valles!

Decidlo otra vez conmigo: ¡Amo a la Eucaristía! Jesús hoy es Jesús conmigo, Jesús Eucaristía.

Al misterio de la Eucaristía debo la felicidad de haber sido convertido a la verdadera fe y de haber podido conducir a otros.

Oh Jesús, oh Eucaristía, que en el desierto de esta vida me revelaste la luz, la belleza y grandeza que posees.

Cambiaste eternamente mi ser, supiste vencer en un instante a todos mis enemigos… Luego, atrayéndome con irresistible encanto, has despertado, en mi alma un hambre devoradora por el pan de vida y en mi corazón has encendido una sed abrasadora por tu sangre divina112.

Él mismo nos habla del efecto maravilloso de la Eucaristía sobre los condenados a muerte.

Estando en Londres en 1864, asistió a cuatro marineros católicos, condenados a muerte por asesinato y actos de piratería.

Dice:

Durante los quince días, que iban de la sentencia a la ejecución, la fe convirtió a aquellos lobos en corderos; que se resignaban a ofrecer a Dios el sacrificio de su vida.

El mismo día de la ejecución, antes del alba, tres sacerdotes, atravesaban la incontable muchedumbre, que durante toda la noche había estado esperando en las calles vecinas a la cárcel para disfrutar del más atroz de los espectáculos…

Se estimaba en 30.000 el número de los curiosos. Hallamos a los desgraciados reos, hincados de rodillas ante el crucifijo.

Habían pasado la noche en oración. Cuando recibieron el santo viático, los terrores de la muerte y las horribles angustias del suplicio ignominioso, que les esperaba, desaparecieron ante el esplendor de la vida divina, que Jesús acababa de darles en el abrazo de la Eucaristía.

Jamás, en los trece años que llevo de sacerdote, he experimentado de modo tan sorprendente la eficacia del poder de la Eucaristía y del sacerdocio.

Durante estas dos largas horas de agonía, sus almas se alzaban constantemente por las regiones en las que ya no hay ni luto ni lágrimas y, mientras los gritos siniestros de la muchedumbre, impaciente de cebarse en el espectáculo del suplicio de los jóvenes reos, se dejaban oír por entre los muros de la prisión y me causaban terror, ellos no nos hablaban más que de la paz que experimentaban, de la felicidad que habían tenido de ser perdonados por Dios, de la brevedad de la expiación, y de la esperanza de ver pronto a Dios para siempre.

Los exhorté a tener confianza en la Santísima Virgen María…

Cada uno tenía el rosario, la cruz y el escapulario colgado al cuello…

Los otros dos sacerdotes se hallaban a mi lado sobre el cadalso y los exhortábamos a que hicieran actos de fe, esperanza y caridad.

Les dábamos a besar el crucifijo y los exhortábamos a que invocasen en alta voz el nombre de Jesús y de María…

El diario “The Times”, al dar cuenta de la ejecución, observó que, cuando fueron inspeccionados por la tarde los cadáveres de los ahorcados, sorprendió ver que las facciones, contra el efecto ordinario del suplicio, no se habían alterado nada.

Se encontró que su fisonomía se había conservado tranquila, como si reposaran en apacible sueño (as in a gentle sleep)… La Eucaristía los había como embalsamado.


El divino sacramento, al mismo tiempo que les conservaba las almas para la vida eterna, les había preservado la cara, espejo del alma, de la desfiguración
113.


111 Sylvain Charles, Hermann Cohen, Ed. Gratisdate, Pamplona, 1998, p. 24.
112 ib. p. 117.
113 Sylvain Charles, Hermann Cohen, o.c., pp. 90-93.

 

   


[Inicio] [ Blog] [Mision] [El Rosario] [Documentos] [Asesorias] [ Política de Privacidad] [Contacto ]

Copyright © 2017 Maria Luz Divina
Impulsada por: TusProductosWeb.com